Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Educación > Escolar

Λ

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

Analizada la seguridad en 208 colegios: Uno de cada cuatro colegios suspende en seguridad

Detección de incendios y planes de emergencia, puntos débiles. Además, la mitad de los centros auditados suspende alguna "asignatura" del examen de seguridad. A pesar de todo, la situación ha mejorado en los últimos cinco años

 Más de seis millones de escolares de Infantil, Primaria y Secundaria (ESO) acuden este curso lectivo a los 17.000 colegios de nuestro país: alrededor de un 70% lo hace en la enseñanza pública, un 25% en los colegios concertados y cerca de un 5% acude a colegios privados no concertados. La prevención de riesgos y la adopción de eficaces medidas de seguridad son imprescindibles para reducir la incidencia de los percances menores (golpes, caídas, contusiones) y de los accidentes graves que niños y adolescentes pueden sufrir en su centro escolar. En ocasiones, los accidentes se deben a las difícilmente evitables travesuras de los menores y a su escasa percepción del peligro, pero en otros casos la responsabilidad recae en los propios centros escolares, que no adoptan las precauciones necesarias para minimizar la posibilidad de accidentes en la escuela. Ante esta realidad, la pregunta es crucial: ¿la seguridad de los colegios a los que acuden nuestros hijos es la adecuada o cumple, al menos lo que la normativa exige?

  CONSUMER EROSKI ha elaborado un informe que analiza la seguridad de 208 centros escolares de educación infantil, primaria y secundaria (159 públicos, 13 privados y 36 privados concertados) en 18 capitales de nuestro país: 15 colegios en Madrid y Barcelona, 12 en Alicante, Bilbao, Córdoba, Málaga, Murcia, Sevilla, Valencia, Valladolid y Zaragoza, y 10 en A Coruña, Almería, Granada, Oviedo, Pamplona, San Sebastián y Vitoria. Los técnicos de esta revista realizaron una visita a cada colegio durante el pasado mes de enero acompañados por un responsable designado por cada centro, que facilitó el acceso a todas las zonas: patio, aulas, aseos, gimnasio, comedor y cocina, etc. El análisis se dividió en dos apartados: el estado de las instalaciones del interior y exterior del recinto, por un lado, y por otro, las medidas de prevención, entendiendo por estas últimas procedimientos y protocolos de actuación en caso de siniestro, planes de formación de alumnos, profesores y personal no docente, realización de simulacros de emergencia en caso de incendio o catástrofe y sistemas de prevención. Durante el tiempo que dedicaron a la visita a cada centro, los técnicos de CONSUMER EROSKI fijaron su atención en la seguridad frente a una hipotética evacuación del centro y en los peligros existentes para la integridad física de los escolares en el interior del edificio o edificios y en el entorno exterior perteneciente al colegio o escuela.

De los datos obtenidos, se extraen dos grandes conclusiones. Por un lado, la seguridad en buena parte de los centros sigue siendo muy mejorable: el 27% de los colegios han suspendido este examen de seguridad. Sin embargo, la evolución registrada en los últimos cinco años es innegable: en una investigación de CONSUMER EROSKI realizada con esta misma metodología en 2003 la proporción de suspensos representaba un preocupante 68%.

  Los mayores progresos se han producido en la seguridad tanto de los espacios abiertos (patios, canastas, porterías) como de los ámbitos interiores (aulas, aseos, comedor, gimnasio), que han merecido una calificación global de "muy bien" (en 2003 la nota fue un "regular", suspenso alto). No obstante, uno de cada diez colegios ha suspendido el examen en estos apartados. La sujeción de porterías, canastas y otros equipamientos deportivos, motivo frecuente de los accidentes más graves en los centros escolares, ha registrado una gran mejora: mientras que en 2003 se encontraron sujeciones poco seguras en el 14% de los centros, en 2008 esta proporción ha descendido a un 1%.

También ha mejorado de forma notable la implicación del personal en la seguridad del centro, que ha pasado de un "muy mal" hace cinco años al "bien" actual; en este caso el número de colegios que no aprueban llega al 14%. Los peores resultados los ha merecido la seguridad ante incendios y emergencias, cuya valoración media final no pasa de un "regular" y con uno de cada tres centros con un suspenso. Al menos, se mejora respecto de hace cinco años, ya que en 2003 este bloque de seguridad ante incendios y otras emergencias obtuvo una nota media de "muy mal".

Las diferencias entre las notas medias que ha conseguido cada una de las 18 ciudades cuyos centros escolares se han visitado son significativas, si bien hay que tener en cuenta que sólo se han estudiado los centros que han aceptado participar en la investigación. Muchos, de forma particular colegios privados y concertados, se han negado a ser auditados, lo que reduce la representatividad de la muestra y hace pensar que la situación real puede ser algo peor que la revelada por este informe. Porque parece obvio que quien hace bien las cosas no pone pegas a que le auditen; es más, probablemente tiende a colaborar con la investigación porque la aplicación de una metodología que identifica las insuficiencias le permite intervenir en los parámetros que necesitan mejora, y aumentar así la seguridad que el centro ofrece no sólo a los alumnos sino también a profesores, personal no docente y padres. Además, esta revista garantiza a los centros, cuando les propone participar en el informe, que no hará pública la lista de colegios visitados y que pondrá a disposición de los gestores de cada centro los resultados concretos de su escuela o colegio. Una vez aclarado este extremo, cabe subrayar que destacaron en seguridad los colegios visitados en A Coruña, Bilbao, Oviedo, Pamplona, San Sebastián y Vitoria, que consiguieron un "muy bien" de nota media.

En el otro lado de la balanza se sitúan los centros escolares analizados en Alicante, Almería, Granada, Málaga, Sevilla y Valencia, cuya valoración final no pasa de un insatisfactorio "regular". En posición intermedia se hallan los visitados en Barcelona, Madrid, Valladolid y Zaragoza (un "bien" de media), mientras que los colegios de Granada y Murcia se conforman con un discreto "aceptable".

Si la comparación se establece por la titularidad de los centros los resultados no son muy dispares, si bien hay ciertas diferencias. En implicación del personal en la seguridad del centro la posición de la escuelas pública es un poco mejor ("aceptable-bien" frente a "aceptable"), mientras que en seguridad en espacios abiertos y recintos cerrados los privados es algo superior: logran de media un "muy bien" frente al "bien-muy bien" de los públicos. En seguridad contra incendios, tanto privados como públicos suspenden el examen, con un "regular".

Pese a las mejoras, poco más de la mitad (un 53%) de los centros visitados aprueban los cuatro apartados de seguridad. Sólo en Oviedo y San Sebastián todos los colegios superaron los cuatro bloques de parámetros de seguridad, pero Bilbao y Pamplona también obtienen buenos resultados (alrededor del 80% de sus centros aprobaron los cuatro apartados) y lo propio puede decirse de los de A Coruña, Madrid, Valladolid y Vitoria, con cerca del 70% de sus colegios sin ningún bloque suspendido, es decir, con un satisfactorio grado de cumplimiento en exigencias de seguridad. La situación, sin embargo, sólo puede calificarse de insatisfactoria en ciudades como Sevilla (sólo un colegio de los doce examinados superó los cuatro apartados), Valencia y Granada (únicamente el 20% aprobó los cuatro apartados), Málaga o Almería (un 30%).

Los técnicos de CONSUMER EROSKI recogieron de los responsables de los centros escolares que les acompañaron en la visita a las instalaciones no pocas quejas sobre la escasa o incluso nula atención que habían recibido sus solicitudes a la Administración para que les dotara de medios que permitieran acometer la solución de los problemas de seguridad de sus colegios y escuelas. Asimismo, algunos responsables de colegios y escuelas alegaron que carecían de dotaciones presupuestarias para ejecutar las reformas necesarias para mejorar los niveles de seguridad de sus centros. Otra demanda de algunos gestores de centros escolares es contar con la colaboración de técnicos especialistas en seguridad escolar de la Administración que revisen los parámetros de seguridad y orienten sobre su mejora.

Paginación


Otros servicios


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto