Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Educación > Escolar

^

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

Escuelas infantiles y guarderías: analizados 164 centros privados y públicos en 18 provincias españolas: Investigación: Las plazas en las guarderías públicas siguen siendo insuficientes

·La calidad y seguridad de las escuelas infantiles es, en general, buena
·La tarifa media de las guarderías privadas por cuidar a los niños durante ocho horas diarias, con comida y merienda, es de 310 euros mensuales. Las públicas tienen un sistema de tarifas muy diverso, difícilmente comparable

Precios y horarios

La cuota no es el único gasto

  Nueve de cada diez escuelas infantiles privadas cobran por la matrícula o inscripción del niño o niña en el centro. El precio medio de la matrícula en las escuelas infantiles privadas es de 127 euros (casi el doble que hace cinco años, un 48% más), aunque también se han constatado diferencias (de los 215 euros de media en la provincia de Álava a los 65 euros de media en Asturias).

A estos gastos deben añadirse otra serie de servicios que se cobran aparte, especialmente entre las escuelas infantiles de titularidad privada. Entre los extras se incluyen el uniforme, las actividades extraescolares (excursiones), las clases de natación (en las guarderías con piscina), las fiestas (Navidad y fin de curso), clases de psicomotricidad, asistencia psicológica, cuota de pertenencia a la Asociación de Padres o incluso la calefacción. En ocho de las guarderías privadas estudiadas (en ninguna de las públicas) se cobra por calentar y servir la comida que los niños llevan de casa. En concreto, cinco escuelas de Sevilla, y una de Zaragoza, Asturias y A Coruña piden entre 10 euros y 80 euros mensuales por este concepto.

Tarifas de centros públicos

Debido a la escasez de plazas en las guarderías públicas, resulta imposible cubrir la demanda. Por ello, las administraciones que se encargan de la gestión de estos centros establecen criterios o baremos de acceso más o menos comunes. Así, la adjudicación viene determinada por la renta per cápita de los progenitores, la proximidad al domicilio o al lugar de trabajo de los padres, por ser familia numerosa, por la situación laboral de los progenitores, si algún miembro de la familia sufre algún tipo de discapacidad o si tiene hermanos o hermanas matriculados en esa escuela pública. Estos criterios también marcan la cuota mensual que se tendrá que pagar en concepto de escolaridad, matrícula y comedor. La mayoría de las públicas cobran una cantidad mensual que incluye jornada completa y servicio de comedor. Las diferencias de precio fueron notables entre los centros municipales estudiados (de los 367 euros de Vitoria a los 136 euros de Murcia) y también entre las guarderías gestionadas por las comunidades autónomas (de los 279 euros de los centros de la Junta de Andalucía a los 198 euros de los centros concertados entre los ayuntamientos y el Gobierno vasco).

Estos precios públicos representan tarifas máximas que rara vez se aplican. La escasez de plazas es tal que la mayoría se cubren con las familias que disponen de menos recursos económicos, a las que se les subvenciona la mayor parte del gasto.

Horarios muy diversos

  La disponibilidad horaria media en las escuelas es de ocho horas por cada día, tanto en las públicas como en las privadas. No obstante, hay centros cuyo horario no supera las seis horas y también se han encontrado guarderías, la mayoría privadas, que acogen a los niños y niñas hasta 10 horas diarias. El horario ampliado (la posibilidad de que el niño o niña permanezca en el centro más horas de las inicialmente previstas) sólo se oferta en la mitad de las escuelas analizadas (en el 39% de las públicas y en el 70% de las privadas). Eso sí, los padres deben tener en cuenta que este horario ampliado se paga aparte (35 euros mensuales de media, 9 euros más que hace cuatro años).

Otra opción es el horario flexible de entrada y salida de los niños de las escuelas infantiles, de forma que puedan adecuarse al horario de sus progenitores, siempre y cuando no interfiera en el ritmo habitual de la guardería. La posibilidad de adaptación es más frecuente en los centros privados (el 69% de los analizados cuenta con horario flexible de entrada y salida) que en los públicos (la proporción se reduce al 25%). Casi siete de cada diez guarderías visitadas permanecen abiertas de septiembre a julio (incluso un 10%, sobre todo privadas, abren sus instalaciones durante el mes de agosto), aunque muchas de ellas cuentan con un horario más reducido en los meses estivales y cierran en periodos como Semana Santa, Navidades y fiestas locales.

La adaptación y seguimiento también corresponden a los padres

  Durante toda la etapa de educación infantil, pero especialmente hasta los tres años, los padres juegan un papel fundamental. La función educativa del centro debe estar en estrecha relación con la que ejerce la familia y es importante que los progenitores se impliquen en las actividades en las que participa su hijo. En primer lugar, hay que ayudar al menor en el 'proceso de adaptación'. Los primeros días en la escuela o guardería suelen ser los más duros, aunque hay consejos generales que pueden servir a padres y madres:

  1. Al principio, el niño o niña acudirá sólo algunas horas a la escuela infantil y, poco a poco, se irá ampliando el horario. En algunos centros, los padres pueden permanecer los primeros días un rato en el aula para ayudarle a conocer a los educadores, a sus compañeros y el nuevo entorno.
  2. Hay que mostrarse comprensivos y entender la inquietud de los niños, que desaparecerá con el tiempo.
  3. No deben prolongarse las despedidas y es mejor llevarles a la escuela sin prisas para que vayan tranquilos.
  4. Al acabar la jornada en la escuela, se debe animar al niño a compartir lo que ha aprendido y demostrarle entusiasmo por sus progresos.
  5. Se pueden expresar las dudas y los sentimientos con los educadores, son profesionales que nos orientarán y tranquilizarán.

Durante la estancia del menor en la guardería o escuela, los padres deben estar informados sobre el rendimiento, progreso y logros de su hijo. La relación continuada entre ambas partes es fundamental para que la educación que el niño recibe en el centro no sea contradictoria con la vida familiar. Esta relación se verá facilitada por medio de:

  1. Una entrevista inicial de padres y madres con los educadores para conocer, desde el principio, cómo es el niño o niña y su ambiente.
  2. Es conveniente que los padres visiten el centro de forma periódica para observar cómo es su funcionamiento, el trato de los educadores con los pequeños, las actividades que se realizan, etc.
  3. Es importante participar en las reuniones con los educadores del centro, así como proponer entrevistas personales en caso de necesidad.
  4. Los progenitores deben participar en las actividades o eventos que se organicen en el centro.

Paginación


Otros servicios


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto