Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Motor > Educación y seguridad vial

Λ

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

Analizadas sobre el terreno 300 líneas de autobús urbano de 18 ciudades. Además, opinan 3.000 usuarios: Puntualidad e información, principales deficiencias de los buses urbanos

El servicio que prestan ha mejorado mucho en cuatro años. La frecuencia media es de 16 minutos y el precio del viaje comprando un bono de varios viajes, 0,55 euros

Derechos y deberes del usuario y tabla comparativa

  Los técnicos de esta revista intentaron pagar el billete ordinario con la fracción máxima que fija cada servicio para analizar así si se respeta este derecho. La fracción máxima en el conjunto del estudio oscila entre los cinco y los veinte euros. Así, en ocho de las 18 ciudades del estudio (A Coruña, Madrid, Málaga, Murcia, Sevilla, Valladolid, Vitoria y Zaragoza) no se podía pagar con un billete que fuera mayor a cinco euros. Aun así, en Madrid, Murcia y Sevilla se registraron problemas cuando el técnico intentó pagar con esa cantidad, ya que el conductor del autobús solicitaba que por favor pagaran con monedas o directamente exigía el importe exacto (así fue en el 87% de los trayectos efectuados en Sevilla). Únicamente en seis ciudades del estudio (A Coruña, Alicante, Bilbao, Oviedo, Valencia y Valladolid) no se puso ninguna pega al técnico de esta revista para pagar con la fracción máxima permitida.

Otro detalle importante es que las tarifas de los diferentes títulos de viaje estén visibles. El importe del billete ordinario estaba especificado en el 72% de los 300 autobuses que se tomaron. Por el contrario, sólo en el 28% se hallaron carteles informativos sobre la exención de precios a niños, jubilados o personas con discapacidad. Además, en ninguno de los vehículos analizados en A Coruña, Córdoba, Granada y San Sebastián se facilitaban indicaciones a los pasajeros para saber qué hacer en situaciones de peligro o ante accidentes.

En cada uno de los autobuses las ventanillas de emergencia estaban perfectamente indicadas. Sin embargo, uno de cada cuatro autobuses carecía (o no se observaron) de martillos para romper las ventanillas en caso de evacuación. Asimismo, en ocho de cada diez autobuses se encontró, al menos, un extintor, proporción muy superior a la de botiquines (apenas uno de cada tres contaba con este elemento a la vista de los pasajeros).

Nueve de cada diez autobuses analizados estaban adaptados para personas con movilidad reducida, aunque en algunas capitales la proporción era menor. Es el caso de Pamplona, Valencia (en el 21% de los vehículos no se han tomado medidas), Valladolid (no está adaptado el 18% de los vehículos) o Sevilla (el 15% está sin adaptar). Una vez en el interior del autobús, se observó que el 96% de los autobuses contaban con una zona habilitada para personas discapacitadas. En el 85% de estos espacios hay un botón para solicitar la parada a una altura adecuada, así como un cinturón de amarre. La situación es peor para las personas con discapacidad visual, ya que uno de cada cuatro autobuses no cuenta con ningún dispositivo acústico que facilite el uso de este servicio a este colectivo.

Paginación


Otros servicios


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto