Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Alimentación > Aprender a comer bien

Λ

Iniciativas saludables: Menús laborales saludables

La dieta inadecuada influye en gran parte de los problemas de salud que padecen los trabajadores

 Una nutrición inadecuada se asocia directamente a mayores problemas de salud y a un menor rendimiento, tanto en el ámbito doméstico como en el laboral. Según algunos estudios, la productividad de quien está mal nutrido puede reducirse hasta un 20%, un aspecto que a menudo pasa desapercibido entre quienes programan la jornada laboral o incluso entre quienes diseñan los menús que se sirven en los comedores colectivos de empresa. Esa merma de rendimiento, así como el mayor riesgo de contraer enfermedades evitables, podría prevenirse en parte mediante el desarrollo de campañas educativas y de prevención.

Sorteando obstáculos

  Más de la mitad (54%) de la población laboral española sufre consecuencias derivadas del sobrepeso y la obesidad; y el 64% padece dislipemia (colesterol y triglicéridos alterados), según concluye un reciente estudio en el que han participado 216.914 trabajadores, con una edad media de 36,4 años. Casi la mitad de las personas atendidas son fumadoras habituales (49,3%) y casi una de cada dos está afectada por un cuadro de hipertensión arterial. Los hombres, más que las mujeres, acumulan un mayor riesgo cardiovascular.

Dado que una tercera parte del día, como mínimo, está dedicada a trabajar, el lugar de trabajo es, o más bien debería ser, el más propicio para llevar a buen término la teoría y práctica de una alimentación saludable, de la misma forma que se va implementando ya en centros y comedores escolares. La jornada laboral está estructurada en torno a los refrigerios y las comidas: el descanso para el café, la hora del almuerzo y la merienda. Estos momentos brindan la oportunidad a la empresa para facilitar a los trabajadores el acceso a una comida sana.

Sin embargo, la oferta actual con la que se encuentran la mayoría de trabajadores se halla muy alejada del significado de una alimentación saludable, lo que explica que los trabajadores tengan dificultades para lograr el equilibrio nutricional diario necesario. Asimismo, se aprecia una tendencia hacia la reducción del tiempo destinado a las comidas en el trabajo. Para ajustarse lo máximo posible a estos horarios, los trabajadores se ven obligados a acudir a restaurantes que les garantizan 'comer rápido', pero que, a menudo, también representan las opciones menos convenientes para mantener una dieta sana y equilibrada.

Una gran parte de trabajadores opta por el menú del día que ofrecen bares y restaurantes, aunque muchos de estos menús suspenden en calidad dietética, tal y como quedó reflejado en la investigación que CONSUMER EROSKI publicó en 2006. Los datos obtenidos entonces indicaban que uno de cada tres menús del día de los más de 300 restaurantes visitados suspendían en calidad dietética porque no ofrecían la posibilidad de elegir verdura o ensalada, legumbres y pescado, convenientes en un menú que se atenga a los principios de la dieta equilibrada y saludable. También penalizó a los menús incluir alimentos proteicos y muy calóricos como primer plato y la ausencia de guarniciones variadas en los segundos platos y de fruta en el postre.

Costumbres perniciosas

  Por otro lado, en algunos países se está viviendo con absoluta normalidad la desaparición formal de los horarios de las comidas, mientras se extiende el llamado fenómeno SAD (acrónimo de 'Stuck At Desk', pegado a la mesa), que equivale a no salir del entorno laboral y almorzar en las mesas de trabajo. A esto se suma que las máquinas expendedoras están repletas de refrescos, patatas fritas, dulces o bollería industrial, y muchas reuniones ya no se contemplan sin este tipo de bollería para acompañar al café.

Por otro lado, en determinados sectores de actividad, como el de la construcción, está muy arraigada la costumbre de almorzar bocadillo de embutido o tortilla acompañado de vino, cerveza o refrescos, y café azucarado. La sobrecarga habitual de lípidos, sodio y azúcares para el organismo explica la mayor prevalencia de dislipemias, obesidad, hipertensión y diabetes en este sector de población activa.

Dieta preventiva

  Ciertos tóxicos industriales, determinados patrones de conducta alimentaria, estrés y condiciones de trabajo mejorables se comportan en sí mismos como factores de riesgo que aceleran la aparición de enfermedades crónicas (cardiovasculares, obesidad, cáncer o diabetes, entre otras). El papel que juega la dieta en la salud es incuestionable.

Las últimas investigaciones se centran en el consumo suficiente de antioxidantes como vitaminas A, E y C, selenio y polifenoles. En esta línea de estudio se aboga por la inclusión en la dieta de alimentos ricos en antioxidantes, más abundantes en los vegetales de color vivo (cítricos, uvas negras, melocotones y albaricoques, ciruelas moradas, frutos secos, tomate, pimientos rojos, calabaza, remolacha y zanahoria). Acostumbrarse a llevar el almuerzo, la merienda e incluso la comida preparada de casa sigue siendo un hábito saludable y conveniente si la oferta alimentaria en el trabajo no es la adecuada.

Estos consejos dietéticos contribuyen a dar el primer paso a título individual, aunque no siempre es posible seguirlos y, lo más habitual, no durante todos los días de lunes a viernes. Se entiende por ello que la alimentación en el trabajo es una responsabilidad compartida y que la misma empresa debería apostar por la implementación de programas de nutrición con objetivos claves: facilitar el acceso a la comida sana a los trabajadores y promover el cambio de conductas insanas como el hábito alcohólico, el tabaquismo y el sedentarismo.

Desde la Organización Internacional del Trabajo (ILO, en sus siglas inglesas) se alienta a las empresas a poner en práctica diversas acciones saludables. Entre ellas se encuentran:

  •  Menús diarios en los comedores de empresa que incluyan alimentos de mejor calidad (alimentos frescos como frutas, verduras, pescado o ensaladas).
  • Opciones más saludables a precios subvencionados.
  • Regulación del contenido de las máquinas expendedoras de alimentos y bebidas en el lugar de trabajo. Promoción de opciones saludables como zumos de fruta, frutos secos con cáscara, así como bocadillos vegetales, además del agua. Y fruta.
  • Vales de comida para los trabajadores en los restaurantes que ofrecen menús más equilibrados.
  • Oferta gratuita de frutas.

A nivel nacional e internacional algunas instituciones y empresas privadas han puesto en marcha iniciativas saludables para promover la salud por la alimentación y la actividad física en el ámbito laboral.

TABLA COMPARATIVA

Acciones de promoción de la alimentación y la actividad física saludables en el ámbito laboral

INICIATIVAS REGISTRADAS EN DISTINTAS COMUNIDADES AUTÓNOMAS
Plan de empresas saludables (PES) (Junta de Andalucía)

Plan para la promoción de la actividad física y la alimentación equilibrada (AF-AE)

Estrategias:

  • Programas de formación a los trabajadores en alimentación y actividad física.
  • Programas de fomento de la actividad física y la alimentación sana, así como el uso de menús de empresa equilibrados y saludables, mediante acuerdos con las empresas.
  • "Sello de calidad de empresa saludable" a aquéllas que desarrollan medidas como la promoción de la lactancia materna o de los productos cardiosaludables.
Proyecto VITAL (Generalitat de Catalunya)

PAAS, Plan integral para la promoción de la salud mediante la actividad física y la alimentación saludable

Estrategias:

  • Boletín electrónico mensual informativo.
  • Revisión de la programación de menús del comedor de la empresa.
  • Sesiones informativas para los trabajadores y seminarios monográficos de cocina y gastronomía dietética.
  • Sugerencia de rotulación del entorno laboral para incrementar la actividad física cotidiana «Haced salud, subid por las escaleras»
INICIATIVAS INTERNACIONALES
Eat Smart! (Unidad de Salud Pública, Sociedad Canadiense del Cáncer y la Fundación del Corazón) (Ontario, Canadá) Es un programa que reconoce la labor de restaurantes, cafeterías y comedores colectivos (incluidos los del ámbito laboral "Workplaces cafeteria program") que cumplen con normas excepcionales en materia de nutrición, inocuidad de los alimentos y espacios libres de humo.
Ticket restaurant ACCOR services (Francia)

En Francia, la empresa ACCOR ha puesto en marcha un nuevo servicio que permite a los trabajadores beneficiarios del Ticket Restaurant que lo deseen comer de una forma más equilibrada en el restaurante.

  • Los restauradores indican los platos de la carta que cumplen los criterios de equilibrio alimentario.
  • El consumidor identificará con facilidad los platos equilibrados

Otros servicios


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto