Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal:


Estás en la siguiente localización: Portada > Tecnología > Hardware

Λ

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

Impresoras multifunción: La más barata, una de las mejores

El precio de los cartuchos de tinta y su duración determina la elección de la impresora

Las impresoras de chorro de tinta dominan desde hace años el ámbito doméstico: son mucho más silenciosas que sus precedentes, pueden utilizar cualquier tipo de papel (también el fotográfico) e imprimen incluso sin bordes, en vivos colores y calidad fotográfica. Eso sí, resultan mucho más caras de lo que parece, no porque los aparatos en sí cuesten mucho dinero (de hecho, son más baratos que nunca), sino por la carestía de los cartuchos originales. Por eso, en este análisis comparativo se ha hecho hincapié en el coste total que supone imprimir una hoja en casa, y no sólo en el precio de los equipos.

Las seis impresoras analizadas en este estudio, además de cumplir con su cometido obvio de imprimir, son capaces de escanear (pasar imágenes o textos del papel al ordenador) y fotocopiar, por eso se consideran "multifunción". Su precio no varió mucho: desde los 83 euros de Olivetti hasta los 99 de Canon. Pero ese coste es engañoso. La razón: un único recambio de tinta representa de media el 63% del precio del aparato. Por ello, para saber cuál es la más barata, se midió también cuánto costaba imprimir diez páginas con cada una. Brother, con 2,33 euros de tinta por cada diez páginas, fue la más barata, seguida de Olivetti (2,58 euros cada diez páginas). Las más caras fueron Epson (5,76 euros) y HP (5,40 euros).

La mejor relación calidad precio corresponde a Olivetti Any Way: la más barata, la única con wifi (conexión inalámbrica), la de mejor calidad de impresión a color y con uno de los cartuchos de tinta más rentables (son además los depósitos que más duran). Eso sí, es el equipo más grande.

Características técnicas

Las impresoras más pequeñas son Lexmark (375x279x153 mm) y Brother (373x345x135 mm) y las más voluminosas Olivetti y Canon, casi el doble de grandes. Estos equipos a pleno rendimiento consumen la mitad de electricidad que una bombilla convencional. HP es la que menos gasta, con 12,4W frente a los 22W de Olivetti y Epson.

Los seis incluyen programas informáticos para gestionar la impresión, el escáner y el fotocopiado. HP, Epson y Olivetti añaden software para el tratamiento digital de imágenes y Brother un traductor de idiomas. Todas hacen fotocopias, bien al mismo tamaño o ampliando y reduciendo la copia. Estos equipos utilizan USB para conectarse con el ordenador, el sistema más extendido. Olivetti se conecta también por wifi (inalámbrico). Canon, Lexmark y Brother incluyen lector de tarjetas multimedia (las que usan las cámaras digitales). Así pueden imprimir las fotos sin que éstas pasen por el ordenador. Si la cámara cuenta con wifi (algo poco común) también se puede imprimir directamente en Olivetti.

La resolución, no tan importante

La resolución indica el número de puntos de color que conforman, como máximo, cada impresión. Pero no siempre una mayor resolución es mejor, porque esos puntos tienen que ser precisos (deben "caer" en el lugar apropiado) y no ser demasiados y empapar la hoja. La calidad de estas impresoras es más que suficiente para un impresión doméstica. La mejor resolución de escaneado (la cantidad de puntos en los que se puede descomponer una foto y que sí resulta determinante) es la de HP (1200x2400 ppp), seguida por Canon y Olivetti (las dos 1200x1200 ppp). Lexmark no indica este relevante dato.

Epson es la única que vende por separado cuatro cartuchos de color. En el resto de impresoras cuando se acaba un color que no sea el negro hay que comprar entero el cartucho que incluye los tres colores (cian, magenta y amarillo). En Lexmark no se pudieron hacer muchas de las pruebas porque fue imposible adquirir su tinta. Se visitaron a lo largo de varias semanas los principales establecimientos de informática en todo el país sin éxito, lo que indica la dificultad que tendrá un usuario en hacerse con una recambio para su equipo.

La carrera de la impresión

¿Cuál es la más rápida? Tras imprimir dos lotes de veinticinco hojas (en blanco y negro y color) las más veloces fueron Canon (5 páginas por minuto ?ppm? en blanco y negro y 1,5 ppm en color) y HP (4,5 ppm en blanco y negro y 1,5 ppm en color). El resto ronda las cuatro páginas por minuto en blanco y negro y casi una en color. La primera página suele tardar más en empezar a imprimir: Epson sólo necesitó 12 segundos para arrancar mientras que Brother requiere una eternidad: 72 segundos.

Se midió cuántas hojas podían imprimir cada cartucho de tinta. Los de Olivetti y Brother son los más rentables, porque imprimen 210 páginas. El cartucho de HP, el peor, no pasa de 75 páginas en blanco y negro y de 90 en color. Las tintas de Epson y Canon también demostraron resultados mediocres, sobre todo en blanco y negro. Sin embargo, aunque puedan llegar a ese número de páginas imprimidas, la impresión en blanco y negro pierde calidad a partir de la página 60 en HP, y de la 85 en Canon.

Los equipos estudiados, sin llegar al nivel de ruido de las vetustas impresoras matriciales, siguen siendo molestos, lo que dificulta su uso a ciertas horas de la noche: Lexmark llega a los 68 decibelios (dB) mientras que las menos sonoras son Epson y Brother (las dos con 61dB).

La opinión de los usuarios

Seis usuarios habituales probaron estas impresoras multifunción y valoraron diferentes aspectos de su capacidad para imprimir, fotocopiar y escanear. Las pruebas de impresión se hicieron con textos en blanco y negro y documentos con profusión de logotipos, además de fotografías a máxima calidad sobre papel fotográfico.

Los equipos resultaron, en general, sencillos de utilizar y ofrecieron una calidad satisfactoria en sus tres funciones. Destacó HP (la mejor en los tres apartados) y Olivetti (la mejor calidad de impresión a color, 8,6 puntos sobre 10). Por el contrario Lexmark sólo consigue 5 puntos en la impresión. ¿El motivo? Sólo cabe un cartucho (blanco y negro o color, no puede utilizar ambos a la vez), por lo que cuando está instalado el de color, el color negro se consigue con una mezcla de tintas que emulan con escaso éxito a la tinta negra. Los usuarios consideraron útil la pantalla LCD presente en Canon, Olivetti, Lexmark y Brother.

El programa informático que acompaña a Epson fue el peor valorado, con 5,2 puntos sobre 10. Tampoco su manual recibió una buena puntuación (4,8 puntos), frente al muy completo de Canon, que consiguió 7 puntos. El conector USB de Brother está oculto detrás de la carcasa, lo que hace más engorroso su uso.

Las impresoras Olivetti y Brother dejan de imprimir cuando el programa informático indica que se ha terminado el cartucho, no cuando realmente se queda sin tinta. El resto sí permite apurar el contenido (aunque la calidad se vea resentida). La peor escaneando y fotocopiando es Brother, que se queda en las dos funciones en 6,6 puntos sobre 10. Las mejor valoradas por los usuarios han sido HP (7,4 puntos) y Canon (7,3 puntos) y la más discreta fue Epson, que recibió sólo 6,4 puntos.

Son seguras

Estas impresoras son seguras, como lo han demostrado las numerosas y exigentes pruebas realizadas: no es posible acceder a las partes mecánicas internas, están suficientemente aisladas frente a las corrientes eléctricas, soportan la prueba de calentamiento anormal sin que sus plásticos se derritan y ante un cortocircuito en la salida de la fuente de alimentación o un bloqueo del motor de la impresora no causan daños. En cuanto a los manuales, todos son completos e incluyen toda la información necesaria. No ocurre lo mismo con los documentos de garantía: sólo la de Brother se atuvo a los dos años que deben ofrecer por ley. Olivetti ni siquiera ofrece este documento imprescindible y el resto se limitó a ofrecer un año. En cualquier caso, si el usuario conserva el ticket de compra está cubierto por ley durante dos años.

¿En casa o en el laboratorio?

Cuando se trata de imprimir fotos, es difícil competir en calidad y precio con los laboratorios fotográficos. El gasto en impresora, papel fotográfico, tinta y, por supuesto, esfuerzo personal, desanima al aficionado más entusiasta. La impresión casera es una opción válida para trabajos inmediatos o que no exijan altísima calidad, pero si se hacen algunos números se comprueba que no compensa tomarse el trabajo de imprimir las decenas de fotos tomadas en las vacaciones de Punta Cana: sólo el papel fotográfico en blanco cuesta lo mismo que una copia de laboratorio (una hoja A4, con la que se realizan apenas dos copias 10x15, cuesta alrededor de 0,50 euros). Si a eso se suma el coste de la tinta y la amortización del equipo, las cuentas no cuadran. Además, en el laboratorio la calidad siempre será la máxima y si algo sale mal el consumidor podrá reclamar, mientras que en casa las equivocaciones salen caras: van directas a la papelera.

Paginación


Otros servicios


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto