Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal:


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía > Servicios y hogar

Λ

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

Residencias para la tercera edad: analizadas 125 públicas, privadas y concertadas en 18 provincias: Sigue habiendo pocas plazas y cada vez son más caras

Hay listas de espera en el 70% de ellas y un 21% adolecen de carencias de calidad. En los últimos cuatro años, los precios de las públicas han encarecido más, hasta un 23%, pero en general siguen siendo más baratas y mejores que las privadas

 Somos cada vez más longevos: en nuestro país, el 17% de la población es mayor de 65 años y dentro de dos décadas lo será casi uno de cada cuatro españoles. No es de extrañar, por tanto, que la demanda de solicitudes de ingreso en residencias para la tercera edad crezca. También la oferta de estos centros ha aumentado, aunque no mucho: en los últimos cuatro años ha pasado de 3,5 plazas cada cien habitantes a 4,14 plazas, y en el segmento de mayores de 80 años las 14 plazas cada cien habitantes son hoy 16 plazas. Pero este crecimiento es insuficiente, como lo demuestra que siete de cada diez residencias analizadas en este informe de CONSUMER EROSKI, que publicó hace cuatro años un estudio similar, tengan lista de espera. No han subido mucho las tarifas de las residencias para ancianos, ya que desde 2005 lo han hecho en un 8% de media cuando el IPC acumulado en ese periodo ha sido del 9,4%. Pero hay un matiz importante a este dato: las residencias públicas, aunque siguen siendo más económicas que las privadas y concertadas, se han encarecido, de media, un 23%. Y en un supuesto concreto muy común, el de un residente válido en habitación compartida, el incremento de tarifas es aún mayor. Hace cuatro años tenía que pagar de media en una residencia pública 775 euros, y hoy tendría que abonar 1.021 euros, un 32% más. Tarifas e incrementos onerosos, ya que las pensiones han subido un 19% durante estos cuatro años. Y porque un jubilado español cobra de media 821,5 euros (dato de diciembre 2008).

El número de residencias que han merecido un suspenso en el examen se ha reducido considerablemente, ha pasado del 14% al 3% pero se mantienen carencias poco disculpables: baños sin timbre de emergencia en dos de cada cinco residencias, un 20% de ellas sin servicio de fisioterapia y rehabilitación, el 35% sólo cuentan con un médico de cabecera como único especialista y en más de la mitad no se había realizado un simulacro de emergencia en el último año. Las públicas y concertadas sobresalen con mejores calificaciones y menos suspensos que las privadas, al igual que ocurría en 2005.

Éstas son algunas de las conclusiones a las que ha llegado CONSUMER EROSKI tras analizar 125 residencias con la misma metodología que el informe de hace cuatro años. Los técnicos de esta revista, además de recabar toda la información relevante de cada una de ellas mediante diversas gestiones, visitaron 125 residencias ubicadas en A Coruña, Álava, Alicante, Asturias, Madrid, Barcelona, Burgos, Cádiz, Granada, Guipúzcoa, Málaga, Murcia, Navarra, Sevilla, Valencia, Valladolid, Vizcaya y Zaragoza, haciéndose pasar en todas ellas por clientes ficticios. El objetivo era comprobar la atención asistencial que dispensan a sus residentes, las infraestructuras y servicios con que cuentan, el número de ancianos que corresponde a cada cuidador, el grado de intimidad y la sensación de sentirse casi como en casa que pueda tener cada persona mayor y la atención médica que les ofrecen. También se estudió la limpieza, la seguridad y la accesibilidad de las instalaciones, y se anotaron y compararon los precios de las residencias, ya fueran privadas, concertadas o públicas. En 12 de las 125 residencias de la muestra no se permitió la visita a los hipotéticos clientes y cinco centros (de Valladolid, Alicante, A Coruña y Barcelona) no contaban con un certificado que acreditara de forma oficial que la residencia contaba con todos los elementos necesarios para asegurar una atención adecuada a los ancianos.

Con todo, la valoración media de las residencias estudiadas, un 'bien', es satisfactoria y la misma que hace cuatro años. Y, al igual que entonces, las residencias públicas no sólo se revelan más económicas sino que obtienen una mejor calificación final (7,3 puntos de media y ningún suspenso) que las privadas y las concertadas (6,7 puntos y 7,2 puntos respectivamente y un 4% de suspensos). Por territorios, obtienen peor calificación que en 2005 Cádiz y A Coruña (pasan del 'bien' al 'aceptable') y Guipúzcoa (del 'muy bien' al 'bien'). Y mejoran Barcelona, Málaga, Sevilla y Zaragoza (del 'aceptable' al 'bien') y también Vizcaya (de 'bien' a 'muy bien').

Paginación


Otros servicios


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto