Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Motor > Mantenimiento del automóvil

^

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

Vivir y trabajar sin coche es deseable... y posible

El cálculo del gasto que supone llegar cada día al lugar de trabajo en coche supone tener en cuenta no sólo el desembolso en carburante, sino los costes de mantenimiento, los del seguro del vehículo y el dinero en peajes y aparcamiento

En transporte público o compartiendo coche

Pasarse al transporte público

  ¿Cuánto ahorrarían el Individuo A y el B si aparcaran el coche y se subieran al transporte público? El individuo A gastaba al mes 156,31 euros por desplazarse en coche diariamente desde una ciudad de la periferia madrileña a la capital. El recorrido era de 25 km, lo que en la red de transporte público de Madrid se traduce en que su punto de origen era el de la zona B2. Realiza 10 viajes semanales, un total de 40 mensuales, así que merece la pena escoger la tarifa más rentable. Según el sistema tarifario de la red de transportes públicos madrileña el usuario dispone de tres alternativas: comprar un Bono de 10 viajes por un valor de 14,50 euros, por lo que al mes gastaría 58 euros; hacerse un abono mensual que según su zona cuesta 60,60 euros y que puede utilizar tantas veces quiera, y no sólo para ir a trabajar, o puede optar por el abono anual que cuesta 590,70 euros, que sale a 49,22 euros al mes, con el que también puede hacer un uso indiscriminado de la red de transporte. En cualquiera de ellas, el ahorro con respecto a los costes del coche ronda de media los 100 euros al mes.

Por su parte, el individuo B gastaba al mes 498,91 euros por viajar en coche hasta el lugar de trabajo, desde su pueblo a Barcelona. La frecuencia es de 10 viajes a la semana y 40 al mes. Para recorrer esos 42 km la opción en transporte público más recomendable es el tren de cercanías. Para llegar de la zona 3, la que le corresponde a su pueblo, a la capital tiene dos formas de hacerlo: mediante un bono mensual de uso ilimitado que le cuesta 59 euros, o un bono 10 por el que debe pagar 16,10 euros y que al mes cuesta 64,40 euros. En cualquier caso, si comparamos el desembolso que le supone ir en coche a trabajar frente a lo que le costaría hacerlo en transporte público el ahorro supera 429 euros (el 70%).

Claro que no siempre el transporte público es una opción real a la que recurrir. Pese a ser más económico, no siempre está al alcance de todos. Y no precisamente por sus tarifas. La escasez de frecuencias y de servicios de los distintos medios de transporte públicos, junto con una inversión de tiempo mayor que en coche, en algunos casos considerablemente superior, para cubrir el mismo trayecto son los principales obstáculos con los que se encuentran a diario aquellos que no disponen de una red de transporte público de calidad. De hecho, no son pocas las asociaciones y plataformas que reclaman medidas encaminadas a mejorar la movilidad de los ciudadanos para hacer del uso del transporte público una alternativa real y no una mera declaración de intenciones. Algunas propuestas van desde el aumento de la velocidad a la que circulan los autobuses y los trenes, el diseño y puesta en marcha de más carriles bus-VAO (vehículos de alta ocupación) hasta el cobro de peajes ecológicos a aquellos coches en los que viajen menos de tres personas.

Comparativa de los costes mensuales de ir a trabajar en coche o en transporte público
Costes Coche Costes Transporte Público *
Individuo A 156,31€ 49,22€
Individuo B 498,91 € 93€

*. La opción más barata de las tres consultadas.

*. La opción más barata de las tres consultadas.

Compartir el coche: pactar todo desde el principio

En ocasiones, la ausencia de líneas de transporte público o la falta de combinaciones hacen que el vehículo sea de uso obligado. Por eso, si se comparten los gastos entre varios ocupantes de vehículo, el bolsillo lo agradecerá a final de mes. La regla de oro para que la idea de compartir coche salga adelante es la de marcar las pautas de actuación desde el principio con el fin de evitar posibles conflictos. Hay que cerciorarse de que el grupo de personas que comparta el vehículo sea homogéneo y con horarios de trabajo similares. Es necesario, además, fijar con exactitud los horarios y los lugares de salida y regreso, dejando abierta la posibilidad de que por contratiempos justificados la hora de salida o la de inicio del viaje se vea modificada. Es conveniente también pactar los gastos a asumir que deberían ser los siguientes: gasolina, peajes, seguro, aparcamientos, reparaciones, desgaste del vehículo, y posibles multas. Por último, se deberá acordar el modo de pago: diario como si de un taxi se tratara o mensual, en este caso lo más justo sería que el montante se entregara a principio de mes.

Desde hace un tiempo Internet se ha convertido en un lugar de encuentro entre la oferta y la demanda para compartir coche. Se han creado páginas web surgidas tanto de la iniciativa pública como privada para ayudar a quienes deseen compartir vehículo (www.compartir.org, www.compartircoche.net, www.ciberdedo.com). Pueden ser muy útiles si no hay opción de compartir vehículo con compañeros de empresa que hagan el mismo recorrido que nosotros. No obstante, antes de iniciar la experiencia conviene mantener una pequeña entrevista personal en un lugar público y solicitar el nombre de la persona y su lugar de trabajo como medidas preventivas.

Paginación


Otros servicios


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto