Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Motor > Educación y seguridad vial

^

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

Analizadas sobre el terreno 300 líneas de autobús urbano de 18 ciudades. Además, opinan 3.000 usuarios: Puntualidad e información, principales deficiencias de los buses urbanos

El servicio que prestan ha mejorado mucho en cuatro años. La frecuencia media es de 16 minutos y el precio del viaje comprando un bono de varios viajes, 0,55 euros

Frecuencias, entre los dos minutos y las dos horas

La frecuencia con la que pasa un autobús es uno de los criterios más importantes para valorar la calidad del servicio de una línea. Los técnicos de esta revista realizaron todos los trayectos en días laborables entre las ocho y las diez de la mañana, la una y las tres del mediodía o las seis y las ocho de la tarde, franjas horarias en las que se registra un mayor número de usuarios. En las 300 líneas estudiadas, la frecuencia media de los autobuses urbanos de las 18 ciudades objeto de estudio es de 16 minutos. Sin embargo, las diferencias entre los servicios de cada capital son abismales. Madrid se sitúa entre los mejores del país gracias a que los urbanos pasan por la parada cada seis minutos. Detrás le sigue Barcelona, en la que la frecuencia media es de 10 minutos, y muy cerca se hallan Granada, Valencia y Zaragoza (11 minutos de media). En el otro extremo se encuentran ciudades como Oviedo, con una frecuencia media de 38 minutos en las 10 líneas objeto de estudio, o Alicante, Murcia, Valladolid, Logroño y Vitoria, donde el tiempo medio que separa la llegada de un autobús urbano y del siguiente supera los 20 minutos.

El tiempo de espera más largo entre vehículos de una misma línea se halló en Oviedo: en la línea 4 (Fdez. Ladrera - S. Andrés de Trubia) asciende a dos horas. Detrás le sigue la línea "L30-San Vicente-Cañada-Alcoraya-Rebolledo-Alicante" de Alicante, con hora y media entre un autobús y otro. Por el contrario, en capitales como Madrid, Granada, Sevilla y Valencia, el plazo entre la llegada de un autobús y otro no pasa en ninguno de los casos de los 20 minutos. En los días festivos, sin embargo, hay que esperar más. La frecuencia media del estudio durante estos días está en los 23 minutos. De nuevo, son los autobuses urbanos de Madrid, Barcelona, Granada, Valencia y Zaragoza los que disponen de más frecuencias (entre 12 y 17 minutos), muy por encima de capitales como Murcia, Oviedo, Alicante, Logroño y Vitoria (de 31 a 48 minutos).

En una de cada ocho líneas no se respetaron las frecuencias

La puntualidad es una de las principales notas de distinción entre un buen servicio de autobús y uno mediocre. Para comprobar su cumplimiento, los técnicos de CONSUMER EROSKI esperaron en cada parada de las 300 líneas analizadas la llegada del primer autobús, no lo tomaron y aguardaron al siguiente (al que subieron) para comprobar si se respetaban las frecuencias que se especificaban en las marquesinas. Se ha considerado aceptable que el bus llegue hasta cinco minutos más tarde de lo previsto, porque la variabilidad de las condiciones del tráfico urbano exige al usuario una cierta adaptación a esta circunstancia.

Pese a ese margen, una de cada ocho líneas estudiadas (el 12%) no respetó las frecuencias que se indicaban en las marquesinas, una situación que, aunque representa una mejora respecto a los resultados de 2003, supone una deficiencia grave. Los servicios más impuntuales fueron los analizados en Murcia (un 44% de las líneas llegó tarde), Logroño (tres de cada diez autobuses llegó con retraso) y Málaga (una de cada cuatro líneas no respetó la frecuencia establecida). Por el contrario, ninguno de los autobuses analizados en A Coruña, Bilbao, Córdoba y Oviedo llegó más tarde de cinco minutos.

Autobuses urbanos y nuevas tecnologías

 Las nuevas tecnologías facilitan que el usuario pueda estar informado de cuánto tiempo queda para la llegada del autobús, si se retrasará, a qué distancia se encuentra o incluso los minutos que restan para la llegada del siguiente. Cada vez son más las empresas o los ayuntamientos responsables del servicio de autobuses urbanos que instalan en sus vehículos dispositivos GPS, con lo que se pueden localizar en todo momento. Uno de los soportes para transmitir este tipo de datos son las pantallas que se instalan en las paradas de los autobuses, presentes en uno de cada cuatro apeaderos visitados.

Las ciudades más avanzadas en este aspecto son Bilbao (en un 80% de las paradas visitadas había una pantalla), Valladolid y San Sebastián (en el 70%), Oviedo (en el 60%) y Murcia (en la mitad de ellas). Por el contrario, no se advirtió la presencia de pantallas de este tipo en ninguno de los apeaderos de Pamplona y Valencia, y en Vitoria (ha iniciado el proceso para instalarlas en 50 paradas de la ciudad). No obstante, también se constataron deficiencias en su aplicación. En todas las ubicadas en Logroño y en una de cada tres de San Sebastián la información no se hallaba disponible porque las pantallas estaban apagadas y en una de cada cuatro de Granada se detectaron fallos de funcionamiento.

La persona interesada también puede consultar estos datos a través de mensajes de telefonía móvil (está disponible en diez de las 18 ciudades analizadas, con un coste para el usuario de entre 15 y 30 céntimos por mensaje) y por Internet. Esta última opción, sin embargo, sólo es posible en Bilbao, Barcelona, Madrid y Córdoba.

Paginación


Otros servicios


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto