Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud > Prevención y hábitos de vida

^

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

Analizados 160 establecimientos de tatuajes y perforaciones corporales (piercing) en 18 capitales: Los tatuajes y 'piercing' se siguen realizando sin la información imprescindible

Las condiciones higiénicas y de limpieza han mejorado, aunque aún están lejos de ser las deseables

Precios: conviene comparar

 El dinero que hay que abonar por adornar el cuerpo con una perforación o un tatuaje varía en función de las capitales analizadas y también dentro de cada ciudad. Colocarse un piercing (el más barato y de acero) cuesta de media 30 euros, casi cinco euros menos que hace cuatro años (34,90 euros se pagaba de media). En la capital cordobesa se encontró el precio más barato, 9 euros; y en Vitoria y Valencia el más oneroso, 50 euros.

Los precios medios más onerosos se encontraron en Vitoria (46 euros) y los más baratos en Alicante (15 euros). Además, las mayores diferencias se hallaron en Valencia: el coste más caro era de 50 euros y el más económico disminuía la tasa media hasta 15 euros.

El precio medio a abonar por hacerse un tatuaje (una pequeña letra china en blanco y negro) asciende a casi 61 euros; una tasa que casi se multiplica por dos en Alicante, donde de media se cobran 110 euros; y se divide en dos en Granada (31 euros).

En la capital alicantina se halló el precio más caro de todo el estudio: nada menos que 140 euros, mientras que el más económico se encontró en un centro de Valladolid: apenas 20 euros.

¿Se eliminan los tatuajes?

 Resulta difícil, lento y costoso eliminar un tatuaje. Además, médicos y profesionales tatuadores coinciden en señalar que nunca desaparece del todo, ya que pueden quedar marcas, en algunos casos poco estéticas. El método más eficaz y al que recurre un mayor número de personas para borrarlos es la intervención con láser, cuyo precio no baja de 150 euros por sesión. Se necesitan de media unas cinco sesiones, pero depende del tamaño, la antigüedad y los colores empleados en el tatuaje: el amarillo no se elimina con ningún tratamiento; el azul claro, el verde, el morado y el naranja se quitan de forma parcial; el negro, el rojo y el azul oscuro son los que mejor se borran de la piel.

Además del láser, también se pueden utilizar otros procedimientos convencionales de cirugía plástica como extirpaciones, estiramientos, cortes o injertos de piel, o incluso "camuflar" el dibujo con un nuevo tatuaje. El último avance es una crema elaborada por expertos en cosmética de una clínica de Oxford, en Reino Unido. Esta técnica, aún poco extendida y que se está utilizando por primera vez en Estados Unidos, permite borrar los tatuajes no deseados, sin dolor ni cicatrices en aproximadamente unas 8 semanas.

Paginación


Otros servicios


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto