Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud > Prevención y hábitos de vida

^

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

Analizados 160 establecimientos de tatuajes y perforaciones corporales (piercing) en 18 capitales: Los tatuajes y 'piercing' se siguen realizando sin la información imprescindible

Las condiciones higiénicas y de limpieza han mejorado, aunque aún están lejos de ser las deseables

18 ciudades, una a una

 

Alicante

Los centros de tatuajes y 'piercing' de Alicante aprueban en limpieza e higiene, pero fallan en información al usuario

La valoración final apenas ha mejorado respecto a un estudio similar realizado en 2004 (de un 'muy mal' a un 'mal'). El precio medio de un tatuaje pequeño, 110 euros, es el más caro de las 18 capitales analizadas

  En el caso de Alicante, se visitaron ocho centros (siete centros específicos y uno de belleza y estética) donde se realizan piercings y tatuajes. La nota global, un 'mal', supone un suspenso rotundo, por debajo incluso de la media del estudio (un 'regular'). La única nota positiva que merecen estos centros recae en el apartado de limpieza e higiene con un 'bien' (similar a la media del informe). Esta calificación desciende considerablemente en la evaluación de la información facilitada a los clientes ('mal' tanto en el caso de piercing como de tatuajes).

En cuanto a los precios, Alicante se mantiene entre las ciudades del informe con los precios más caros en los tatuajes. Así, el precio medio de un tatuaje pequeño y sencillo en blanco y negro casi duplica el índice global del informe (de 60 a 110 euros). Sin embargo, el desembolso medio por hacerse una perforación corporal (la más económica) en alguno de estos establecimientos es el más reducido del estudio: no supera los 15 euros, cuando la media nacional de las 18 ciudades es el doble.

Si se comparan estos resultados con un estudio similar realizado por CONSUMER EROSKI en 2004, la situación de los centros de tatuaje y piercing estudiados en Alicante apenas ha variado. En 2004, las peores valoraciones recayeron en la información recibida por parte de los clientes, apartado que apenas ha mejorado, de un 'muy mal' al 'mal'. La mejora sí ha sido perceptible en limpieza e higiene, en la que el 'mal' de hace cuatro años se ha convertido en un 'bien'. Respecto a los precios, mientras que el coste de una perforación corporal se ha reducido de media en 20 euros (de 35 a los 15 euros actuales) en estos cuatro años; en los tatuajes, los 44 euros de hace cuatro años se han quedado cortos ante el desembolso de 110 euros que de media se tiene que pagar este año.

La mala nota obtenida en el informe por los centros analizados en Alicante viene justificada por la escasa o nula información que facilitan a un cliente cuando éste está interesado en hacerse un piercing o un tatuaje. Así, los técnicos de la revista comprobaron que en local apenas se exponía información sobre la cualificación del tatuador o anillador, ni rastro de advertencias sobre los posibles riesgos o peligros que conlleva esta práctica o de información complementaria (licencias municipales, hojas de reclamaciones, lista de precios, modos de pago...).

Asimismo, ninguno de los técnicos de la revista recibió información muy detallada de los procedimientos de realización de un tatuaje o de colocación de un piercing, sobre si es necesaria anestesia o qué materiales se emplean, así como de los posibles problemas que trae aparejada esta moda de decorar el cuerpo. Un ejemplo especialmente negativo en este sentido: sólo los responsables de un centro explicaron cómo eran los cuidados posteriores que requería un dibujo permanente en la piel, mientras que los anilladores de más de la mitad de los establecimientos sí que dieron recomendaciones, pero muy superficiales y después de que los técnicos insistieran en ello.

En limpieza y mantenimiento, la mayoría de los centros visitados en Alicante tienen la zona de trabajo ordenada y los materiales de trabajo correctamente guardados en su sitio. Sin embargo, en al menos uno de ellos se observó suciedad en las paredes y el mobiliario de la propia sala donde se realiza el tatuaje o en anillado corporal y otro establecimiento no tenía la zona de esterilización correctamente ordenada. Los técnicos pidieron ver in situ la realización de un tatuaje o la colocación de un piercing en todos los centros, pero sólo lo lograron en dos de ellos. En ambos casos comprobaron que ninguno de los profesionales de ambos establecimientos llevaba puesta una mascarilla y ropa adecuada, aunque sí disponían de guantes de látex de un solo uso.

A Coruña

Los centros de tatuajes y 'piercing' de A Coruña destacan en limpieza e higiene, pero suspenden en información al usuario

La limpieza e higiene de los centros visitados es muy buena. La valoración final no ha variado respecto a un estudio similar realizado en 2004 (continúa con conformándose con un 'regular')

  En el caso de A Coruña, se visitaron ocho centros (seis centros específicos y dos de belleza y estética) donde se hacen piercing y tatuajes. La nota global obtenida en el examen exhaustivo al que CONSUMER EROSKI sometió a estas instalaciones se mantiene en la media de las 18 capitales, un insatisfactorio 'regular'. De esta manera, A Coruña se coloca, con este suspenso, entre la mayoría de los establecimientos que no han conseguido aprobar este estudio planteado por la revista. Sin duda, la mejor nota que merecen estos centros es para el apartado de limpieza e higiene con un satisfactorio 'muy bien' (el índice medio nacional es de 'bien'). Esta buena valoración desciende, sin embargo, a la hora de evaluar la información facilitada a los clientes ('mal' tanto en el caso de las perforaciones corporales como de tatuajes). Por último, el apartado reservado a los precios aprueba con un 'bien', ya que los establecimientos visitados en la capital coruñesa se encuentran entre los más económicos. Así, el coste medio de un piercing (el más sencillo) es 10 euros menor que la media nacional (20 euros frente a 30), mientras que en tatuajes, el precio medio por un dibujo pequeño en blanco y negro también baja la cifra media del informe (56 euros frente a los 61).

En comparación con el anterior estudio realizado por CONSUMER EROSKI hace cuatro años, la situación de los centros de tatuaje y piercing estudiados en A Coruña no ha variado, ya que tanto en 2004 como en la actualidad han suspendido el análisis. Hace cuatro años, las peores valoraciones fueron para la información ofrecida a los clientes en materia de perforaciones corporales, apartado que este año ha quedado en una nota similar (de 'muy mal' se ha pasado a un 'mal'). El asesoramiento sobre tatuajes fue mejor en 2004 (un 'regular'), pero en la actualidad la calificación recibida ha sido de un ''mal'. El único avance visible se ha observado en la limpieza e higiene. De hecho, se ha registrado una mejora evidente: se ha pasado del 'regular' de 2004 al 'muy bien' de 2008. Además, en ese intervalo de cuatro años, el coste medio de los tatuajes ha experimentado un aumento de casi 9 euros (de 47 euros en 2004 a los 56 de la actualidad), mientras que el precio de un piercing ha bajado 15 euros (de 35 a 20 euros).

Las razones del suspenso en información al usuario de los centros analizados en A Coruña son varias: los técnicos de la revista comprobaron que apenas se exponía información en los establecimientos sobre los cuidados posteriores a la intervención, los productos utilizados durante el proceso y sobre cómo realizan los tatuajes y piercing. Lo más llamativo y grave en este sentido es que en ninguno de los ocho locales se observó ni un solo cartel que hablase de los posibles riesgos o consecuencias de esta actividad, ni sobre las recomendaciones higiénico-sanitarias del local.

La mejor parte del estudio de los establecimientos coruñeses se la lleva la referida a la limpieza e higiene observadas durante la visita a estos ocho establecimientos: todas las zonas de trabajo y atención al público se encontraron debidamente separadas; todos los materiales se hallaban ordenados, limpios y perfectamente guardados y no se observó suciedad en suelos y paredes en siete de los ocho locales visitados por los técnicos de CONSUMER EROSKI. En el octavo, sin embargo, la recepción estaba algo sucia y desordenada. Por último, en seis de los ocho centros analizados en A Coruña, los dependientes permitieron al técnico de la revista ver in situ la colocación de un piercing o la realización de un tatuaje. Durante las intervenciones, se pudo comprobar que en ningún caso el tatuador o anillador llevaba la mascarilla ni la ropa adecuada, pero sí portaban guantes de látex para cada cliente y la camilla tenía una sábana de un solo uso.

Almería

Los centros de tatuajes y 'piercing' de Almería aprueban en limpieza e higiene, pero fallan en información al usuario

La valoración final ha mejorado respecto a un estudio similar realizado en 2004, pero no alcanza el aprobado (de un 'muy mal' a un 'regular')

  En el caso de Almería, se visitaron ocho centros (siete centros específicos y uno de belleza y estética) donde se hacen piercing y tatuajes en la capital almeriense. La valoración media no pasa de un mediocre 'regular', en la media de las 18 capitales, motivado en buena medida por las carencias en la información facilitada al usuario. No obstante, en el apartado de limpieza e higiene, los centros visitados en Almería merecieron una calificación de 'bien' (en la media del informe).

En cuanto a precios, el coste medio por la colocación de un piercing sencillo en la capital almeriense apenas supera la media nacional (32,1 euros frente a 30), mientras que en tatuajes, el precio medio de un dibujo sencillo (una pequeña letra china en blanco y negro) disminuye notablemente con respecto a la media del informe (47,5 euros frente a los 61).

En comparación con el anterior estudio realizado por CONSUMER EROSKI en 2004, la situación de los centros de tatuaje y piercing estudiados en Almería ha mejorado, pero de forma insuficiente. De una valoración de 'muy mal' ha pasado a un 'regular'. Hace cuatro años, las peores valoraciones recayeron en la información recibida por parte de los clientes, apartado que ha pasado del 'muy mal' al 'mal'. El avance más significativo y positivo se ha producido en materia de higiene e limpieza, puesto de un 'mal' han pasado a un 'bien' en el informe actual. Además, en ese intervalo de cuatro años, el coste medio de los tatuajes ha experimentado un descenso de apenas tres euros (de 50 euros en 2004 a 47 euros), igual que el precio de un piercing que ha bajado dos euros (de 34 euros en 2004 a 32).

La mala nota final con la que se han valorado los ocho centros analizados en Almería viene justificada por la escasa información que facilitan a un cliente cuando éste está interesado en hacerse un piercing o un tatuaje. Así, los técnicos de la revista comprobaron que apenas había información expuesta sobre los cursos realizados por el tatuador o anillador, las titulaciones sanitarias, los cuidados posteriores a la intervención y sobre cómo se realizan los tatuajes y los piercing. Además, en ninguno de los establecimientos almerienses analizados se hallaron recomendaciones higiénico-sanitarias.

La mejor parte del estudio de los establecimientos almerienses se la lleva la limpieza e higiene: todas las zonas de trabajo y atención al público estaban debidamente separadas; todos los materiales ordenados, limpios y perfectamente guardados y no se halló suciedad aparente en suelos y paredes. En los siete centros en los que se permitió que un técnico de la revista, como supuesto cliente, viera in situ la colocación de un piercing o la realización de un tatuaje se observó que sólo en uno el profesional usaba la mascarilla. Sin embargo, en la mayoría el profesional llevaba guantes de látex de un solo uso.

Barcelona

Los centros de tatuajes y 'piercing' visitados en Barcelona suspenden por una limpieza e higiene mejorable y una información al usuario deficiente

La valoración final apenas ha mejorado respecto a un estudio similar realizado en 2004 (de un 'muy mal' a un 'mal')

  En el caso de Barcelona, se visitaron doce centros (once centros específicos y uno de belleza y estética) donde se realizan piercings y tatuajes. La nota global, un 'mal', representa un suspenso rotundo y está por debajo de la media del estudio, un 'regular'. La única valoración positiva, aunque no del todo satisfactoria, que merecen estos centros recae en el apartado de limpieza e higiene con un 'aceptable' (asimismo, por debajo de la media del estudio en este apartado, un 'bien'). La información facilitada a los clientes, tanto en el caso de piercing como de tatuajes, fue, en el caso de los centros visitados en Barcelona, deficiente (un 'mal').

En cuanto a los precios, Barcelona se mantiene entre las ciudades del informe con los costes más onerosos. Así, el desembolso medio por la colocación de un piercing (el más económico) supera la media nacional (40 euros frente a 30), mientras que en tatuajes (el modelo era una pequeña letra china en blanco y negro) la media asciende a 70 euros, frente a los 61 del promedio del estudio. No obstante, se registraron grandes diferencias entre unos centros y otros, en especial en el caso de los tatuajes, de los 110 euros del más caro a los 40 euros del más barato.

En comparación con los resultados de un estudio similar realizado por
CONSUMER EROSKI en 2004, la situación de los centros de tatuaje y piercing estudiados en Barcelona apenas ha variado. Hace cuatro años, las peores valoraciones fueron para la información ofrecida a los clientes, apartado que ha pasado del 'muy mal' al 'mal'. Por su parte, la calificación dada por los técnicos de la revista al apartado de limpieza e higiene no ha registrado modificaciones, un 'aceptable'. Además, mientras que el precio medio de un piercing este año se ha reducido en casi 9 euros con respecto al 2004 (de 49 a los 40 euros actuales), en lo que se refiere a tatuajes ha sucedido lo contrario, ya que se ha encarecido en 11 euros en este periodo de tiempo.

Las razones del rotundo suspenso en información al usuario son varias: los técnicos de la revista comprobaron que apenas había información expuesta sobre cursos realizados por el tatuador o anillador, ni rastro de los posibles riesgos o peligros que conlleva esta práctica o información complementaria (licencias municipales, hojas de reclamaciones, lista de precios, modos de pago'). Asimismo, a ninguno de los técnicos de la revista se le preguntó si tenía alergias o enfermedades y aunque en la mayoría de los centros visitados se explicó cómo era el proceso de colocación y cuidados posteriores de las perforaciones corporales, las explicaciones fueron escasas y sólo se produjeron tras la insistencia de los técnicos que se hacían pasar por clientes ficticios.

La limpieza y mantenimiento de los establecimientos visitados en la ciudad condal mereció un mediocre 'aceptable'. Todos disponían de zonas diferenciadas (recepción, zona de esterilización, etc.), sin embargo, en dos locales el área de trabajo no producía sensación de intimidad. Aunque la mayoría tienen la zona de trabajo ordenada y los materiales de trabajo correctamente guardados en su sitio, en al menos uno de ellos se observó a un perro dentro de la recepción del local y en otros dos, las instalaciones eran algo anticuadas y estaban deterioradas. En ningún centro de los visitados se permitió observar in situ la colocación de un piercing o la realización de un tatuaje, por lo que no pudo observarse si los profesionales llevaban mascarilla, guantes de látex de un solo uso, ropa adecuada, si la camilla estaba limpia o si se lavaban las manos con frecuencia antes, durante y después de su trabajo.

Bilbao

Los establecimientos de tatuajes y 'piercing' de Bilbao destacan en limpieza e higiene pero fallan en información al cliente

La limpieza e higiene de los centros fue muy buena. La valoración final mejora (de un 'mal' a un 'aceptable') respecto a un estudio similar realizado en 2004

  En Bilbao se visitaron diez centros donde se realizan piercing y tatuajes (ocho específicos y dos de belleza y estética). La nota global, un 'aceptable', supera la media nacional ('regular'). Así, los centros de la capital vizcaína se colocan, aunque con una valoración sólo discreta, entre los de las seis ciudades que han aprobado el examen, junto a los analizados en Córdoba, Granada, San Sebastián, Valencia y Valladolid. La mejor valoración la obtienen los centros bilbaínos visitados en el apartado de limpieza e higiene con un 'muy bien' (la media nacional fue de 'bien'). En el otro extremo, la peor nota la mereció en la información facilitada a los clientes, sólo 'aceptable' y tanto en piercing como en tatuajes. El coste medio de un piercing (el más económico) en Bilbao fue de 36 euros, superior en 6 euros a la media nacional, mientras que el tatuaje (un dibujo pequeño en blanco y negro) costó en Bilbao desde 45 hasta 105 euros, si bien el precio medio fue el mismo que la media nacional, 61 euros.

En comparación con un estudio similar publicado por CONSUMER EROSKI en 2004, los centros de tatuaje y piercing de Bilbao han mejorado sensiblemente. Hace cuatro años, las peores valoraciones recayeron en la información recibida por los clientes, apartado que ha pasado del 'muy mal' de entonces al 'aceptable' actual. También se han producido avances en limpieza e higiene, que sube de un 'bien' a un 'muy bien'. Por otro lado, mientras que el precio medio de un piercing se mantiene similar al de hace cuatro años, el coste medio de un tatuaje sencillo ha subido un poco, de 57 euros a los 60 de la actualidad.

La escasa información que facilitan al cliente interesado en hacerse un piercing o tatuaje sigue siendo el principal punto de mejora de los centros visitados en Bilbao. Así, los técnicos de esta revista comprobaron que apenas se exponía información sobre los posibles riesgos o peligros que conlleva esta práctica o información complementaria (licencias municipales, hojas de reclamaciones, lista de precios, modos de pago'). Pese a todo, sí que se encontró abundante documentación sobre los cursos realizados por el tatuador o el anillador, así como los diferentes diseños por los que puede optar el cliente. Además, en la mayoría de los casos no se recibió una respuesta muy detallada, incluso cuando se preguntó cómo es el proceso de colocación o realización de un piercing o un tatuaje. Algo similar ocurre con los posibles riesgos de infección o cuidados posteriores que deben hacerse en casa, sólo se aportó información cuando fue requerida por los propios técnicos de CONSUMER EROSKI.

Pocos reparos se hallaron en la limpieza e higiene observadas durante la visita a estos diez locales: todas las zonas de trabajo y atención al público estaban debidamente separadas; todos los materiales ordenados, limpios y perfectamente guardados y ni rastro de suciedad en suelos y paredes. En los seis centros en los que se permitió que un técnico de la revista, siempre como supuesto cliente, viera in situ la colocación de un piercing o la realización de un tatuaje se observó que todos los profesionales llevaban guantes de látex de un solo uso, ropa adecuada y se lavaba las manos con frecuencia. Sin embargo, eran minoría los que llevaban colocada una mascarilla durante su trabajo.

Córdoba

Los centros de tatuajes y 'piercing' visitados en Córdoba logran una buena valoración en limpieza e higiene

La información al usuario es buena en el caso de los tatuajes y deficiente en las perforaciones corporales. En uno de los establecimientos cordobeses se halló el precio más barato del estudio en la colocación de un 'piercing', nueve euros

  En el caso de Córdoba, se visitaron ocho centros (siete centros específicos y uno de belleza y estética) donde se realizan piercings y tatuajes. La nota global, un 'aceptable', supera la media nacional (un 'regular'). Lo más destacable de estos centros es que, a diferencia de la mayor parte de los visitados en el resto de ciudades, la información que los dependientes ofrecen a los clientes interesados en tatuarse la piel es detallada y suficiente, de ahí que la nota alcanzada sea de 'bien', muy superior a la media nacional (un 'mal'). También es buena la valoración del apartado de limpieza e higiene con un satisfactorio 'bien' (el índice medio nacional es de 'bien'). Esta buena nota desciende, sin embargo, en la evaluación de la información facilitada a los clientes que desean hacerse un piercing (un 'regular').

En cuanto a los precios, colocarse un piercing (el más barato) en los centros cordobeses es siete euros más económico que la media del informe (23 euros frente a los 30 de la media global), diferencia que también se traslada a los tatuajes (el modelo solicitado fue un pequeño dibujo en blanco y negro): mientras que en Córdoba cuesta 56 euros, la media nacional es de 61 euros. Precisamente, en Córdoba, se encontró el precio más barato por una perforación corporal: 9 euros. La diferencia entre el coste máximo y mínimo alcanzaba los 26 euros.

La buena valoración general se resiente por la escasa información que facilitan a un cliente cuando éste está interesado en hacerse un piercing, a diferencia de la proporcionada sobre la colocación de un tatuaje, mucho más detallada. Los técnicos de la revista comprobaron que apenas había información expuesta sobre la cualificación del anillador y tatuador, titulaciones sanitarias, cuidados posteriores a la intervención y los riesgos o consecuencias de someterse a un proceso semejante. Pese a todo, todos los centros exhibían información sobre los productos utilizados y las recomendaciones higiénico-sanitarias. Además, los dependientes de los centros dedicados a tatuar la piel preguntaban en todos los casos sobre enfermedades o alergias y proporcionaban algunos consejos como no tomar alcohol o drogas dos días antes de hacerse el tatuaje. Estas explicaciones se hacían generalmente detalladamente, en ocasiones incluso, sin que los técnicos de CONSUMER EROSKI tuviesen que requerirlo.

Pocos reparos se hallaron en la limpieza e higiene durante la visita a estos ocho locales: todas las zonas de trabajo y atención al público estaban debidamente separadas; todos los materiales ordenados, limpios y perfectamente guardados y no se observó suciedad aparente en suelos y paredes. En los seis centros en los que se permitió que un técnico de la revista, siempre como supuesto cliente, viera in situ la colocación de un piercing o la realización de un tatuaje se observó que todos los profesionales utilizaban guantes de látex de un solo uso, se lavaba las manos cada vez que interrumpía la actividad y la camilla tenía una sábana de un solo uso. Sin embargo, en dos casos el tatuador o anillador no llevaba mascarilla y sólo uno llevaba la ropa adecuada.

Granada

Los centros de tatuajes y 'piercing' de Granada, entre los mejores del país

Junto con Valencia, la capital granadina es la única que obtiene un 'bien' en el estudio, debido a una muy buena limpieza e higiene de los centros analizados y por ofrecer a los clientes que desean tatuarse una información detallada

  En el caso de Granada, se visitaron ocho centros donde se realizan piercing y tatuajes (siete centros específicos y uno de belleza y estética). La ciudad andaluza es, junto con Valencia, la mejor valorada del estudio de
CONSUMER EROSKI, puesto que superó el examen de la revista con un 'bien'. La mejor valoración recae en el apartado de limpieza e higiene con un satisfactorio 'muy bien' (el índice medio nacional es de 'bien'). Asimismo, la información que ofrecen a los clientes que desean tatuarse el cuerpo se consideró buena y detallada (se calificó con un 'bien'), a diferencia del resto de ciudades que obtuvieron una media global de 'mal'. Esta buena valoración desciende, sin embargo, en la evaluación de la información facilitada a aquellos que desean hacerse un piercing ('aceptable', en todo caso por encima de la media general, un 'mal').

Granada también es la ciudad con los precios más económicos del informe para tatuarse el cuerpo y colocarse un piercing. Las dos intervenciones (el piercing más económico de acero quirúrgico y el tatuaje de una pequeña letra china en blanco y negro) representan la mitad del coste que la media del estudio: en tatuajes, el cliente debe pagar una media de 31 euros, frente a los 61 euros del conjunto del informe; y en piercing, hay que abonar 16 euros frente a los 30 de la tasa media.

En materia de calidad, las buenas valoraciones se justifican en primer lugar por la buena información que se facilita a los clientes en los centros granadinos analizados. De hecho, los técnicos de la revista comprobaron que en seis de los ocho establecimientos visitados se exponían los cursos realizados por el profesional; y en cinco de ellos, se observaron recomendaciones higiénico-sanitarias y cuidados posteriores a la intervención. Además, en la mitad de ellos se exhibían las titulaciones sanitarias y otro tipo de información sanitaria, así como las explicaciones oportunas de cómo se realizan las intervenciones. Sin embargo, no había excesiva información sobre los peligros que conllevaban este tipo de procesos.

La información era más detallada para aquellos que querían tatuarse el cuerpo, puesto que los dependientes de los centros analizados preguntaban acerca de enfermedades y alergias, indicaban recomendaciones como no tomar alcohol o drogas dos días antes de hacerse el tatuaje, hacerse una prueba para saber si se es alérgico al pigmento o no someterse a la intervención en ayunas; y todo de una manera detallada.

Pocos reparos se hallaron en la limpieza e higiene observadas durante la visita a estos ocho locales: todas las zonas de trabajo y atención al público estaban debidamente separadas; todos los materiales ordenados, limpios y perfectamente guardados y ni rastro de suciedad en suelos y paredes.

Madrid

Los centros de tatuajes y 'piercing' visitados en Madrid destacan en limpieza e higiene, pero fallan en información al usuario

La valoración final ha mejorado respecto a un estudio similar realizado en 2004, pero de manera insuficiente (de un 'muy mal' a un 'regular')

  En el caso de Madrid se visitaron doce centros donde se realizan piercing y tatuajes (ocho establecimientos específicos y cuatro de belleza y estética). La nota global, un insatisfactorio 'regular', es idéntico a la media de las 18 capitales analizadas. La principal causa de esta valoración se halla en las carencias registradas en la información que precisa el usuario en este tipo de intervenciones ('mal' en el caso de los piercing y un 'regular' para la atención prestada y la información dada para los tatuajes). Por el contrario, el apartado de limpieza e higiene de estos establecimientos ha merecido un 'muy bien' (mejorando la media nacional, 'bien').

En cuanto al desembolso económico, los centros estudiados en Madrid son, junto con los visitados en Granada, los que registran los precios medios más baratos. En ambos casos (un dibujo sencillo en blanco y negro y el piercing más económico de acero) se encuentran por debajo de la media del informe. Así, el piercing cuesta de media 24 euros (6 menos que el índice general), mientras que para un tatuaje, el desembolso medio es de 51 euros (la media nacional es de 61 euros).

En comparación con los resultados de un estudio similar realizado por
CONSUMER EROSKI en 2004, la situación de los centros de tatuaje y piercing visitados en Madrid ha mejorado sensiblemente. En aquel entonces, las peores valoraciones fueron para la información recibida por parte de los clientes, apartado que ha pasado del 'muy mal' al 'mal'. Los avances más relevantes se reflejan en el apartado de limpieza e higiene, que de un rotundo 'muy mal' ha mejorado hasta un 'muy bien'. En cuanto a la evolución de los precios, un piercing costaba en 2004 de media 17 euros (24 en la actualidad), mientras que el tatuaje rondaba los 48 euros de media (tres menos que ahora).

La nota obtenida en el informe de 2008 por los centros analizados en Madrid se debe en buena medida a la insuficiente información que facilitan a un cliente interesado en hacerse un piercing: menos de la mitad de centros visitados que hacían piercing disponían de recomendaciones higiénico sanitarias del local y sobre los cuidados posteriores a la realización de la perforación corporal. En tatuajes, más de lo mismo: tan sólo uno del total de establecimientos analizados disponía de carteles o folletos donde se explican los posibles peligros o riesgos que conlleva hacerse un dibujo permanente en la piel, en ningún centro preguntaron si el cliente tenía alguna enfermedad o alergias. No obstante, los responsables de 11 de los 12 establecimientos sí que se molestaron en detallar las curas que necesita un tatuaje.

En limpieza y mantenimiento de la zona de trabajo y resto de dependencias de estos establecimientos, el orden y la pulcritud fueron la norma general en todos los centros visitados. Además, disponían de armarios con utensilios de trabajo perfectamente limpios y cerrados, así como de materiales esterilizados con cada cliente. No todo fue perfecto: sólo los profesionales de un centro de todos los examinados portaban mascarilla y ropa adecuada para hacer su trabajo.

Málaga

Los centros de tatuajes y 'piercing' de Málaga fallan en información al usuario y su limpieza e higiene son mejorables

La valoración final ha mejorado respecto a un estudio similar realizado en 2004 (de un 'muy mal' a un 'regular'), pero no se logra superar el examen de la revista

  En el caso de Málaga se visitaron diez centros donde se realizan piercings y tatuajes (todos ellos dedicados en exclusiva a esta actividad). La nota global, un insatisfactorio 'regular', se halla en la media de las 18 capitales. Las razones de esta valoración son la insuficiente información que se ofrece al cliente interesado en este tipo de intervenciones y el mejorable estado de limpieza y mantenimiento de los establecimientos visitados. En cuanto a los precios medios, se hallan por debajo de la media de las 18 capitales del estudio.Así, hacerse un anillado o perforación corporal con el piercing más económico cuesta de media en Málaga 22 euros (8 menos que el índice general), mientras que para un tatuaje (una pequeña letra china en blanco y negro es la referencia), el gasto medio es de 55 euros, cuando la media nacional es de 61 euros.

Si se comparan estos datos con los resultados de un estudio similar realizado por CONSUMER EROSKI en 2004, la situación ha mejorado, pero de forma insuficiente. En aquel entonces, las peores valoraciones fueron para la información recibida por parte de los clientes, apartado que ha pasado del 'muy mal' al 'mal'. Mayor ha sido el avance en limpieza e higiene de los espacios de trabajo y materiales empleados (de un 'muy mal' en 2004 al 'aceptable' actual). En precios, el del piercing no ha registrado cambios en estos cuatro años (22 euros), mientras que el del tatuaje ha pasado de 48 euros a 55.

La nota obtenida en el informe por los centros analizados en Málaga viene justificada por la insuficiente información que facilitan a un cliente cuando éste está interesado en hacerse un piercing: sólo en uno de los diez centros estudiados aparecía expuesta información sobre los cursos realizados por el profesional. Además, en la mayor parte de los establecimientos (9 de los 10), las explicaciones sobre la colocación del piercing, si hay que poner anestesia o el tiempo que se tarda se hicieron sin mucho detalle pese a la insistencia mostrada por los técnicos que se hicieron pasar por clientes. En cuanto a los tatuajes, más de lo mismo: ni rastro de información sobre titulaciones sanitarias ni las posibles consecuencias negativas que puede ocasionar un tatuaje si no se hace con unas mínimas garantías. Además, en ninguno de los centros realizaron una prueba previa de alergia al pigmento empleado en la piel, mientras que las explicaciones sobre la colocación de un tatuaje fueron escasas.

En limpieza y mantenimiento, estas dependencias, en líneas generales, se encuentran ordenadas y limpias, salvo en dos de los diez centros estudiados; en la misma proporción, los técnicos de la revista observaron materiales que no estaban guardados correctamente e incluso en uno de los establecimientos examinados, el piercing y el tatuaje se realizaban en una zona que no estaba ni aislada ni acondicionada para ello. Durante su visita, los técnicos solicitaron ver in situ la realización de un tatuaje o la colocación de un piercing, algo que lograron en seis de los diez locales analizados. Así, comprobaron como ninguno de los profesionales llevaba puesta una mascarilla o ropa adecuada para hacer su trabajo; aunque por el contrario, sí que usaban guantes de látex con cada cliente y seguían unas pautas de higiene.

Murcia

Los centros de tatuajes y 'piercing' de Murcia destacan en limpieza e higiene, pero fallan en información al usuario

La valoración global ha mejorado respecto a un estudio similar realizado en 2004 (de un 'muy mal' a un 'regular'), pero de manera insuficiente

  En el caso de Murcia se visitaron ocho centros donde se realizan piercing y tatuajes (todos ellos dedicados en exclusiva a esta actividad). La nota global, un insatisfactorio 'regular', ubica a los establecimientos murcianos en la media del informe de las 18 capitales. La razón de esta pobre valoración se halla en las carencias registradas en la información facilitada a las personas interesadas en estas intervenciones (un 'mal'). Por el contrario, la limpieza e higiene de las instalaciones merece una valoración positiva (un 'muy bien'). En cuanto a los precios, el desembolso por hacerse un piercing o un tatuaje en alguno de los ocho establecimientos murcianos visitados es mayor que la media del informe. Así, el coste medio del piercing más económico es de 37 euros (7 más que el índice medio del conjunto de las 18 ciudades del informe), mientras que el pago medio por un dibujo de pequeño tamaño permanente en la piel es 13 euros mayor que la media nacional (74 euros frente a 61).

Si se comparan estos datos con los resultados de un estudio similar realizado por CONSUMER EROSKI en 2004, se ha producido una evolución, aunque insuficiente. Hace cuatro años, las peores valoraciones fueron para la información recibida por parte de los clientes, apartado que ha pasado del 'muy mal' al 'mal'. El mayor avance se ha dado en limpieza e higiene de los espacios de trabajo y materiales empleados (de un 'muy mal' en 2004 al 'muy bien' actual). Respecto a los precios, en 2004 un piercing costaba de media 40 euros, tres más que en 2008, y un tatuaje 67,5 euros, 6,5 euros menos que en la actualidad.

La nota obtenida en el informe por los centros analizados en Murcia viene justificada por la insuficiente información que facilitan a un cliente cuando éste está interesado en hacerse un piercing o un tatuaje: sólo tres de los ocho centros disponían de información sanitaria en sus locales, sólo dos contaban con carteles sobre los posibles peligros o riesgos derivados de un tatuaje o perforación corporal ejecutada en malas condiciones higiénicas, y sólo en dos se hallaron folletos donde informaban de los materiales empleados en dibujos y piercing. A ello se suma el hecho de que nadie preguntó a los técnicos que visitaron esos ocho establecimientos murcianos si tenían enfermedades o alergias; en uno de los centros ni siquiera se indicaron los cuidados básicos que requiere el dibujo una vez hecho. También fueron escasas las explicaciones sobre cómo se coloca un piercing, si se requiere anestesia o qué factores influyen en la colocación en un lugar u otro del cuerpo. De hecho, en uno de los centros incluso se llegó a recomendar un piercing de plástico (lo menos aconsejado cuando se hace una perforación corporal por primera vez).

En limpieza y mantenimiento, todos los centros estudiados mostraban un estado de limpieza y orden adecuado; todos los armarios estaban limpios y cerrados; los materiales desechables se eliminaban después de cada uso y las herramientas de trabajo (por ejemplo, pistola para hacer el agujero del piercing) se esterilizaban con cada cliente. Además de la inspección a las instalaciones, los técnicos de CONSUMER EROSKI solicitaron ver in situ la realización de un tatuaje o la colocación de un piercing, algo que lograron en seis de los ocho locales analizados. Así, comprobaron como en la mayoría de centros, los profesionales portaban una mascarilla y ropa adecuada para hacer su trabajo, usaban guantes de látex con cada cliente y seguían unas pautas de higiene.

Oviedo

Los centros de tatuajes y 'piercing' de Oviedo cuentan con una buena limpieza e higiene, pero fallan en información al usuario

La valoración final ha mejorado respecto a un estudio similar realizado en 2004 (de un 'mal' a un 'regular'), pero siguen sin superar la prueba de CONSUMER EROSKI

  En el caso de Oviedo, se visitaron ocho centros donde se hacen piercing y tatuajes (cinco centros específicos y tres de belleza y estética). La nota global obtenida una vez realizado el examen exhaustivo al que CONSUMER EROSKI sometió a estas instalaciones no pasa de un insatisfactorio 'regular', en la media del estudio. La principal razón se encuentra en la deficiente información que se ofrece al usuario (un rotundo 'mal'). Por el contrario, los centros visitados recibieron un 'bien' (como la media global) en limpieza e higiene. En cuanto a los precios, los establecimientos de la ciudad asturiana se hallan entre los más asequibles. Así, aunque el coste medio del piercing más económico se mantiene en la media nacional (27 euros frente a 30); en tatuajes (el modelo es una pequeña letra china en blanco y negro), el precio medio es diez euros inferior a la cifra media del informe (51 euros frente a los 61).

Si se comparan estos datos con un estudio similar realizado por
CONSUMER EROSKI hace cuatro años, la situación de los centros de tatuaje y piercing estudiados en Oviedo ha mejorado, pero de forma insuficiente. De una valoración de 'mal' se ha pasado a un 'regular', y todo ello sin escapar del suspenso. En 2004, las peores valoraciones fueron para la información recibida por parte de los clientes, un 'muy mal' que se ha transformado en 'mal'. Los avances han sido más evidentes en materia de limpieza e higiene, que obtuvo una calificación de 'aceptable' en el anterior informe y en la actualidad ha obtenido un 'bien'. Además, en ese intervalo de cuatro años, el coste medio de los tatuajes ha experimentado un incremento de casi 9 euros (de 42,3 euros a 51), mientras que el precio de un piercing ha descendido 4 euros (de 31 a 27 euros).

El suspenso final de los centros visitados en Oviedo tiene mucho que ver con la escasa información que facilitan a un cliente cuando éste está interesado en hacerse un piercing o un tatuaje: sólo en uno de los centros visitados se mostraban los cursos realizados por el profesional, sus titulaciones sanitarias, las recomendaciones higiénico-sanitarias del local y los cuidados posteriores a la intervención. En ninguno de los ocho locales se observó ni un solo cartel de los posibles peligros o consecuencias de esta actividad, ni exhibían los precios por la colocación de un piercing o por tatuarse el cuerpo. Además, en general, los dependientes de los locales facilitaron a los técnicos de la revista unas explicaciones muy imprecisas sobre las intervenciones.

La mejor parte del estudio de los establecimientos ovetenses se la lleva la referida a la limpieza e higiene observadas durante la visita a estos ocho locales: todas las zonas de trabajo y atención al público estaban debidamente separadas; todos los materiales ordenados, limpios y perfectamente guardados y no se encontró aparente suciedad en suelos y paredes. En los dos únicos centros en los que se permitió que un técnico de la revista, siempre como supuesto cliente, viera in situ la colocación de un piercing o la realización de un tatuaje se observó que todos los profesionales portaban mascarilla, ropa adecuada, guantes de látex de un solo uso y que se lavaba las manos con frecuencia.

Pamplona

Los centros de tatuajes y 'piercing' de Pamplona cuentan con una buena limpieza e higiene, pero fallan en información al usuario

La valoración final apenas ha mejorado respecto a un estudio similar realizado en 2004. Ha pasado de un 'muy mal' a un 'regular', en la media de las 18 capitales estudiadas

  En el caso de Pamplona, se visitaron ocho centros (todos ellos establecimientos específicos) donde se realizan piercing y tatuajes. La nota global obtenida una vez realizado el examen exhaustivo al que CONSUMER EROSKI sometió a estas instalaciones es un suspenso (un 'regular'),eso sí, en la media de las 18 capitales. Aunque en el apartado de limpieza e higiene logran un 'bien' (el índice medio nacional es idéntico), la información facilitada al cliente fue insuficiente y recibió un rotundo 'mal', tanto en el caso de las perforaciones corporales como de tatuajes, de nuevo en la media de las 18 ciudades.

Por último, el apartado reservado a los precios logra un aprobado justo ('aceptable'). Así, el coste medio de un piercing (el más económico) supera la media nacional (38 euros frente a 30), mientras que en tatuajes, por el contrario, el precio medio (por un dibujo sencillo y pequeño en blanco y negro) rebaja la cifra media del informe (58 euros frente a los 61). La horquilla de precios en los ocho centros pamploneses visitados va de los 45 euros a los 31 por una perforación corporal y de los 100 a los 40 euros para un tatuaje.

Si se establece la comparación con los resultados del anterior estudio realizado por CONSUMER EROSKI en 2004, la situación de los centros de tatuaje y piercing estudiados en Pamplona ha mejorado sensiblemente, ya que de una valoración de 'muy mal' ha pasado a un 'regular', aunque no logra el aprobado.

En información facilitada al cliente, se ha pasado de un 'muy mal' al 'mal'. Por el contrario, la mejora en limpieza e higiene ha sido muy significativa. Del inapelable 'mal' de hace cuatro años se ha pasado a un 'bien'. Además, en ese intervalo de cuatro años, el coste medio de los tatuajes apenas ha experimentado subida (de 55 euros en 2004 a los 58 actuales), mientras que, en el caso contrario, el precio de un piercing ha bajado 7 euros (de 45 a 38 euros que se paga de media en los centros navarros visitados).

La conclusión más clara que se extrae de los centros analizados en Pamplona responde a la escasa información que facilitan a un cliente cuando éste está interesado en hacerse un piercing o un tatuaje. Los establecimientos visitados en la capital navarra se encuentran entre los que peores notas han obtenido en este aspecto. Así, los técnicos de la revista comprobaron que apenas se contaba con información expuesta sobre recomendaciones higiénico-sanitarias del local y la zona de tatuajes, o sobre los cuidados posteriores que los propios clientes deben seguir de manera escrupulosa en sus casas (en uno de los centros ni siquiera se lo explicó el propio personal de la tienda, algo que sí se observó en el resto de centros visitados).

En ninguno de los ocho locales de Pamplona se observó ni un solo cartel con los materiales que se emplean para realizar esta decoración corporal o sobre los posibles peligros o consecuencias de esta actividad. Además, en la misma proporción ni se preguntó a los técnicos de la revista, supuestos clientes, si tenían alergias o enfermedades y tampoco se les comentó que no debían tomar alcohol/drogas dos días antes de realizar el tatuaje.

Una situación que se repite en el caso de los centros que hacen perforaciones corporales y que fueron examinados exhaustivamente por los técnicos de CONSUMER EROSKI. Lo único reseñable en el caso de las perforaciones es que todos los centros recomiendan un piercing de acero quirúrgico o titanio (lo más adecuado).

En limpieza e higiene, todas las zonas de trabajo y atención al público estaban debidamente separadas en todos los centros; todos los materiales ordenados, limpios y perfectamente guardados y ni rastro de suciedad en suelos y paredes (salvo un establecimiento que dejaba mucho que desear en este aspecto). En ningún centro de los visitados se permitió observar in situ la colocación de un piercing o la realización de un tatuaje, por lo que no se pudo comprobar si los profesionales llevaban mascarilla, guantes de látex de un solo uso, ropa adecuada, si la camilla estaba limpia o si se lavaban las manos con frecuencia antes, durante y después de su trabajo.

San Sebastián

Los centros de tatuajes y 'piercing' de San Sebastián destacan en limpieza e higiene, pero fallan en información al usuario

La valoración final ha mejorado respecto a un estudio similar realizado en 2004. De un 'muy mal' se ha pasado a un 'aceptable'

  En el caso de San Sebastián, se visitaron ocho centros (seis centros específicos y dos de belleza y estética) donde se realizan piercings y tatuajes. La nota global, un 'aceptable', supera la media nacional (un 'regular'). De esta manera, los centros visitados en la capital guipuzcoana se colocan, aunque con una nota bastante mejorable, entre los centros de seis ciudades que han conseguido aprobar este estudio (junto con Bilbao, Córdoba, Granada, Valencia y Valladolid). La mejor valoración que merecen estos centros recae en el apartado de limpieza e higiene con un satisfactorio 'muy bien' (el índice medio nacional es de 'bien'). Esta buena valoración desciende, sin embargo, en la evaluación de la información facilitada a los clientes ('regular' tanto en el caso de piercing como de tatuajes).

En cuanto a los precios, el coste medio de un piercing (el más sencillo) en estos establecimientos supera la media nacional (37 euros frente a 30), mientras que en tatuajes, el precio va de los 80 euros del más caro a los 50 euros del más barato. Con todo, el coste medio de los tatuajes (el de un dibujo pequeño en blanco y negro) en los centros donostiarras analizados en el informe se mantiene como la media nacional, en 61 euros.

Si se comparan estos resultados con los de un estudio similar realizado por
CONSUMER EROSKI en 2004, la situación de los centros de tatuaje y piercing estudiados en San Sebastián ha mejorado notablemente. En 2004, también se valoró de forma muy negativa la información ofrecida a los clientes, apartado que ha pasado del 'muy mal' al 'regular'. Sin embargo, el cambio ha sido más que notable en materia de limpieza e higiene: de un 'muy mal' pasó a un 'muy bien'. Por su parte, mientras que el precio medio de un piercing este año se mantiene similar al de hace cuatro años (apenas un euro de diferencia), el coste medio de los tatuajes se ha incrementado (de 52 euros en 2004 a los 61 de la actualidad).

Las razones del suspenso en información al cliente son varias: los técnicos de la revista comprobaron que apenas había información expuesta sobre titulaciones sanitarias de los profesionales (tan sólo se vio en tres de los ocho establecimientos visitados), sobre las recomendaciones higiénico-sanitarias (únicamente uno de los ocho), sobre los cuidados posteriores a la realización de la intervención (en cinco de los ocho no se vio) o posibles riesgos o peligros que conlleva esta práctica (sólo se observó en uno). Pese a todo, sí que se encontró abundante documentación sobre la cualificación del tatuador o el anillador. Además, en más de la mitad de los casos no se recibió una respuesta muy detallada cuando se preguntó los factores que influyen sobre la colocación de un piercing en un lugar u otro del cuerpo. Es más, incluso en un establecimiento se negaron a contestar cuando se quiso saber qué riesgos conllevaba colocarse un piercing. A ello hay que añadir que en ninguno de los centros, el dependiente preguntó al técnico si sufría alergias, problemas de cicatrización o algún tipo de enfermedad.

Pocos reparos se hallaron en la limpieza e higiene observadas durante la visita a estos ocho locales: todas las zonas de trabajo y atención al público estaban debidamente separadas y generaban sensación de intimidad; todos los materiales estaban ordenados, limpios y guardados, y no había suciedad en suelos y paredes. En el único centro en el que se permitió que un técnico de la revista, siempre como supuesto cliente, viera in situ la colocación de un piercing o la realización de un tatuaje se observó que todos los profesionales llevaban guantes de látex de un solo uso y se lavaba las manos con frecuencia, aunque no portaban ropa adecuada ni mascarilla.

Sevilla

Los centros de tatuajes y 'piercing' de Sevilla destacan en limpieza e higiene, pero fallan en información al usuario

El coste medio de un 'piercing' sencillo es de 34 euros, y el de un pequeño tatuaje, 67 euros, ambos ligeramente por encima de la media del informe

  En el caso de Sevilla, se visitaron diez centros donde se hacen piercing y tatuajes (nueve centros específicos y uno de belleza y estética). La nota global del examen exhaustivo al que CONSUMER EROSKI sometió a estas instalaciones se halla, con un insatisfactorio 'regular', en la media de las 18 capitales. Esta pobre valoración viene dada por las carencias en la información facilitada a los clientes, evaluada con un rotundo 'mal'. Por el contrario, el también crucial apartado de limpieza e higiene recibió un satisfactorio 'muy bien' (el índice medio nacional es de 'bien').

En cuanto a los precios, los centros sevillanos se encuentran casi en la media del informe. Así, el coste medio del piercing más económico supera en cuatro euros la media (34 euros frente a los 30 del índice medio), mientras que en tatuajes (el modelo es un pequeño dibujo de una letra china en blanco y negro), el precio medio también eleva la cifra media del informe en seis euros (67 euros frente a los 61).

Las razones de los malos resultados de los centros visitados en Sevilla sobre la información al usuario son varias: cuatro de los diez establecimientos estudiados no exponían información sobre recomendaciones higiénico-sanitarias. Sólo en dos establecimientos se exhibían datos explicativos sobre los productos utilizados durante las intervenciones, los riesgos aparejados, cómo se ejecutan y cuáles son los cuidados posteriores.

Además, ninguno de los centros exponía los precios y las explicaciones de los dependientes sobre dichas intervenciones eran escasas. De hecho, en uno de los establecimientos se negaron a proporcionar este tipo de información a pesar de que los técnicos de la revista se lo requirieron. A ello se suma el hecho de que sólo en uno de los centros visitados se aconsejó no tomar alcohol o drogas dos días antes de hacerse el tatuaje y se indicó la conveniencia de comer algo antes de someterse a la intervención.

Mejor parados salen los establecimientos visitados en Sevilla en limpieza e higiene: todas las zonas de trabajo y atención al público estaban debidamente separadas; todos los materiales ordenados, limpios y perfectamente guardados y ni rastro de suciedad en suelos y paredes. En los ocho centros en los que se permitió que un técnico de la revista, siempre como cliente ficticio, viera in situ la colocación de un piercing o la realización de un tatuaje se observó que en la mitad los profesionales no llevaban mascarilla, y en dos no se lavaban las manos con frecuencia. Además, en ninguno de los casos el tatuador o anillador vestía la ropa adecuada, aunque sí utilizaban guantes de látex de un solo uso.

Valencia

Los centros de tatuajes y 'piercing' de Valencia, entre los mejores del país

Sobresalen en limpieza e higiene, apartado en el que logran un 'muy bien'. La valoración global ha mejorado notablemente respecto a un estudio similar realizado en 2004 (de un 'muy mal' a un 'bien')

  En el caso de Valencia, se visitaron diez centros donde se realizan piercing y tatuajes, todos ellos establecimientos dedicados en exclusiva a esta actividad. La capital valenciana es, junto con Granada, la mejor valorada del estudio de CONSUMER EROSKI, puesto que superó el examen de la revista con un 'bien'. La mejor valoración corresponde al apartado de limpieza e higiene con un satisfactorio 'muy bien' (el índice medio nacional es de 'bien'). Además, la información que ofrecen a los clientes que desean colocarse un piercing se consideró buena y detallada (se calificó con un 'bien'), a diferencia del resto de ciudades que obtuvieron una media global de 'mal'. Esta buena valoración no es tan positiva, sin embargo, en la evaluación de la información facilitada a aquellos que desean tatuarse ('aceptable', en cualquier caso, mejor que la media, un 'mal').

En cuanto a los precios, colocarse un piercing sencillo en Valencia es ocho euros más caro que la media (38 euros frente a los 30 de la media del estudio); y tatuarse el cuerpo con un dibujo sencillo en blanco y negro y de pequeño tamaño supone un desembolso similar al coste medio del informe (62 euros frente a 61 del índice medio), aunque se han registrado grandes diferencias (entre 45 y 100 euros).

Si se comparan los resultados de un estudio similar realizado por
CONSUMER EROSKI en 2004, la situación de los centros de tatuaje y piercing estudiados en Valencia ha mejorado notablemente (de un 'muy mal' pasaron a ser calificadas con un 'bien' en la nota final). Hace cuatro años, la peor valoración recayó en la información ofrecida a los clientes, apartado que ha variado sobremanera (de un 'muy mal' se ha pasado a un 'bien'). Los avances han sido especialmente evidentes en materia de limpieza e higiene, puesto que de un 'muy mal' ha pasado a un 'muy bien'. Y en precios, mientras que el precio medio de un piercing apenas ha variado en cuatro años (de 32 euros en 2004 subió a los 38 actuales), el coste medio de los tatuajes han experimentado un incremento mucho más importante: 47 euros en 2004 frente a los 62 de la actualidad.

Las buenas valoraciones actuales se justifican en primer lugar por la buena información que se facilita a los clientes en los centros valencianos analizados. De hecho, los técnicos de la revista comprobaron que en siete de los diez establecimientos visitados se exponían los cursos realizados por el profesional, en seis de ellos también se vieron sus titulaciones sanitarias, y en la mitad se explicaban los cuidados que debían llevarse a cabo después de la intervención. Sin embargo, hay que añadir que sólo en dos se vieron recomendaciones higiénico-sanitarias del local y en ninguno se exhibía información sobre cómo se realizan los tatuajes o los piercing. La información era más detallada para aquellos que querían colocarse un piercing en algún lugar del cuerpo: los dependientes de los centros analizados recomendaron en su mayoría ponerse un adorno de titanio (uno de los materiales aconsejados por los expertos), en ocho de cada diez centros exponían los precios a la vista del cliente, y en todos los casos las explicaciones sobre la colocación del piercing fueron detalladas y correctas.

Pocos reparos se hallaron en la limpieza e higiene observadas durante la visita a estos diez locales: todas las zonas de trabajo y atención al público estaban debidamente separadas; todos los materiales ordenados, limpios y perfectamente guardados y ni rastro de suciedad en suelos y paredes. En los tres centros valencianos donde se permitió la entrada de los técnicos de la revista como supuestos clientes a la zona de trabajo para ver in situ la colocación de un piercing o la realización de un tatuaje, se comprobó que en todos los casos el tatuador o anillador llevaba mascarilla, ropa adecuada y guantes de látex de un solo uso.

Valladolid

Los centros de tatuajes y 'piercing' de Valladolid aprueban en limpieza e higiene, pero fallan en información al usuario

Los precios medios de una perforación corporal ('piercing') sencilla y un pequeño tatuaje (26 y 56 euros) se hallan por debajo de la media del estudio

  En el caso de Valladolid, se visitaron ocho centros (seis centros específicos y dos de belleza y estética) donde se realizan piercings y tatuajes. La nota global, un 'aceptable', mejora la media de las 18 capitales, que se queda en un deficiente 'regular'. La limpieza e higiene de estos centros recibe un 'bien' (en la media del informe). Sin embargo, la información facilitada a los clientes no pasa de un mediocre 'regular', aunque se sitúa por encima de la media del informe, un rotundo 'mal'.

En cuanto a los precios, las cantidades medias se hallan entre las más económicas del estudio. Para realizar una perforación corporal sencilla en alguno de estos centros incluidos en el informe, se debe desembolsar, de media, 26 euros (cuatro menos que en el índice global). En el caso de un tatuaje pequeño en blanco y negro, el coste medio asciende a 56 euros cuando la media del informe se sitúa en los 61 euros.

Las razones en las que se basa el suspenso en información facilitada al cliente son varias: sólo uno de los centros disponía de información sanitaria, en la misma proporción encontraron recomendaciones sobre los posibles peligros o consecuencias de tatuajes o perforaciones corporales, mientras que en siete no pudo verse cartel alguno con los productos o materiales que se emplean en este trabajo.

Sin embargo, en seis de los ocho establecimientos examinados por
CONSUMER EROSKI, sus responsables advirtieron de que no era aconsejable tomar drogas o alcohol dos días antes de realizar el dibujo (de las mejores ciudades del estudio en este sentido). En idéntica proporción explicaron con detalle cómo se hacía el tatuaje. Por su parte, los anilladores de todos los centros vallisoletanos visitados recomendaron acero inoxidable o quirúrgico (los más aconsejables) para el piercing.

Una vez realizado el exhaustivo análisis de CONSUMER EROSKI, la mejor nota obtenida por estos ocho centros de Valladolid se refiere al apartado de limpieza y mantenimiento de la zona de trabajo y resto de dependencias de estos establecimientos (un 'bien', igual que la media nacional del resto de ciudades del informe). Merece la pena destacar de un modo positivo que una amplia mayoría de los locales estudiados se encontraban en buenas o muy buenas condiciones de orden y limpieza (sólo uno de los establecimientos se hallaba algo desordenado); las salas especialmente reservadas para la realización de un anillado corporal o un tatuaje eran lo suficientemente amplias y cómodas para trabajar y todos los materiales empleados se desechan tras un solo uso.

Respecto a los profesionales, ninguno de los que los técnicos de la revista pudieron observar realizando su trabajo llevaba puesta una mascarilla o ropa adecuada, aunque por otro lado sí que empleaban guantes de látex con cada cliente y se lavan las manos frecuentemente (antes y después de comenzar su labor, así como cada vez que ésta se interrumpía).

Vitoria

Los centros de tatuajes y 'piercing' de Vitoria destacan en limpieza e higiene, pero fallan en información al cliente

Los precios medios se hallan entre los más caros del estudio. La valoración final apenas ha mejorado respecto a un estudio similar realizado en 2004. No alcanza el aprobado, aunque ha pasado de un 'mal' a un 'regular'

  En el caso de Vitoria, se visitaron seis centros (cuatro centros específicos y dos de belleza y estética) donde se realizan piercing y tatuajes en la capital alavesa. La nota global obtenida una vez realizado el examen exhaustivo al que CONSUMER EROSKI sometió a estas instalaciones se mantiene con un 'regular' en la media nacional. De esta manera, Vitoria se coloca, con este suspenso, entre la mayoría de los establecimientos de las 18 ciudades que no han conseguido aprobar este estudio planteado por la revista. Sin duda, la mejor nota que merecen estos centros es para el apartado de limpieza e higiene con un satisfactorio 'muy bien' (el índice medio nacional es de 'bien'). Esta buena valoración desciende, sin embargo, en la información facilitada a los clientes ('regular' tanto en el caso de las perforaciones corporales como de tatuajes). Por último, el apartado reservado a los precios suspende con un 'mal', ya que la ciudad se encuentra entre las más caras en este sentido. Así, el coste medio de un piercing (el más económico) supera con creces la media nacional (46 euros frente a 30), mientras que en tatuajes (un dibujo pequeño y sencillo en blanco y negro), el precio medio también eleva la cifra media del informe (74 euros frente a los 61).

Si se comparan los resultados de un estudio similar realizado por
CONSUMER EROSKI hace cuatro años, la situación de los centros de tatuaje y piercing estudiados en Vitoria ha mejorado, aunque no lo suficiente, ya que los apartados referidos a la información y los precios fueron los que registraron peores notas, algo que apenas ha cambiado en el informe actual. Los establecimientos visitados siguen sin alcanzar el aprobado (de un 'mal' se ha pasado a un 'regular'). No obstante, la evolución en limpieza e higiene ha sido notable (de 'regular' en 2004 a 'muy bien' en 2008). En ese intervalo de cuatro años, el coste medio de los tatuajes ha experimentado un importante incremento de casi 16 euros (de 59 euros en 2004 a los 74 de la actualidad), mientras que el precio de un piercing ha subido 7 euros (de 39 a 46 euros).

Las razones en las que se basa el suspenso en información al cliente son varias: los técnicos de la revista comprobaron que apenas se exponía información sobre recomendaciones higiénico-sanitarias del local y la zona de tatuajes, titulaciones sanitarias, materiales empleados para la realización del dibujo o cuidados posteriores que los propios clientes deben seguir escrupulosamente en sus casas. Lo más llamativo y grave en este sentido es que en ninguno de los seis locales se observó ni un solo cartel de los posibles peligros o consecuencias de esta actividad. Una situación que se repite en el caso de los centros que hacen perforaciones corporales examinados por los técnicos de CONSUMER EROSKI.

En cuanto a limpieza e higiene, todas las zonas de trabajo y atención al público estaban debidamente separadas; todos los materiales ordenados, limpios y almacenados, y ni rastro de suciedad en suelos y paredes. En los pocos centros en los que se permitió que un técnico de la revista, siempre como supuesto cliente, viera in situ la colocación de un piercing o la realización de un tatuaje se comprobó que más de la mitad de los profesionales utilizaban mascarilla, guantes de látex de un solo uso, ropa adecuada y se lavaban las manos con frecuencia.

Zaragoza

Los centros de tatuajes y 'piercing' de Zaragoza suspenden en limpieza e higiene y la información al usuario es deficiente

Los precios medios, 28 euros por un piercing de acero quirúrgico y 54 euros por un tatuaje de pequeño tamaño, se hallan por debajo de la media de las 18 capitales

  En el caso de Zaragoza, se visitaron diez centros (nueve establecimientos específicos y uno de belleza y estética) donde se realizan piercings y tatuajes. La valoración global es una de las peores del estudio: un suspenso rotundo (un 'mal', inferior a la media del estudio, un 'regular') motivado por las mejorables condiciones de limpieza e higiene (un 'regular') y la deficiente información al usuario (un 'mal').

La única valoración positiva que merecen estos centros fue a parar a los precios, un 'bien', que mejora la media del informe ('aceptable'), debido a que los costes en líneas generales eran más baratos que la media nacional. Así, hacerse un piercing (el más económico) en alguno de los centros estudiados en Zaragoza cuesta de media casi 28 euros, mientras que el índice medio del resto de ciudades del informe es de 30 euros. Para un tatuaje (un dibujo sencillo y pequeño en blanco y negro), el desembolso medio es de 54 euros, 6 euros menos que el coste medio de las 18 ciudades.

Las razones del suspenso en información al cliente son varias: en ninguno de los diez establecimientos visitados se observaron carteles o folletos con recomendaciones higiénico-sanitarias o con explicaciones sobre los posibles peligros o consecuencias de hacerse esta decoración corporal. Además, en nueve de los diez centros no aparecía información sobre materiales o productos empleados en el trabajo. A ello se suma el hecho de que sólo en uno de los establecimientos se indicó al supuesto cliente que era aconsejable no tomar alcohol o drogas dos días antes de hacerse un tatuaje o se le preguntó si padecía alergias o enfermedades.

Los profesionales de los centros analizados en Zaragoza tampoco se extendieron en explicaciones sobre el proceso de colocación de un piercing o realización de un tatuaje, incluso después de que los propios técnicos insistieran en ello, así como sobre los posteriores cuidados que los clientes deben seguir en casa para la correcta cicatrización de los dibujos o perforaciones corporales.

Aunque el apartado de limpieza y mantenimiento de la zona de trabajo y del resto de dependencias de estos establecimientos consiguen una mejor valoración, tampoco logran el aprobado. Así, en tres de los diez centros se hallaron materiales, productos y útiles de trabajo desordenados o fuera de lugar; en uno de los establecimientos se observaron armarios con algo de suciedad y en la misma proporción, el técnico comprobó que se realizaba un tatuaje en una zona no aislada para ello. En los casos en los que a los técnicos se les permitió ver cómo se realizaba un tatuaje o un piercing in situ, ninguno de los profesionales utilizaba mascarilla, más de la mitad no usaban ropa adecuada, todos llevaban guantes de látex de un solo uso, una de las camillas empleadas se encontraba algo sucia y deteriorada y más de la mitad de los tatuadores o anilladores no se lavaba las manos ni antes, ni después ni cada vez que interrumpían su trabajo.

Paginación


Otros servicios


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto