Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal:


Estás en la siguiente localización: Portada

Λ

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

Botas de fútbol con tacos: Resistencia y precio, las claves

Son muy diferentes en precio y prestaciones, pero la bota más barata cumple. otro criterio esencial de calidad: gestión del sudor

 El fútbol no es sólo el deporte que más se ve en la tele y del que más se habla, también es uno de los que más se practica. Y para jugar sobre tierra o hierba resulta imprescindible calzarse unas botas con tacos que sean sólidas, resistentes, cómodas y que pesen poco. Empeine (cara exterior del zapato, unida a la suela), forro (revestimiento interno del zapato), plantilla y suela (parte inferior del calzado, sometida a desgaste y unida al empeine) son las cuatro partes fundamentales de cualquier bota. Este comparativo ha evaluado mediante pruebas de laboratorio la resistencia al uso y el deterioro, la solidez del color y la gestión del sudor de empeine, forro, plantilla y suela en ocho modelos de bota de fútbol, cuyos precios, muy diferentes, iban desde los 35,28 euros de Joma Gol II hasta los casi 95 euros de Diadora Brasil Pro Md Pu.

La mejor relación calidad-precio correspondió a Joma Goll II, las más baratas de las estudiadas (35,28 euros), porque son resistentes y ofrecen una alta tracción en hierba (evita resbalones), si bien son las menos resistentes a la acción de la luz frente al color y su gestión del sudor es muy mejorable. Otra buena opción es Diadora Brasil Pro, las más caras (94,95 euros) pero también las mejores en el conjunto de pruebas, además de las únicas que aprueban el test específico de expulsión del sudor generado por el pie.

Cuestión de resistencia

El empeine (la cara superior del zapato) es la parte de la bota que entra más en contacto con el balón. Su durabilidad se comprobó con dos pruebas de flexiones. En la primera se hicieron 200.000 flexiones con el zapato seco, mientras que en la segunda se probaron 50.000 veces con las botas húmedas (antes del test se sumergieron en agua destilada y se les aplicó vacío para que absorbieran más líquido). Las mejores fueron Diadora, Nike, Lotto y Joma, que no sufrieron ningún daño tras el cuarto de millón de flexiones. En Kappa aparecieron fisuras superficiales tras la prueba en seco y en Puma también se apreciaron pequeñas grietas en seco y húmedo. Las peores en esta prueba fueron Umbro (las bandas de adorno se agrietaron) y Adidas, en el que se desprendió el recubrimiento de las bandas rojas y blancas a partir de sólo 10.000 ciclos.

Para comprobar el desgaste del material de la superficie de la bota, se sometieron a 150 ciclos (100 en seco y 50 en húmedo) en los que se simulaba el golpe a un balón. Puma, Kappa, Nike y Lotto, las mejores, no sufrieron daño alguno mientras que las de comportamiento menos satisfactorio fueron las de Joma (se desprendió el recubrimiento de las bandas ornamentales) y Umbro, que en la prueba en húmedo perdió parte del acabado del material y en la prueba en seco sufrió arañazos.

El desgaste que produce el calcetín

  La resistencia del forro que recubre el interior del zapato, especialmente en la zona del talón, se midió mediante un desgaste abrasivo con un tejido seco: 51.200 ciclos en seco y 25.600 en húmedo. Así, se simula el desgaste continuo que representa el roce del calcetín. Kappa, Diadora, Umbro y Adidas salieron indemnes, mientras que en Lotto se perdió el recubrimiento del calzado y se manchó visiblemente el tejido utilizado como abrasivo. Eso sí, ningún forro se llegó a romper, por lo que todos superaron la prueba.

Si la suela del calzado no es robusta y duradera, el zapato envejecerá prematuramente. Se comprobó su resistencia midiendo la pérdida de material de la suela cuando se desplaza por una superficie abrasiva; además, se midió su resistencia al desgarro calculando qué fuerza se necesita para cortar la suela.

Las suelas de las ocho botas superaron la prueba, y destacaron los resultados de las de Puma, Nike y Adidas.

La flexibilidad de la suela, criterio esencial de comodidad, se contrastó colocándolas en una máquina que las dobla 30.000 veces en un ángulo de 90º. Las ocho aprobaron con nota, ya que en ninguna se apreciaron daños. ¿Y qué fuerza es necesaria para despegar la suela del resto de la bota? Se considera incorrecto que se despegue con menos de 6 N/mm. Sólo dos botas cumplieron: Kappa, cuya suela necesitó una fuerza de 6,6 N/mm para despegarse y, sobre todo, Joma que requirió 8,9 N/mm. Las de Umbro y Diadora (3,8 N/mm) y Adidas (5,4 N/mm) suspendieron en esta prueba de despegado de la suela, mientras que las de Nike (5,8 N/mm) y Puma (5,5 N/mm) tampoco aprobaron pero se quedaron en un "regular".

En los modelos estudiados de Joma y Lotto, la suela va cosida a la bota, por lo que sus resultados no son directamente equiparables. La de Joma fue la más resistente de las comparadas, mientras que la de Lotto obtuvo mal resultado: 3 N/mm, quizá por el escaso número de puntadas que unían suela y piso.

Acabar con el sudor

Una bota elimina de dos maneras el sudor que produce el pie de su usuario: mediante la evaporación a través de la parte superior del calzado o con la absorción por los materiales, particularmente la plantilla. La capacidad de expulsión del sudor del empeine se analizó midiendo su permeabilidad al vapor de agua: se utilizó un corte del material de la parte superior de la zapatilla (previamente se había envejecido con 20.000 flexiones) que debía evacuar un mínimo de 1 mg/cm2 de vapor de agua a la hora.

Sólo una de las ocho botas de fútbol superó las tres pruebas de gestión del sudor

Cuatro de las ocho botas analizadas no superaron las prueba. La de Nike fue la peor, al obtener un valor diez veces inferior al mínimo exigido y quedarse en una capacidad de expulsión del sudor de sólo 0,1mg/cm2 por hora. En la de Puma también se registró un resultado deficiente (0,2 mg/cm2), mientras que la de Joma (0,7 mg/cm2) se acercó más a lo requerido y Kappa (0,9 mg/cm2) casi lo consiguió. La que mejor expulsó el agua fue la de Adidas, con 2,5 mg/cm2, única que obtuvo un "satisfactorio" en esta prueba. Las otras tres que aprobaron se quedaron en el "correcto".

El otro ensayo que estudia la gestión del sudor en estas botas comprueba la cantidad de agua que la plantilla absorbe y la que es eliminada tras un cierto período de tiempo. Se midió en laboratorio flexionando las plantillas repetidamente sobre una gasa (simulando los pasos) que se mantiene húmeda gracias a una corriente de agua. Después, se dejan 17 horas a 23ºC, con un 50% de humedad relativa para que eliminen el agua. Los resultados indicaron que las ocho botas eliminan bien el agua absorbida, pero también que sólo Diadora la absorbía no ya de modo satisfactorio sino simplemente correcto. El resto suspendió en la prueba, ya que su capacidad de absorción fue nítidamente inferior al mínimo fijado por los técnicos.

Evitar resbalones

Si la transición del trote al sprint es muy rápida, quien practica fútbol corre un evidente riesgo de resbalarse. Se ha comprobado cómo se comportan las ocho botas en esta tesitura. El ensayo, realizado sobre un tipo de hierba natural muy utilizado en campos de fútbol (Bermuda 419), concluyó que las botas con mayor tracción en hierba (las que menos propician los resbalones) son las de Joma y Puma, seguidas de Nike y Adidas. Por su parte, las botas estudiadas de Kappa, Diadora, Umbro y Lotto demostraron un agarre escaso, por lo que la posibilidad de resbalarse con ellas al comenzar a correr es mayor.

¿Y su peso? Cuanto más ligero sea este calzado menor será el esfuerzo de transportarlo y el de practicar deporte con él. Las botas más ligeras fueron las de Puma, con 480 gramos, y las más pesadas, las de Umbro (646 gramos).

Los tintes, que no destiñan

El fútbol se juega habitualmente al aire libre, por lo que el uso de las botas se produce en contacto directo con el sol. Una vez concluida la prueba de exponer de un modo estandarizado los empeines a la radiación solar, los resultados fueron correctos si bien en la bota de Joma se percibió un amarillamiento en las bandas blancas, no así en las azules.

Por otro lado, el roce sistemático y continuado del interior de la bota con el calcetín (frecuentemente empapado en sudor) hace temer que los tintes de las botas destiñan y acaben por manchar el calcetín. Se comprobó esta circunstancia en laboratorio, sumergiendo los forros de la bota junto con unas muestras de lana, acrílico, poliéster, poliamida, algodón y diacetato (los tejidos más probables de una media deportiva) en una disolución de sudor normalizado de pH ligeramente básico. Estos materiales se colocaron sobre una placa a 37ºC que se prensaron con otra placa a la temperatura del cuerpo humano. El conjunto se mantuvo dentro de un horno durante tres horas a la misma temperatura constante. El comportamiento de los forros de las botas Nike y Lotto fue excelente en todos los tejidos, mientras que los peores fueron los de las botas Umbro y Puma, ya que los retales de poliamida, algodón y diacetato se colorearon de forma notoria (en Umbro también el de poliéster).

Paginación


Otros servicios


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto