Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Motor > Mantenimiento del automóvil

^

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

Vivir y trabajar sin coche es deseable... y posible

El cálculo del gasto que supone llegar cada día al lugar de trabajo en coche supone tener en cuenta no sólo el desembolso en carburante, sino los costes de mantenimiento, los del seguro del vehículo y el dinero en peajes y aparcamiento

El factor ambiental

Letal para el medio ambiente

Al automóvil se le atribuye una buena parte de las emisiones de efecto invernadero y es una fuente de contaminación sonora y de partículas, con efectos nocivos sobre el medio ambiente y la salud. Se calcula que la emisión de dióxido de carbono (CO2) procedente de los automóviles ha crecido en España casi un 80% entre 1990 y 2005. El incremento está muy por encima del 15% de aumento al que se había comprometido España en el marco del protocolo de Kyoto. Uno de los motivos que explican esta situación es el estirón que ha registrado el parque de coches en nuestro país. En 1995 apenas había 14 millones de coches circulando en España, según el RACC Automóvil Club, mientras que hoy esta cifra llega hasta los 22 millones.

De los 18 millones de españoles que se desplazan cada día a su lugar de trabajo, 11 millones lo hacen en coche

No obstante, la contaminación que cada coche origina ha disminuido. En el año 2002, las emisiones medias de CO2 que los coches nuevos europeos producían eran de algo más de 200 gramos por kilómetro, una media que en cinco años decreció hasta 160 gramos por kilómetro. Pero no es suficiente. El horizonte al que los fabricantes de vehículos deben llegar lo marcó la Unión Europea en 2007: no más de 130 gramos de CO2 por kilómetro recorrido. ¿Es posible conseguirlo? Las perspectivas son buenas. Se ha calculado que es un objetivo asequible para 2015 si se combina la tecnología con otras medidas como los biocombustibles. Pero no todo el trabajo está en manos de la innovación y la ingeniería. El papel determinante para llegar a esa media de recae sobre el conductor.

La importancia del filtro de partículas

  Son varios los factores que determinan el impacto ambiental del automóvil: el consumo de combustible y el peso del coche son los más importantes. En los diésel hay que averiguar si el coche incorpora filtro de partículas. Estos motores son más eficientes energéticamente que los de gasolina y emiten menos CO2 pero su talón de Aquiles es que generan muchas partículas de carbono en suspensión (hollín) y óxidos de nitrógeno. Un buen filtro puede retener hasta el 90% de esas partículas, aunque la gran mayoría de filtros retienen alrededor del 70 ó el 80% de ellas. También hay trampas para los óxidos de nitrógeno, que actúan de forma similar a los filtros, pero son tecnológicamente más recientes. Eso quiere decir que, según los años que tenga el coche, es posible que no disponga de filtro partículas y, si no cuenta con él, es poco probable que disponga de trampa para óxidos de nitrógeno. Aparte de la documentación técnica, la forma más fácil de saber si un automóvil tiene filtro es comprobar si emite un denso humo negro durante la aceleración (de tener filtro, apenas sacaría humo).

  Estas partículas también tienen efectos nocivos sobre la salud, originados por su capacidad de penetrar en el sistema respiratorio y depositarse en el tejido pulmonar.

Cuanto más pequeña es la partícula, peores pueden ser sus efectos, ya que tendrían más capacidad de penetración en las células del pulmón.

  Otro aspecto a tener en cuenta es el refrigerante que usa el aire acondicionado. Los fluorocarbonos son una familia de compuestos de efecto invernadero y se usan en el aire acondicionado de los coches. Su problema es que, si se liberan a la atmósfera al final de la vida útil del aparato, su efecto es más pernicioso que el CO2. Al fin y al cabo, son gases concebidos precisamente para eso, para absorber calor. Se ha calculado que un kilo de hidrofluorocarbono (HFC) tiene, durante 20 años, el mismo impacto que 3.830 kilogramos de CO2. La UE ha adoptado medidas para eliminar progresivamente el HFC-134a de los aires acondicionados de los automóviles de aquí al 2011, y sustituirlo por otros gases refrigerantes.

Paginación


Otros servicios


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto