Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud > Prevención y hábitos de vida

Λ

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

Pulsómetros digitales: Los hay muy caros, pero no son mejores

Los ocho miden de forma precisa las pulsaciones y ofrecen, además de la frecuencia cardíaca, hora, fecha, cronómetro y alarma

  Un deportista no siempre invierte idéntico esfuerzo en el mismo ejercicio. En ocasiones se encuentra pletórico y en otros casos se halla más cansado. Además, a medida que entrena su cuerpo, debe subir sus metas para esforzarse lo mismo. Es estas circunstancias cuando puede ser útil el uso de un pulsómetro: estos pequeños aparatos electrónicos miden la frecuencia cardíaca, el mejor indicador del esfuerzo que requiere hacer un ejercicio.

Cuanto más entrenado esté el deportista, necesitará ejercitarse más tiempo o más rápido para que su organismo alcance el grado de esfuerzo deseado. Los pulsómetros son también una herramienta de seguridad, porque señalan cuándo se está sobrepasando la intensidad física aconsejable. Por todo ello, y por su bajo precio, son un aliado para los deportistas aficionados o profesionales que practiquen deportes aeróbicos como salir a correr, el ciclismo o el tenis. Se componen de una banda elástica que se coloca alrededor del pecho y transmite las pulsaciones de forma inalámbrica a un reloj de pulsera. Los hay incluso que permiten descargar los datos de cada entrenamiento al ordenador para su estudio posterior. No obstante, para este análisis comparativo se han escogido los más básicos, los que cualquier deportista aficionado debería utilizar. Se han analizado en el laboratorio y se han sometido a una prueba de uso ocho pulsómetros que cuestan desde los 30 euros de Sigma Sport Coach hasta los 100 euros de Beurer PM65. Todos cuentan con una banda elástica para el pecho que mide las pulsaciones y un reloj de pulsera que las muestra.

La mejor relación calidad-precio corresponde a Oregon Scientific SE190: es el segundo más barato (40 euros), supera la mayoría de las pruebas, dispone de alarma sonora, indica el consumo de calorías y resiste el agua, las vibraciones y el calor húmedo. Quien busque un pulsómetro de mayor calidad puede optar por Polar FS2C, algo más caro (58,30 euros) pero es el más ligero, se puede manejar sólo con acercar el brazo al pecho (sin apretar ningún botón) y es el preferido de los usuarios.

Todos exactos

La exactitud en su cometido básico (medir el pulso) se comprobó en un laboratorio de calibración en un abanico de mediciones desde 36 pulsaciones por minuto (ppm) hasta 240 ppm. Los ocho miden adecuadamente en todos los rangos probados. Para comprobar su estanqueidad se sumergió cada reloj con su banda de pecho durante media hora a un metro bajo el agua. Todas las bandas demostraron ser resistentes al agua, pero al reloj de Sigma, que dice ser resistente al agua hasta una profundidad de tres metros, le entró agua, se quedó en blanco y dejó de funcionar. Eso sí, una vez que se secó volvió a encenderse. Sólo Suunto y Beurer (además del fallido Sigma) dicen ser aptos para su uso en natación.

En la muñeca o el manillar

Los ocho pulsómetros se pueden llevar atados a la muñeca (como un reloj), pero Sigma y Beurer ofrecen también un soporte para colocarlo en el manillar de la bicicleta. Casio y Beurer incluyen una funda para guardarlos. Todos los pulsómetros incorporaban las instrucciones de uso, mantenimiento y limpieza pertinentes, salvo Beurer, cuyas instrucciones y advertencias de seguridad no están en castellano, por lo que suspende esta prueba. En cuanto a los documentos de garantía, Casio es la única que no ofrece dos años de protección (se queda en uno).

Los relojes de Beurer y AEG son los más pesados (superan los 50 gramos), mientras que Polar, con 36 gramos, es el más liviano. Los más pequeños son Cardio Sport (42 x 48 x 11 mm) y Polar (35 x 53 x 12 mm), mientras que AEG es el más voluminoso (51 x 63 x 16 mm). El transmisor de la banda elástica que se coloca en el pecho es el que realmente mide las pulsaciones; el más grande es el de AEG (63 x 39 x 15 mm) y el más pequeño el de Polar (63 x 30 x 11 mm). El transmisor más ligero es el de Suunto (39 g) y el de mayor peso el de AEG (54 gramos). El equipo más ligero en conjunto es Polar (77 gramos), frente a los 104 gramos del más pesado, AEG.

Funciones

Además de medir el número de pulsaciones por minuto, todos los aparatos analizados ofrecen hora, fecha, cronómetro y alarma. También registran el máximo y mínimo de la frecuencia cardíaca y guardan los datos de la sesión de entrenamiento. AEG es el único en el que no se puede fijar una alarma que avise cuando se está sobrepasando una frecuencia máxima o mínima. Oregon Scientific, Sigma Sport, Beurer, Casio y Suunto calculan cuántas calorías se han consumido a lo largo de la sesión, si bien los expertos consideran que éste es un dato aproximado porque cada deportista "quema" un número distinto de calorías ante el mismo esfuerzo.

Oregon y Sigma son los únicos que no ofrecen una luz de fondo que permite leer la pantalla en penumbra. En Polar y AEG no se pueden definir las características físicas del deportista (peso, talla, edad...) para que los datos se ofrezcan peculiarizados para su perfil. El cambio de las diversas funciones se realiza mediante botones situados en los laterales del reloj, salvo Polar, que dispone de un único botón central y Cardio Sport con un botón central y cuatro botones laterales.

Polar, además, permite alternar entre las funciones con un gesto sencillo: acercando el reloj a la banda del pecho. Sigma y Beurer incluyen una curiosa y útil función: se insta al usuario a que corra una milla (1.600 metros) para que estos equipos evalúan su estado físico.

Los pulsómetros deben cumplir con una exigente norma de seguridad eléctrica. Cardio Sport y AEG no indican en la banda el modelo del equipo. Eso sí, todos los pulsómetros están bien construidos y sus marcados son indelebles. También se comprobó que están correctamente aislados frente a corrientes eléctricas peligrosas y que están protegidos contra calentamientos y fallos por cortocircuito en las baterías tanto en el reloj como en la banda (en un ensayo se calentaron y en otro se provocó un cortocircuito del que los ocho salieron indemnes).

Resistencia

Para calcular el número de caídas que son capaces de resistir, se introducen en un barril de volteo que gira 50 veces y simula 100 caídas desde medio metro de altura (dos por cada vuelta completa). Los ocho soportaron las múltiples caídas sin sufrir desperfectos. Cada reloj sufrió también tres golpes de medio julio para comprobar si su pantalla se resquebrajaba. Sigma Sport y Cardio Sport soportaron los tres golpes sin desperfectos, Oregon se rompió al segundo impacto y Casio, Polar, Beurer, AEG y Suunto en el primero.

Los relojes se sometieron también a un test de vibración a diferentes frecuencias. Beurer (el más caro) se quedó bloqueado y sólo volvió a funcionar tras quitar y poner la pila. En cuanto a su uso en entornos de alta humedad (como el causado por la sudoración en el deporte) y altas temperaturas (por el propio calor corporal o su uso en meses estivales), los ocho demostraron que se desenvolvían de manera adecuada.

En cuanto a su compatibilidad electromagnética (la protección frente a descargas como las que puede producir un usuario cargado de electricidad estática cuando toca uno de estos equipos) se ha comprobado sometiendo cada pulsómetro a diez descargas electrostáticas en once puntos de cada equipo. En algunos aparatos, como Sigma o AEG, se producen pequeñas interferencias que desaparecen al cabo de unos segundos. Sin embargo, Cardio Sport deja de medir las pulsaciones tras las descargas, por lo que suspende con claridad esta prueba del análisis comparativo.

Opinan los usuarios

Siete deportistas acostumbrados a utilizar pulsómetro probaron los ocho equipos y valoraron diferentes aspectos del 1 al 10. Todos aprobaron, pero con diferencias: los mejores en su clasificación global fueron Polar (8,1 puntos sobre 10), Suunto (8 puntos) y Beurer (7,9 puntos) y los de resultado más discreto fueron Cardio Sport (6,5 puntos) y AEG (6,8 puntos).

Según estos usuarios, el manual más claro es el de Suunto (8,4 puntos) y el más obtuso el de Cardio Sport (6,7 puntos). Los mismos resultados se obtuvieron cuando se les preguntó por las funciones y botones del pulsómetro: Suunto, con 8,4 puntos, fue mejor valorado que Cardio Sport (6,2 puntos). El diseño que más gustó fue el de Beurer (8,4 puntos) y el que menos el de AEG, que frisó el suspenso con 5,1 puntos sobre 10. En cuanto a su tamaño, Suunto fue el que les pareció más manejable (8,3 puntos) y AEG el más voluminoso (5,7 puntos), lo que coincide con las mediciones del laboratorio. Y, en cuanto a la facilidad de uso, Polar consiguió la mejor nota (8,6 puntos) y Cardio Sport la peor (6,7 puntos).

Paginación


Otros servicios


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto