Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal:


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía > Trabajo

Λ

Si deseas que resolvamos tu caso en la revista EROSKI CONSUMER ponte en contacto con nosotros. Sólo serán respondidas y publicadas las consultas que desde la revista EROSKI CONSUMER consideremos más interesantes.

Las herencias tienen sus límites

Estoy casada y no tengo hijos, sí padres. En este caso, según el Código Civil un tercio de la herencia sería para ellos, y mi marido tendría derecho al usufructo de la mitad de mis bienes. Mis preguntas son: ¿puedo disponer por testamento que mi esposo herede todos mis bienes? En caso de no poder hacerlo, ¿puedo disponer por testamento que mi esposo herede más de la mitad del usufructo? ¿Cuánto sería lo máximo? Si mi único bien fuera un piso, ¿cómo se distribuye?

 En la redacción de un testamento, una persona casada, sin hijos y con padres, sometida al Código Civil (vecinos de territorio común no sujetos a derechos especiales o forales), debe respetar las reglas. Quien tiene herederos forzosos, como el caso que se presenta, queda obligado por las limitaciones del Código Civil y, por eso, no puede establecer que su marido herede todos sus bienes. Estas limitaciones vienen representadas por las legítimas, que son porciones de bienes de las que la persona no puede disponer en testamento como desee por haberlas reservado la ley a favor de determinadas herederos.

Las personas casadas sin hijos y con ascendientes sometidas a la regulación común del Código Civil deben respetar cuando hacen testamento la "legítima" de los ascendientes, que es la mitad de los bienes de los hijos, salvo que sea un único ascendiente, en cuyo caso será un tercio de la herencia. En segundo lugar se encuentran los derechos del cónyuge viudo, que tiene derecho, como mínimo, al usufructo de la mitad de la herencia.

A partir de ahí, puede, respetando las legítimas aplicables a sus actuales circunstancias, dejar en testamento un tercio de sus bienes a sus padres y los dos tercios restantes completos (no sólo el usufructo, también la propiedad) a su marido. Es decir, puede dejar más de la mitad del usufructo a su marido, hasta el máximo de dos tercios en plena propiedad. Sólo en el caso de que fallezcan padres o ascendientes, su esposo podrá heredar la totalidad de sus bienes.

En el caso concreto de la vivienda, si es propiedad y no un bien ganancial, sus ascendientes y su esposo pasarían a ser copropietarios en proporción a su participación en la herencia. En la situación presentada, un tercio sería propiedad de sus padres y los otros dos, de su esposo. Si estima que esta situación podría ser fuente de conflictos, asesórese en la misma notaria o con un abogado en función de sus intereses.


Otros servicios


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto