Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud > Prevención y hábitos de vida

Λ

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

Gafas de sol: Ir a la moda sale caro, protegerse con unas buenas gafas de sol no

Tras analizar 20 gafas de sol, hasta las más baratas superaron todas las pruebas de protección frente a la luz visible y los rayos ultravioletas invisibles

 Nadie duda de que en el precio de unas gafas de sol influye no sólo su calidad, sino también su marca. El diseño y la exclusividad encarecen las gafas de sol de las grandes firmas. Pero, ¿hasta qué punto?, ¿cuánto de la abismal diferencia de precios entre unas y otras gafas indica al consumidor que se encuentra ante un producto de mejor calidad que le protegerá mejor ante los rayos solares?

Para comprobarlo se han analizado en el laboratorio veinte gafas de precios muy distintos: desde los 12,90 euros de Mango hasta los 286 euros de Dior. Siete gafas eran de nivel de protección dos (tinte medio: suficientes para actividades al aire libre) y trece del nivel tres (tinte oscuro: adecuadas para su uso en mar y montaña). Se adquirieron en tiendas de ropa y en ópticas. No se han estudiado las de tipo cero y uno porque apenas protegen de la luz solar y las de tipo cuatro porque no sirven para conducir y sólo están recomendadas para alta montaña. Todas las estudiadas cumplen con las exigentes pruebas que marca la norma europea EN 1836:2006 que regula estos productos. Las veinte filtran la radiación ultravioleta casi por completo, son aptas para conducir y superan las pruebas de resistencia.

La mejor relación calidad-precio para los usuarios que sólo necesiten unas gafas para pasear o conducir es Bershka, del tipo de protección dos y la segunda más barata (13 euros). Quien necesite un nivel de protección superior (por ejemplo, para ir al monte o a la playa) puede decantarse por Indo (69 euros), de clase tres y que demostró ser la que mejor bloqueaba la luz visible sin llegar a oscurecer demasiado la visión.

Calidad de las lentes

Se comprobó que las veinte gafas carecen de graduación alguna (lo que técnicamente se conoce como potencia óptica cero). Los cristales de Gant (de nivel de protección dos) y Polaroid (de protección tres) están polarizados, esto es, eliminan los reflejos de ciertos ángulos.

Las lentes de Bershka, Mango, Ray Ban, Gucci, Guess, Dior y Just Cavalli son degradados (lo que la norma denomina "progresivos", pero que nada tiene que ver con los cristales graduados del mismo nombre). En estas ópticas la parte superior de la lente es más oscura que la inferior. Así permite mirar al horizonte con mucha luz al mismo tiempo que se puede dirigir la vista hacia objetos más cercanos y peor iluminados (útil, por ejemplo, para leer).

Al bloquear parte de la radiación visible las gafas reducen la fatiga ocular y mejoran la percepción visual. La transmitancia es la proporción de luz que deja pasar la gafa de sol a través del cristal. No se puede definir de forma objetiva que un filtro más oscuro sea mejor que otro más claro, porque la percepción del usuario depende de la luz en el ambiente y de su sensibilidad ocular. Cuanto mayor sea el porcentaje, más luz atravesará la lente. Las gafas de protección dos dejan pasar entre del 18% al 43% de la luz y las del tipo tres, del 8% al 18%. Just Cavalli (36,6%) y Gucci (32,2%) fueron las que menos atenuaron la luz visible, pero entraron dentro del rango permitido. Indo (8,9%) fue la que más protegía frente a la luz visible. Loewe (10,7%), Massimo Dutti (11,3%) y Hugo Boss (11,4%) mostraron también valores bajos de transmitancia a la luz, por lo que son aptos para situaciones de mucha luminosidad o para usuarios muy sensibles a la luz solar.

Pero, tan importante como limitar la luz visible, es bloquear los dañinos rayos ultravioleta, que se dividen en UVA y UVB. La norma es muy estricta en este punto (sobre todo con los rayos UVB, que son los más perjudiciales). Las veinte gafas superaron sobradamente esta prueba y ofrecían protección casi total frente a esta dañina radiación.

Para que unas gafas sean adecuadas para la conducción, deben ser del filtro 0, 1, 2 y 3 (por tanto, las veinte analizadas cumplen con este requisito). Pero, además, el 20% del total de luz visible que dejan pasar debe estar en la franja del espectro de luz que va desde los 500 nanómetros (nm) a los 650 nm, en el que se encuentran el color rojo, verde y amarillo. También es requisito para la conducción que la atenuación de colores no sea excesiva. Las veinte superaron estas dos pruebas y por tanto son aptas para ser usadas durante la conducción.

Las gafas son objetos susceptibles de sufrir toda clase de caídas y golpes, por eso deben estar construidos para soportar el uso diario. Para comprobar cómo resisten el aplastamiento, se aplicó sobre las lentes una fuerza de 100 newton durante diez segundos, a pesar de lo cual no sufrieron ni fracturas ni deformaciones. También se puso una varilla metálica a 650ºC durante cinco segundos sobre las gafas, sin que ninguna de ellas se inflamara.

La prueba de envejecimiento acelerado consiste en introducir las gafas en una cámara donde se someten durante 25 horas a una elevada dosis de radiación luminosa y ultravioleta producida por una lámpara de xenón. Las lentes de tipo dos no deben mostrar una diferencia en la transmisión de la luz después de haber sido envejecidas superior al 8%, y las de tipo tres, del 10%. Todas demostraron unos valores correctos, pero con diferencias: Tous (6,46%) y Dior (4,74%) tuvieron un peor comportamiento, mientras que en Bershka (0,42%) y Oris (0,59%) las diferencias entre el antes y el después fueron mínimas.

Protección al consumidor

A diferencia de la mayoría de productos duraderos, las gafas de sol no se venden en paquetes cerrados, sino que es el comercio el encargado de dar al consumidor de forma separada los diferentes elementos de los que consta el producto: las propias gafas, una funda para su transporte, una gamuza limpiadora y las instrucciones de uso, conservación y garantía. En todas las gafas analizadas, excepto Bershka, Xdye y Mango, el comercio no entregó a los técnicos de CONSUMER EROSKI las instrucciones (o lo hicieron de otras gafas que no se correspondían con las adquiridas), algo a lo que obliga la norma. Los fabricantes aseguran que sí hacen llegar a los comercios este imprescindible documento. Pero este problema se podría evitar si los fabricantes empaquetaran adecuadamente sus productos. En la situación actual, el consumidor que desee conocer qué grado de protección ofrecen sus gafas debe exigir el manual en el establecimiento.

Fe de errores

En la revista impresa se ha producido un error en la traslación de los precios de ocho de los 20 modelos de gafas de sol analizados (Ray Ban 3311, Gucci 2930/S, Dior Diorito 2 LRJVN, Massimo Dutti 4501 501, Hugo Boss 0063/S, Oxydo X-Steel2 6LBN2, Oris A126 COL01 y Carolina Herrera 212-2388). Los precios reales son los que ya aparecen corregidos en la versión web.

Paginación


Otros servicios


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto