Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal:


Estás en la siguiente localización: Portada > Tecnología > Imagen y sonido

Λ

La música digital: Del disco a la Red

En menos de un lustro, la música se ha divorciado del disco y ha pasado a ser etérea y omnipresente; está en los cables, los teléfonos, los ordenadores y, sobre todo, en los reproductores de MP3

 Ningún otro aspecto de la vida cotidiana encarna tan bien la revolución digital como el cambio que está viviendo la música. Miles de colecciones de vinilos yacen enterradas en los sótanos, condenadas por la aparición de los CD, que ofrecían en su día una mayor calidad de reproducción. Éstos, a su vez, están siendo relegados al olvido por algo tan intangible como el formato digital MP3, es decir, un archivo que contiene la música en clave de ceros y unos. Paradójicamente, el MP3 no da mejor sonido que el CD pero eso no es inconveniente para que se extienda. ¿La razón? Cabe en todas partes.

Lo digital gana en todos los terrenos a lo analógico porque es mucho más fácil de transportar y puede disfrutarse desde cualquier lugar. Del mismo modo que ya no es necesario llamar al camión de la mudanza cuando se quiere trabajar en otro lugar, porque todo lo importante cabe en el portátil, tampoco hay que llevar el tocadiscos, ni siquiera el discman, a cuestas para escuchar música en el metro, en el autobús o andando.

El doble de los Beatles en un botón

Una reciente promoción de un reproductor de archivos de MP3 se jactaba de que en su modelo "mini", con un precio de 79 euros, cabe el equivalente a la discografía completa de los Beatles multiplicada por dos. El modelo en cuestión tiene forma de botón y puede almacenar 1 Gigabyte de música digital, mientras que la discografía entera del legendario cuarteto de Liverpool ocupa 500 Megabytes, ni siquiera un CD-ROM. Lo asombroso es pensar que el modelo más amplio de esta gama de reproductores puede guardar y reproducir hasta 60 Gigabytes de música (más de 40 días de música ininterrumpida). Y ni es mayor que un teléfono móvil de gama alta (un Blackberry) ni es más caro, puesto que cuesta poco más de 400 euros.

Colecciones enteras de discos a las que antaño se les dedicaban habitaciones (la famosa "salita de la música") se pierden hoy entre los enseres de un bolso o conviven junto al tarjetero en la pechera de las americanas. En un reproductor de alta capacidad (60 Gigabytes) pueden llegar a caber entre 20.000 y 30.000 canciones, lo que vienen a ser entre 1.400 y 1.500 discos. Basta enchufar los "cascos" para escuchar esta extensa discografía mientras se espera el autobús o se camina. Incluso muchos coches ya traen de serie la clavija para conectar el reproductor.

El ritmo está en el aire

Siempre se ha dicho que la música viaja por el espacio en forma de ondas. En Internet la música digital se mueve por todo tipo de cables como pez en el agua. Es, tal vez, el contenido más compartido de la Red junto con la imagen. Allá donde haya un acceso a Internet, puede haber en sus extremos dos o más personas compartiendo canciones como si estuvieran en la misma sala escuchándolas. Es tan fácil como conectar un ordenador en cuyo disco duro se han guardado canciones (por ejemplo, copiadas de discos compactos) y activar alguno de los programas diseñados para compartir música en canales Peer to Peer (P2P), expresión inglesa que se podría traducir como canal de punto a punto o canal entre iguales. Los dos más populares son eMule y BitTorrent. Estos canales unen a los usuarios que desean una canción (no importa cuán alejados estén) y los que la poseen. En pocos clics de ratón se puede establecer una red P2P por la que pueden viajar los álbumes buscados, a la vez que del disco duro propio otros usuarios extraerán los temas que les interesan. Con las conexiones de banda ancha españolas, un disco tarda poco más de unos minutos en llegar. Así de ligera es la música digital.

El negocio de la música online

Como buena parte de este trasvase de música se hace al margen de la industria musical, muchos artistas dejan de ingresar el dinero que ganaban antes con los discos. Pero también hay tiendas en la Red demostrando que se puede obtener dinero vendiendo canciones en formato digital (MP3 y otros). De hecho, todas las grandes compañías ya están en ellas y el debate ahora se sitúa en si estas canciones digitales deben, o no, llevar sistemas anticopia para evitar que los usuarios después las compartan libremente. A este respecto, hay países cuya legislación declara ilegales los sistemas anticopia y otros en los que las normas son más difusas. Los sistemas anticopia se conocen como DRM, o Gestor de Derechos Digitales en castellano, y las grandes compañías de discos lo exigen como condición para que una tienda pueda vender sus canciones en Internet. Por contra, las compañías independientes no suelen exigir DRM para que se venda su música online.

Las principales tiendas

El usuario que se sienta incómodo con los sistemas P2P, bien porque prefiere un modo más directo y accesible de obtener su música favorita, bien porque desea que su dinero llegue a los artistas, puede optar por comprar canciones en los portales de descarga de música digital de pago. Los más populares son:

"iTunes Music Stores"

  La más famosa, la más exitosa y la más cara. Cuenta con la ventaja de que en ella se puede encontrar prácticamente toda la música digital que existe. Cada canción, eso sí, cuesta 0,99 euros, lo que deja un disco entero descargado a un precio de entre 10 y 20 euros. Tiene el inconveniente de que su sistema anticopia (DRM) sólo deja que las canciones se puedan escuchar en grabadas en un CD o en los reproductores MP3 de la marca Apple, los famosos iPod. Recientemente ha empezado a vender canciones sin DRM, pero más caras.

"Emusic"

  Emusic es exactamente lo contrario que iTunes Music Store: las canciones salen baratas y se pueden escuchar en cualquier reproductor sin limitaciones, pero su catálogo está muy limitado. La razón es que las grandes compañías se niegan a poner sus canciones en descarga sin sistemas anticopia. Un disco de 15 canciones puede salir por dos euros.

"Alltunes"

  Aunque la empresa madre (Allofmp3.com) es rusa, su música se puede comprar desde cualquier parte del mundo. Se trata de un portal controvertido por sus precios demoledores, que dejan el coste de los discos más actuales por debajo de los dos euros. ¿Cómo lo consigue? Amparándose en la legislación rusa, ofrece música libre de sistemas anticopia a todo el mundo y sin abonar nada a los artistas.


Otros servicios


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto