Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Educación > Extraescolar

Λ

Vuelta al cole: Regreso sin traumas

Un poco de previsión y un mucho de atención y cariño pueden paliar el disgusto y la dificultad del retorno a la rutina escolar tras las vacaciones

 El final de las vacaciones y la vuelta a la rutina no sólo afectan a los adultos. Los niños también sufren una etapa delicada con el regreso al colegio o el inicio de la guardería. La incorporación a las aulas después de tres meses de vacaciones causa problemas de adaptación al 5% de niños y niñas de entre 3 y 8 años.

La recuperación del ritmo de clases y estudio se convierte, en especial para los más pequeños o de quienes que acuden al colegio por primera vez, en la asignatura más difícil del curso. Aunque no hay fórmulas mágicas, es posible suavizar esta particular "operación retorno".

Preparación previa

  • Visite con el niño el centro escolar antes de que empiecen las clases, y preséntele a su profesora para que sepa con quién se va a quedar. Le ayudará a familiarizarse y a no sentirse tan extraño el primer día.
  • Si tiene edad para entenderlos, léale cuentos sobre niños y niñas que empiezan la escuela, papás y mamás que se van a trabajar y vuelven después a recoger a sus hijos, y sobre actividades en la guardería o el cole.
  • Cuéntele sus propias vivencias infantiles. Cuando las recuerde y las relacione con las suyas, se sentirá más tranquilo en su nuevo entorno.
  • Explíquele detenidamente todo lo que le espera en ese primer día de clase, en ese nuevo curso.
  • Deje que su hijo o hija le expliquen sus temores y necesidades.
  • Plantéele la asistencia como una obligación, y a la vez como un privilegio. Por ejemplo: "¡Qué suerte que puedes ir al cole!". No le amenace con "ya verás ya, cuando vayas al cole", de manera que lo relacione con algo negativo y desagradable.
  • Unos días antes, y en la medida de lo posible, empiece a acostumbrarle a los nuevos horarios que tendrá en la escuela: hora de levantarse, de comer, de dormir la siesta, de merendar, etc.
  • Si aún es pequeño y tiene costumbre de dormir siesta, y el cole no ofrece esta alternativa, es el momento de empezar a prescindir de ella.
  • Prepare con su hijo o hija la cartera y todo el material necesario para el curso. Ojee con él los nuevos libros de texto para que se familiarice con ellos y despierte el interés por usarlos.

El gran día

  •  Es muy recomendable que el primer día de colegio acompañe a su hijo o hija. Hay que hacer lo posible para que sea un día alegre.
  • Si es su primer día en un colegio nuevo, trate de que llegue de los primeros. Así verá aparecer a todos los compañeros y no se sentirá tan observado como si se presenta el último.
  • Muestre alegría. Si le ve llorar o nota algo de tristeza, volverá su desconfianza y sensación de abandono. Sentirá que le está dejando en un lugar malo.
  • No alargue el momento de la separación. Sea afectuoso, pero sin excesos, y breve. Aunque su hijo o hija lloren o griten, la despedida debe ser rápida y sin dramatismos, de lo contrario aprenderán a usar las pataletas como estrategia para alargar la entrada a clase.
  • En ningún caso les prometa cosas que no vaya a cumplir, como "¡Voy a aparcar el coche y vuelvo!". Si el niño o la niña se sienten engañados, es más difícil que confíen en usted.
  • Cuando le vaya a recoger sea muy puntual. Puede sentirse abandonado al ver cómo se sus compañeros de clase.
  • Si ve que tiene los ojos enrojecidos de llorar, no haga ningún comentario compadeciéndole. Sólo conseguirá que siga llorando en el cole, esperando a su mamá o papá salvador.
  • Hágale comentarios presuponiendo que se ha portado muy bien, y remarcando las ventajas de haber ido al colegio, como si de un privilegio se tratara.

La rutina de la adaptación

  • Aproveche los fines de semana que todavía quedan del verano para disfrutar haciendo cosas divertidas. Organice actividades de ocio, y no rompa con la rutina veraniega de golpe.
  • Aunque al principio los llantos son normales, permanezca en contacto directo con el profesorado para saber cómo se desarrolla el período de adaptación, si el niño o la niña participan en las actividades y si, en general, se integran adecuadamente. De lo contrario, deberá buscar la mejor forma de ayudarles a conseguirlo. Algunos niños y niñas pueden necesitar incluso un trimestre para adaptarse.
  • Hasta que haya superado el período de adaptación, conviene que la asistencia a la escuela sea lo más rutinaria posible: mismos preparativos, misma hora de llegada y de recogida...
  • En el periodo de adaptación hay que hacer lo posible por llevarle todos los días. No debe dejar de acudir a clase de forma habitual, porque puede tardar más en adaptarse.
  • Fuera del horario lectivo, intente que quede con algún compañero de colegio. Ver a sus amigos y amigas de la escuela infantil en otros lugares (el parque, la casa, etc.) aumentará su deseo de reencontrarse con ellos en clase.
  • Dedíquele todo el tiempo que pueda los primeros días, y prepare por la tarde la vuelta al día siguiente, para que cada mañana no se convierta en un disgusto.
  • No le deje trasnochar. Un niño fatigado tiene más problemas de comportamiento y mayores dificultades de adaptación.
  • Levántele con antelación. Ir con el tiempo justo por las mañanas provoca nerviosismo en el niño. Y más si es de los que se despiertan de mal humor.
  • Muestre interés por sus avances. Pregúntele por la escuela en momentos tranquilos, durante la noche o en la hora del baño, pero no le fuerce a hablar.

Otros servicios


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto