Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal:


Estás en la siguiente localización: Portada > Tecnología > Imagen y sonido

Λ

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

Cámaras fotográficas desechables: Calidad Inesperada

Las cámaras de usar y tirar ofrecen funciones muy básicas, pero su calidad fotográfica es digna y en ocasiones equiparable a la de las cámaras compactas convencionales

 Las cámaras fotográficas de carrete resisten el embate de las digitales en un terreno inesperado: las cámaras desechables, ésas en las que el carrete, la lente y el resto de componentes están integrados en una carcasa que se daña al extraer el film para su revelado. No son pocos los usuarios que para un evento en el que prevén que la cámara pueda sufrir daños (como una cena entre amigos o un día de playa) no arriesgan la cara y sensible cámara digital y optan por una cámara de plástico y cartón de un solo uso. Estas cámaras son muy sencillas: el carrete se pasa de forma manual, no cuentan con "zoom", autodisparador ni indicador de apertura del diafragma. Tampoco se puede regular la cantidad de luz que entra por el objetivo ni el tiempo de exposición. Incluso las que ofrecen "flash" vienen con las pilas ya instaladas. Desde luego, no sirven para hacer fotos de calidad profesional y sería una insensatez utilizarlas para un reportaje de boda, pero el examen de laboratorio ha demostrado que la calidad que ofrecen es suficiente y que cumplen con su cometido de forma más que digna.

Tras seis caídas sobre hormigón todas siguieron funcionando

Se han analizado siete cámaras fotográficas desechables, cinco convencionales con flash y dos sumergibles sin flash, que cuestan desde los 5,50 euros de Agfa Lebox y Starblitz, hasta los 12,75 euros de Fujifilm Fujicolor Quicksnap Marine (sumergible). En rigor, Agfa no es de usar y tirar porque puede ser reutilizada con un nuevo carrete. La mejor relación calidad-precio es Fujifilm Fujicolor Quicksnap Jeans; de las de mejor calidad fotográfica (4 puntos de 5) y entre las más baratas. Si el usuario busca una cámara sumergible, la mejor opción es Kodak Ultra Sport, también con una buena calidad y mucho más barata que la otra sumergible.

Características técnicas

La información ofrecida al consumidor es adecuada y suficiente en las siete cámaras. Todas incluyen los marcados y leyendas a los que obliga la ley. Agfa, las dos Fujifilm, Starblitz y Kodak permiten hacer 27 fotos. Atomic Flash anuncia 24 fotos, pero con ella se pueden hacer tres más "de regalo" (no se han tenido en cuenta porque el precio por foto se ha obtenido excluyendo los "regalos"). El carrete que más tomas permite hacer es el de Kodak Ultra Compact, con 39 fotos (12 son "de regalo", por lo que esta cámara ha quedado como una de las más caras por foto, con 41 céntimos de euro).

En un producto que está pensado para llevarlo en el bolso o en el bolsillo es importante que pese poco. Las sumergibles son un 50% más pesadas que las normales. Atomic Flash, con 92 gramos, es la más liviana. Agfa Lebox (131 gramos) es la convencional que más pesa y Fujifilm (171 gramos) la más pesada entre las sumergibles.

Los dos equipos sumergibles incluyen una correa para asirlas a la muñeca y evitar así caídas. Kodak Ultra Compact y Agfa Lebox tienen un hueco para enganchar la correa (no incluida). Las cinco cámaras con flash disponen de una luz para indicar que está cargado y preparado para su uso.

Parcas en funciones

El alcance de enfoque de estas cámaras resulta fundamental: es la distancia mínima y máxima a la que los objetos aparecerán nítidos (no se puede regular). Las dos de Kodak pueden fotografiar elementos incluso a 80 centímetros de distancia (en el resto, la distancia mínima es el metro). En las dos Fujifilm sólo salen enfocados los objetos a menos de tres metros, Atomic Flash, Agfa Lebox y Starblitz llegan a los cuatro metros y Kodak Ultra Compact es la mejor con cinco metros (todas ellas con el flash conectado).

La distancia focal es la capacidad de la lente de la cámara para captar más o menos campo visual. Así, una distancia focal de 28 milímetros abarca más campo visual que otro de 35 milímetros. Esta prueba se hizo colocando las cámaras exactamente en el mismo lugar, haciendo una foto y comprobando cuánto espacio consiguen retratar. Agfa, la mejor con diferencia, es la única que equivale a un objetivo de 28 milímetros. Fujifilm y Starblitz, con 35 milímetros, fueron las peores.

Como son equipos en los que los golpes y las caídas son probables, se probó su resistencia dejándolos caer seis veces desde una altura de un metro sobre una superficie de hormigón. Todas resisten el impacto y siguen funcionando, pero la sumergible Fujifilm deja de serlo porque pierde su estanqueidad. Kodak Ultra Compact, Atomic, Agfa, Fujifilm y Starblitz sufrieron leves fisuras en el cartón, que no afectan a su funcionando. La mejor fue la sumergible de Kodak, que anuncia ser resistente a golpes, y que apenas demostró daños tras las caídas.

Las cámaras sumergibles consiguen su estanqueidad con un recubrimiento plástico, que sólo cumple su función cerca de la superficie (no están indicadas para buceo a gran profundidad). Las dos fueron sumergidas en agua durante tres días y demostraron que cumplían adecuadamente con su cometido.

Calidad fotográfica

Todos estos parámetros analizados en el laboratorio de poco sirven si no se examina la calidad real de estas cámaras. Para ello, se fotografiaron con cada una de ellas diferentes escenas con distintas condiciones ambientales. Un experto en fotografía comparó las imágenes tomadas por las cámaras desechables entre ellas, y éstas a su vez con una muestra patrón (las tomadas con una cámara convencional).

Se ha valorado del 1 al 5 la nitidez, la reproducción del color, el contraste, las aberraciones (las líneas que deberían ser paralelas a los bordes de la imagen), viñeteados (colores homogéneos que aparecen distorsionados), error de paralaje (la diferencia entre lo que se ve por el visor y lo que capta el objetivo), halos (la brumosidad que se crea en torno a una zona de contraste), la potencia del flash, velocidad de obturación, tamaño del grano, veladuras (indican que la cámara no es estanca a la luz), manejabilidad, acabado y aspecto estético del equipo.

Las fotos de mejor calidad son las de la cámara Kodak Ultra Compact (5 puntos de 5), que obtiene la máxima puntuación en prácticamente todos los elementos valorados, salvo en las aberraciones (se queda en 3 puntos) y en paralaje, potencia del flash, obturación y manejabilidad (en todos ellos, 4 puntos). Lo único en su contra es que una vez activado el flash no puede desconectarse.

Las peores fotos se obtuvieron con Atomic Flash, Agfa Lebox y Starblitz, con 3 puntos de 5. En todas las cámaras de Atomic que se utilizaron para este análisis el cartón que las recubre terminó por despegarse, por lo que suspendió en acabado. Starblitz fue la mejor en estanqueidad a la luz, pero no superó el examen de obturación. Agfa fue la mejor en aberraciones, grano, estanqueidad, manejabilidad, acabado y aspecto estético, pero suspendió en reproducción del color. La estética de este equipo, muy conseguida, remite a una cámara compacta e incluso puede funcionar como tal, porque se le puede cambiar el carrete. Las dos cámaras de Fujifilm y Kodak sumergible obtuvieron una valoración intermedia (4 puntos de 5).

La clave está en el carrete

Una cámara de fotos tradicional (no digital) es una caja oscura y hermética, con una abertura que permite la entrada de la luz. Una lente situada en esa abertura, proyecta la imagen a través del objetivo hasta el carrete. La calidad de las fotografías depende de que este mecanismo funcione a la perfección y pueda ser modificado por el usuario (velocidad del obturador, enfoque del objetivo?), pero depende aún más de la calidad del film fotográfico. En cámaras tan básicas como las aquí analizadas, la calidad del carrete deviene esencial y es uno de los criterios más importantes para elegir una cámara desechable.

La sensibilidad de una película fotográfica es la velocidad a la que su emulsión fotosensible reacciona ante la luz. Cuanto mayor sea este valor, la película es capaz de captar mayor luminosidad, por lo que es suficiente con una menor apertura del diafragma o un menor tiempo de exposición (en las cámaras en las que se pueden regular estos valores). La luminosidad se mide con el estándar internacional ASA, en el que una película de 400 ASA ofrece el doble de luminosidad que otra de 200 ASA y la mitad que una de 800 ASA.

Las películas de este análisis que toman las fotografías más luminosas, las más sensibles, son las dos sumergibles. Ofrecen carretes de 800 ASA porque bajo el agua es necesario captar la mayor cantidad de luz posible. Kodak Ultra Compact es la única no sumergible con un carrete de 800 ASA, lo que ayuda a explicar que sea la de mejor calidad fotográfica. Las dos sumergibles no han obtenido resultados tan buenos porque probablemente priman en su diseño la estanqueidad frente a la óptica. El resto de cámaras está equipado con carretes de 400 ASA, la mitad de las anteriores, pero más que suficiente para su cometido: realizar fotografías tanto en interior como en exterior.

Paginación


Otros servicios


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto