Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal:


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía > Sociedad y consumo

Λ

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

Analizadas 16 guirnaldas luminosas navideñas: Son seguras y consumen poco, pero todas suspenden en información al consumidor

El encendido de una guirnalda durante seis horas al día toda la navidad representa un gasto medio en la factura eléctrica de sólo 0,30 euros

  Las luces navideñas acaparan protagonismo y polémica (cada año resurge el debate sobre el derroche económico y ecológico que representan) en las calles de pueblos y ciudades, pero también en salones, terrazas y jardines de hogares. Además de su función estética y simbólica, conviene que el consumidor tenga en cuenta dos aspectos clave en la adquisición de guirnaldas luminosas: el gasto energético que ocasionan y su seguridad (en lo que llevamos de año, han entrado en la red de alertas de productos peligrosos del Instituto Nacional de Consumo más de 30 guirnaldas). Seguridad y consumo han guiado el análisis que CONSUMER EROSKI ha realizado de 16 muestras de dispositivos para la iluminación navideña. Se han seleccionado las marcas Kallt, Mundo, Galvas, Reila Lights, Noël Art, Näve y Diana, aunque las guirnaldas son productos en los que los fabricantes carecen de notoriedad.

La mitad de las guirnaldas declaraban ser para uso exclusivo en interior, mientras que las ocho restantes se podían utilizar en interior y exterior. Doce eran guirnaldas (una secuencia lineal de bombillas unidas por cable eléctrico); tres eran cortinas luminosas (una secuencia lineal de cable de la que penden guirnaldas luminosas) y una era una manguera (un tubo plástico que en su interior alberga bombillas). Nueve ofrecían intermitencias y en ocho se podía regular su frecuencia. El número de bombillas va de las diez de Galvas y de la guirnalda de bolas Kallt hasta las 216 bombillas de Mundo Flex. Sólo cuatro referencias (la cortina de 64 bolas Kallt, la guirnalda de 10 bolas Kallt, la guirnalda de 50 bombillas Nöel Art y la guirnalda de 60 bombillas Reila Lights) usaban lámparas LED, dispositivos menos contaminantes, más duraderos y de menor consumo que las bombillas incandescentes.

Los resultados del análisis reflejan que las muestras analizadas son seguras y que su consumo energético es poco relevante, aunque todas suspenden en información al usuario. Debido a su carácter de producto estacional, la adquisición de las muestras se realizó en 2008. Por la probable desviación de los precios en un año, se ha desechado este apartado, con lo que en este análisis no se da una mejor relación calidad-precio.

Ninguna de las 16 referencias cumple todos los requisitos de la normativa de seguridad eléctrica (norma general de seguridad eléctrica UNE-EN 60598-1 y norma específica de de guirnaldas luminosas UNE-EN 60598-2-20). El repertorio de incumplimientos es amplio. Once de las dieciséis referencias incluían en su etiquetado letras inferiores a los 2 milímetros preceptivos. En las guirnaldas de Näve parte de las menciones del etiquetado aparecen en alemán pero no en castellano, tal y como es obligatorio. La guirnalda con forma de rama de pino Diana carece de la etiqueta que ha de ir sobre el cable y además el embalaje no incluye todas las menciones a las que le obliga la norma. A la guirnalda con tulipas con imágenes de princesas Disney de Galvas le faltan algunas menciones de seguridad. Hay además tres productos en los que el transformador no indica la potencia en vatios. Se trata de la cortina Kallt, de la guirnalda de 40 bombillas Kallt y de la guirnalda con abalorios Näve.

La cortina de luces de Reila Lights es exclusivamente para uso en interiores. Sin embargo, en su embalaje aparecen cinco fotos con sugerencias de utilización del producto. En las cinco fotos la guirnalda aparece montada en exteriores (aleros de ventanas, tejados y calles). Se trata de un tipo de uso para el que el producto no es apto y que puede llevar a equívoco por parte del consumidor, con los graves problemas de seguridad eléctrica que puede acarrear.

Adornos sin riesgos

Para certificar la seguridad eléctrica de los productos, se realizaron tres pruebas. Por un lado, se evaluó el aislamiento eléctrico por medio de la aplicación de tensión entre el enchufe y la parte accesible al usuario, el enchufe y el transformador (la mitad contaban con este dispositivo), y el enchufe y el cable. Por otro, se midió el grado de protección frente a agentes externos como polvo y lluvia(especialmente relevante en luminarias exteriores) y, en tercer lugar, se registraron los límites máximos de temperatura que no se deben sobrepasar para garantizar la seguridad de las luminarias en caso de fallo. En todas ellas, las muestras obtuvieron resultados ajustados a la normativa.

Respecto al consumo eléctrico, se constataron notables diferencias (de los 1,7 vatios de la guirnalda de bolas blancas Kallt a los 97,7 de la manguera de Mundo) determinadas, eso sí, por el número de bombillas de la luminaria. Si se divide el consumo por el número de puntos luminosos, el margen se recorta, pero no deja de ser significativo: de los 0,56 vatios por bombilla de la guirnalda de Reila a los 0,1 vatios de la cortina de bolas Kallt. Cuatro de las cinco referencias que menos electricidad consumen utilizan lámparas LED en lugar de bombillas incandescentes.

Aun con las diferencias descritas, la repercusión del consumo energético de estos productos en la factura del hogar es poco relevante. Si se parte de la premisa de que una guirnalda luminosa consume de media 25 vatios, que sólo se utiliza una y que se enciende 17 días al año durante seis horas al día, el consumo eléctrico es de 2,55 kilovatios hora, que representa un gasto extra de 0,30 céntimos de euro y 0,593 kilos de CO2 emitidos a la atmósfera. En el análisis comparativo de decodificadores de TDT publicado en octubre de 2008 se calculó que no desconectar el decodificador tras su uso puede suponer de media 5,48 euros de electricidad al año, casi 20 veces más que el de una guirnalda navideña. Pese a ello, la opción más ecológica es prescindir de este tipo de iluminación. Si no es posible, las guirnaldas con lámparas LED son la mejor alternativa. //

Paginación


Otros servicios


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto