Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal:


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía > Servicios y hogar

Λ

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

Analizadas 4 planchas y 4 centros de planchado: Los centros de planchado sólo compensan con las grandes coladas

Los centros de planchado son tres veces más caros y pueden tardar hasta 10 minutos en calentarse. Más livianos que las planchas llenas de agua, expulsan vapor durante más tiempo pero sólo aportan valor diferencial con grandes cantidades de ropa

 Aunque hay quien disfruta haciendo la plancha mientras oye la radio o mira la televisión, para la mayoría es una de las tareas más ingratas del hogar. Hace más de mil años, los chinos ya presionaban los tejidos con sartenes llenas de carbón al rojo para alisarlos, y en tumbas vikingas se han encontrado piezas de vidrio oscuro a las que se atribuye la misma función. Aunque las herramientas de planchado han evolucionado mucho, el proceso para alisar las arrugas sigue siendo el mismo: aplicar calor para eliminar las uniones entre los polímeros de cadena larga de las fibras y presionar con una superficie lisa. En tejidos como el algodón, se añade agua para liberar las uniones moleculares. El planchado tiene, además, una función higiénica, dado que, gracias al calor, reduce la cantidad de microorganismos de los tejidos.

CONSUMER EROSKI ha analizado cuatro planchas de vapor y cuatro centros de planchado que cuestan desde los 19,92 euros de la plancha Ufesa hasta los 177,20 euros del centro de planchado Delonghi. Los centros de planchado son, de media, casi tres veces más caros que las planchas convencionales. Además del precio, se distinguen de éstas en que tienen un generador de vapor independiente. Este depósito de agua autónomo tiene más capacidad que el de las planchas convencionales y genera mayor cantidad de vapor, lo que puede facilitar el planchado. Sin embargo, los centros de planchado tardan más en calentarse, por lo que alcanzan sus mayores cotas de eficacia cuando hay grandes cantidades de ropa que planchar.

La mejor relación calidad-precio fue para la plancha Bosch Sensixx II Inox. Cuesta 31,60 euros (la segunda más barata), es la más ligera de todas las planchas y apenas hay que esperar minuto y medio desde que se enchufa hasta que empieza a liberar vapor. Entre los centros de planchado, sobresale Taurus: es el más barato y el único de todo el comparativo que ofrece 12 meses de garantía adicional, además de los dos años obligatorios por ley. Para quienes deseen un resultado profesional para grandes cantidades de ropa y estén dispuestos a gastar más dinero, la opción más interesante es el centro de planchado Di4 Jet Expresing Kappa. Cuesta 99 euros pero tiene la plancha más ligera y mostró una buena temperatura de suela.

Peso y temperatura

El peso de la plancha no es una cuestión menor, ya que alisar la ropa lleva tiempo y cargar con mucho peso puede generar molestias. Para determinar qué referencia era la más liviana durante la operación de planchado, se llenaron las planchas de agua y se compararon con los centros de planchado. Se comprobó que las planchas, aunque más ligeras en vacío, una vez llenas pesan casi medio kilo más que los centros de planchado. La más pesada fue Rowenta (1.735 gramos) y la más liviana Di4, con menos de un kilo de peso (940 gramos).

Cuanto mayor sea la temperatura de la suela de la plancha, más sencilla será la operación de planchado, siempre dentro de unos límites que eviten que se queme la ropa. La norma establece que tanto las planchas como los centros de planchado deben tener tres temperaturas de suela distintas señaladas con los símbolos (* entre 70ºC y 120ºC para poliamidas y tejidos similares), (** entre 100ºC y 160ºC para poliéster y lana, por ejemplo) y (*** entre 140ºC y 210ºC para tejidos como algodón o lino). Las ocho referencias analizadas cumplieron en este apartado.

Pero no sólo es importante la temperatura máxima que alcanza la suela, también conviene que el calor se distribuya por toda la superficie. Para medir este extremo se ajustó el termostato a 150ºC y se calculó la temperatura en el punto más caliente, en el punto medio, a 20 milímetros de la punta de la suela y a 20 milímetros del final de la suela. Delonghi mostró una mayor homogeneidad de temperatura y Bosch fue la más irregular.

Duración del vapor

Los centros de planchado tardan, de media, cinco minutos más que las planchas en obtener el caudal de vaporización óptimo que indica la norma. Se valoró positivamente la plancha Bosch, que sólo necesitó 1 minuto y 29 segundos frente a los más de 10 minutos que tardó el centro de planchado Polti en expulsar vapor. Sin embargo, una vez calientes, los centros de planchado fueron capaces de mantener el chorro de vapor durante mucho más tiempo. Así, mientras el vapor de Bosch duró apenas diez minutos, el centro de planchado Delonghi mantuvo el chorro durante 85 minutos. Por otra parte, la plancha que más agua liberó con cada pulverización fue Rowenta (0,9 gramos por pulsación). Los centros de planchado no cuentan con esta opción, por lo que conviene usarlos teniendo cerca un pulverizador lleno de agua.

Como contrapartida, los centros de planchado son, de media, un 14% más rápidos que las planchas convencionales. Diez consumidores plancharon una camisa y un pantalón idénticos y cronometraron lo que tardaban hasta que consideraron que estaban lisos. Entre la mejor y la peor referencia las diferencias fueron de más de un minuto: con la plancha Rowenta tardaron 6 minutos y 36 segundos y con el centro de planchado Delongui, 5 minutos y 21 segundos.

Seguridad eléctrica y etiquetado

Para comprobar que todos los centros de planchado y planchas cumplían con la norma de seguridad eléctrica se cortocircuitó el dispositivo de control de temperatura y en ningún aparato se observaron llamas, metal fundido, gas venenoso o inflamable en cantidades peligrosas (aunque la plancha Bosch quedó completamente inservible). Se midió también la rigidez dieléctrica aplicando una tensión de corriente alterna entre las terminales de la batería. En todos los casos, el aislamiento evitó corrientes peligrosas. Los aparatos también superaron las pruebas de potencia y corriente, ya que la diferencia entre la potencia nominal y la consumida en ningún caso rebasó el 10%. Todos estaban bien construidos, con las partes amovibles bien fijadas, sin bordes cortantes o afilados ni terminaciones en punta y con las tomas de tierra correctas. Ninguna plancha se calentó excesivamente durante su funcionamiento y todas incluían una placa con los datos obligados por la norma (nombre del fabricante y potencia nominal, entre otros), cuyo marcado demostró su durabilidad (no se borró después de frotarlo con agua y gasolina durante 15 segundos). Por otra parte, se encontró mejorable el manual de instrucciones de Polti. A diferencia del resto, no incluía una advertencia desaconsejando su uso a personas con discapacidades mentales, físicas o sensoriales.

Prueba de uso

Se realizaron dos pruebas de uso, una para planchas eléctricas y otra para centros de planchado, con diez usuarios que evaluaron los productos. La plancha que más gustó fue Rowenta (7,3 puntos) por su diseño y por el acabado de la ropa planchada, y la que menos Solac (6,3 puntos), catalogada como ergonómica pero con problemas en deslizamiento. Los consumidores no apreciaron diferencias entre planchar con una plancha o con un centro de planchado, ya que las notas en estos aspectos fueron casi idénticas. Entre los centros de planchado, la peor nota fue para el modelo de Polti, con 5,9 puntos y la mejor para el de Di4, que obtuvo 7,5 puntos y es la única referencia del comparativo con un 'muy bien' en calidad final. Polti se quedó en un mediocre 'mejorable' y la calidad de Ufesa y Solac se consideró 'suficiente', mientras que lograron un 'bien' los modelso analizados de Bosch, Rowenta, Taurus y Delonghi.

Paginación


Otros servicios


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto