Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal:


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía > Sociedad y consumo

Λ

Si deseas que resolvamos tu caso en la revista EROSKI CONSUMER ponte en contacto con nosotros. Sólo serán respondidas y publicadas las consultas que desde la revista EROSKI CONSUMER consideremos más interesantes.

Padece una enfermedad terminal y la familia teme que su herencia se la quede el Estado porque no ha hecho testamento

Tengo un familiar que sufre una enfermedad degenerativa en fase avanzada y otro familiar que dispone de un poder notarial firmado por el enfermo, aunque no ha hecho testamento. Por eso creemos que el Estado se beneficiaría de su herencia cuando falleciera. ¿Puede este familiar testar en su nombre? ¿Que podemos hacer?

  El Estado no tiene por qué quedarse con la herencia porque una persona no haya testado. Puesto que el enfermo no ha precisado quiénes son sus herederos, la ley lo hará de acuerdo al grado de parentesco. Como residen en territorio común, este orden de sucesión se somete a las normas del Código Civil. Esta norma señala que el testamento es un acto muy personal, por lo que esta persona deberá hacer testamento si así lo desea y siempre y cuando tenga capacidad para ello, dado que no puede dejarse su formación al arbitrio de un tercero ni hacerse por medio de un mandatario. Por ello, el poder de que disponen no alcanza a la capacidad para testar en nombre de su familiar.

Si esta persona falleciera sin testamento, la herencia pasaría a sus familiares por este orden: primero a los hijos, a partes iguales. Si el fallecido estaba casado, a su cónyuge le correspondería el usufructo de un tercio de la herencia. Si no tuviera hijos, pasaría a los nietos. A falta de estos descendientes, heredarían los padres o ascendientes y al viudo le correspondería ahora el usufructo de la mitad de la herencia. Si no vivieran sus padres ni tuviera ascendientes de ningún tipo, el viudo sería el único heredero. Y si no vivieran los padres ni su cónyuge en el momento de su muerte, los titulares de la herencia serían sus hermanos y sobrinos y, a falta de estos, sus tíos o primos carnales si también hubieran muerto. Por tanto, el Estado sólo heredaría si esta persona falleciera sin haber firmado un testamento y no tuviera vivos parientes colaterales hasta el cuarto grado.

No se puede realizar el testamento en nombre de un familiar, aunque él podría testar si se encontrara capacitado para ello. Una constatación que sólo puede validar el notario. En el supuesto de que se produjera el fallecimiento sin que se hubiera hecho testamento, convendría realizar una serie de trámites para suplir su falta. Si los herederos fueran descendientes, ascendientes o el cónyuge hay que redactar una declaración de herederos ante notario, y si los herederos fueran hermanos, hijos de hermanos o parientes de grado más lejano, deberán acudir al juez para realizar la declaración de herederos. No obstante, conviene consultar cada detalle con un abogado.


Otros servicios


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto