Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud > Prevención y hábitos de vida

Λ

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

Siete autobronceadores: Los hay baratos de tanta calidad como los de alta cosmética

Los autobronceadores, inocuos para la piel, proporcionan un tono moreno de forma rápida, y fácil. Y de un modo más saludable, que tomando el sol o usando lámparas de bronceado

  La exposición a los rayos UVA (bien sea tomando el sol, o sometiéndose a una sesión de lámparas de bronceado) no es la única forma de ponerse morenos. También se puede conseguir un bronceado natural, fácil y rápido gracias a las cremas autobronceadoras. No son un maquillaje que "pinte" la piel de forma más o menos duradera, sino que incorporan una sustancia que genera una reacción en las células de las capas más externas de la piel. El resultado que consiguen los autobronceadores hoy, como ha comprobado este análisis, es satisfactorio y dista mucho del que lograban hace años las primeras cremas autobronceadoras, que adolecían de dos limitaciones: su olor desagradable y penetrante, y el color anaranjado que proporcionaban a la piel. El color dorado que obtienen los autobronceadores actuales es casi indistinguible del obtenido de las dos formas más comunes: tomar el sol y broncearse mediante la exposición a lámparas UVA.

Se han analizado siete autobronceadores para cuerpo y no aptos para el rostro, muy diferentes tanto en formato (seis de ellos contienen entre 125 y 250 mililitros de producto; y uno, Garnier, 400 ml) como en precio: salen desde 14,22 euros por litro (Garnier) hasta los más de 200 euros por litro de Guerlain, Estée Lauder y Clarins.

Los cuatro más baratos (Nivea, Dove, L'Oréal y Garnier) son autobronceadores progresivos y tienen menos sustancia activa (dihidroxiacetona), por lo que son adecuados para un uso cotidiano como crema hidratante que, además, broncea. Los tres más caros están concebidos para un uso ocasional, y consiguen un bronceado más rápido. La única irregularidad en el etiquetado se vio en Estée Lauder: no indica una dirección postal en algún país de la Unión Europea, a pesar de que es obligatorio hacerlo.

La mejor relación calidad-precio es L'Oréal: aprobó de forma holgada los test de laboratorio y fue el que más gustó en la prueba de uso. Para quien busca una crema que broncee rápido y no repara mucho en el precio (125 mililitros cuestan 32,6 euros), Clarins es la mejor opción. Tiene una gran calidad (la única con un "muy bien" en el análisis de laboratorio), si bien quedó en una discreta posición intermedia en la prueba de uso con 30 consumidoras.

pH ácido

Las cremas analizadas tienen un pH menor, más ácido, que el de la piel sana, que ronda el 5,5. L'Oréal (con pH 3,9) es la mejor en este sentido, y Estée Lauder (con pH 2,9), la peor. De todos modos, en la prueba práctica ninguna consumidora se quejó de molestias ni picores. Una crema demasiado líquida se escurre entre los dedos cuando se aplica sobre la piel, pero si es demasiado espesa cuesta que la piel la absorba y tiende a quedarse adherida al envase. Es así que la viscosidad deviene característica importante de calidad en las cremas en general e influye en la percepción que de ellas tiene quien se las aplica. La crema autobronceadora menos viscosa fue Nivea, con 9.500 centipoises, y la de mayor Clarins, que casi multiplica por diez esa cifra.

Las cremas son emulsiones de agua con componentes oleosos. Una manera de medir su calidad es obtener el extracto seco, lo que queda tras eliminar el agua. Para determinarlo, se calentaron las siete cremas a 105ºC hasta que sólo quedaron los aceites y otros agentes hidratantes. Estée Lauder tenía el menor extracto seco (16%), mientras que Dove fue el de mayor, con un 26%.

La sustancia activa

La sustancia activa que broncea es la dihidroxiacetona (DHA). De su cantidad depende, en teoría, el nivel de moreno y la rapidez en conseguirlo. A quien busca un bronceado progresivo que le permita mantener un tono dorado durante varios meses le convienen productos con bajo contenido de DHA. Por el contrario, a quien desee un bronceado rápido e intenso le resultarán más apropiados autobronceadores con una mayor concentración de esta sustancia. Nivea es el menos DHA (1,6%), mientras que Guerlain (el más caro: sale a más de más de 280 euros el litro) fue el que más DHA contenía (4,9%. Clarins y Dove incoporan, además de DHA, eritrulosa, una sustancia similar que también colorea las capas externas de la piel. La normativa que regula los cosméticos identifica 26 sustancias que pueden provocar alergias, cuyo uso ha de mencionarse en la etiqueta si su presencia supera las 10 partes por millón (ppm). El objetivo es que las personas alérgicas a ellas los eviten. El laboratorio midió la presencia de estos 26 alérgenos en las siete muestras, y constató que el único autobronceador sin ningún alérgeno en cantidad superior a 10 ppm era Clarins. Y que también solo uno, Estée Lauder, contenía un alérgeno, Linalol (se trata de un perfume), en cantidad superior a 10 ppm sin mencionarlo en su etiqueta. En el autobronceador Guerlain se detectaron diez alérgenos; en Dove, nueve, y en Nivea, Garnier y L'Oréal siete, seis y cinco respectivamente. Pero en todos ellos se indicaba su uso cuando superaban el umbral de 10 ppm fijado por la norma.

Teniendo en cuenta todos los parámetros medidos en laboratorio, la crema de mejor calidad fue Clarins, única que logró un "muy bien". El resto se quedó en "bien", salvó Estée Lauder, que mereció un "mejorable".

Prueba de uso

30 mujeres probaron las siete cremas durante tres días alternos sin saber de qué marca se trataba en cada caso. La mejor valoración global fue para dos de las cremas más baratas, L'Oréal (7,4 puntos sobre 9) y Garnier (7,2 puntos sobre 9). Las que menos gustaron fueron Nivea (5,3 puntos), Estée Lauder (6,2 puntos), Guerlain (6,4 puntos) y Dove (6,6 puntos).

En las siete cremas el nivel de hidratación percibido por las consumidoras que participaron en la pruba de uso fue similar. Tras la primera aplicación, apenas detectaron diferencias en el tono de color conseguido. Tras dos aplicaciones, Nivea fue significativamente peor en esta prestación que L'Oréal, Garnier, Guerlain y Clarins. Al finalizar la tercera y última aplicación, los autobronceadores con mejores resultados fueron Garnier y L'Oréal, frente a Nivea y Dove, que consiguieron los menos satisfactorios. En contra de lo que cabía esperar, los resultados en bronceado no mostraron una relación directa con la concentración de dihidroxiacetona de cada producto: mayor cantidad de DHA no significó mayor capacidad de broncear. Por otra parte, las cremas autobronceadoras tienen fama de desprender un olor fuerte y desagradable, pero ya no la merecen. La única significativamente peor que las demás en este aspecto fue Nivea, mientras que la mayoría de consumidoras comentaron lo agradable del olor de L'Oréal y Dove. En cuanto al color del producto en sí, los que más gustaron fueron los de L'Oréal y Garnier, frente a los de Clarins y Guerlain, los colores peor valorados. Por último, la crema más fácil de extender fue L'Oréal, mientras que Nivea (la menos viscosa) y Guerlain (la segunda más viscosa) fueron las peores en esta función. //

¿Cómo consiguen broncear?

  Si bien el resultado a simple vista es similar, el mecanismo que hace que la piel cambie de color cuando se expone al sol tiene poco que ver con el efecto de las cremas autobronceadoras. Los rayos ultravioleta atraviesan la capa superficial de la piel y estimulan la producción de melanina, un pigmento que se produce en la dermis, capa profunda de la piel. De allí pasa a la dermis, lo que oscurece la piel. Los autobronceadores no generan melanina, se limitan a teñir células de la piel que están a punto de eliminarse. Por eso, su efecto no dura más de una semana. El cambio de color se produce cuando la dihidroxiacetona (DHA), sustancia activa de estas cremas, se pone en contacto con los aminoácidos de la piel. Éstos se oxidan y producen melanoidinas, de efecto similar a la melanina. Las zonas con más proteína (codos, rodillas y palmas de pies y manos) se tiñen de forma más intensa. La coloración aparece al cabo de entre tres y seis horas y llega al máximo un día después de su aplicación. Dos o tres aplicaciones a lo largo de doce horas teñirán la piel y la mantendrán con ese color durante unos diez días, si bien hay autobronceadores más rápidos y otros más lentos. Una cosa está clara: cuanto más tiempo permanezca el producto sobre la piel, más intenso será el bronceado. Es por eso que se recomienda aplicarse estos cosméticos antes de acostarse.

El tono moreno conseguido con estas cremas es más saludable que el convencional: no tiene los inconvenientes de tomar el sol, ya que no produce quemaduras ni propicia el melanoma o cáncer de piel. Pero no todo son ventajas. este moreno cosmético no protege frente a los rayos solares, es un "falso bronceado". Otra cuestión: DHA es una sustancia natural presente en el metabolismo de plantas y animales, pero reseca la piel, por lo que no está indicada para personas con pieles muy secas; por eso, estos autobronceadoes contienen sustancias hidratantes. Los autobronceadores no sólo son una forma rápida y cómoda de conseguir un tono dorado de piel, sino que constituyen una alternativa saludable y segura al bronceado natural.

Paginación


Otros servicios


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto