Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Medio ambiente > Medio ambiente urbano

Λ

EN IMÁGENES: De basura a materia prima

¿Cómo funciona el servicio de recogida de nuestras ciudades?

El aumento de población y el desarrollo de la sociedad de consumo plantean uno de los mayores problemas actuales: la creciente generación de residuos sólidos urbanos y su necesidad de reciclarlos y de reducirlos. Cada español tira 500 kilos de basura doméstica al año, una media algo inferior a la europea, que ronda los 550 kilos. Éste es el trayecto que permite la transformación de basura en materia prima.

En casa

Lograr la máxima valorización y recuperación de la materia inerte reciclable depende de una eficiente selección doméstica. El aumento de la cantidad de basura doméstica radica en materia no orgánica, es decir, susceptible de ser reciclada. Pero todavía hoy separamos muy poco: del kilo y medio diario, un escaso 15% (en algunas comunidades este dato alcanza el 25% pero en otras no rebasa el 10%) se deja listo para reciclar. En los países nórdicos, casi la mitad de la basura es reciclable, y la cantidad de basura generada por habitante es significativamente menor (no llega a los 400 kilos al año).

  
Ruben García Blázquez

En ruta

El camión retira el contenedor que le corresponde en cada ruta (envases, papel-cartón, orgánica y restos, o vidrio). Los residuos son transportados hasta alguno de los 83 Centros de Tratamientos de Residuos Urbanos distribuidos por todo el país, que están integrados por dos áreas de tratamiento diferenciadas: planta de reciclaje y vertedero controlado.

  
Ruben García Blázquez

En la planta de reciclaje

Descarga

El camión vuelca en una nave los productos reciclables, que son clasificados en grupos: papel y cartón (37%), vidrio (15%), plástico (14%), metal y envases de brik (8%). Un 26% es rechazado. Cada uno de ellos entra en el proceso de selección de manera individualizada. La primera criba la realizan operarios que desechan materia orgánica en una cabina de triaje inicial. En este espacio se está implantado en gran número de plantas robots que seleccionan los residuos de acuerdo a parámetros visuales, aunque todavía está presente sólo en un 10% de los centros españoles.

  
Ruben García Blázquez

Selección mecánica: trómel (criba rotativa)

Tras esta selección, la basura pasa por un trómel que separa, gracias a la acción conjunta del aire e imanes, los desechos que no pertenecen a la cadena en curso. Por ejemplo, si se está seleccionando plástico, se eliminan los briks y demás residuos, que pasarán de nuevo por el proceso en su turno.

  
Ruben García Blázquez

Triaje manual

En la cabina de triaje y selección principal, numerosos operarios criban la basura. Algunos materiales serán rechazados para la planta y se llevarán a la zona de vertido. Los demás se separan en sus correspondientes contenedores. De allí, pasarán por un aspirador, en el que campos magnéticos obtienen los metales que se destinan a su correspondiente contenedor. El vidrio, el papel, la chatarra, el brik y el plástico están listos para ser empaquetados.

  
Ruben García Blázquez

Material reciclado, materia prima

Una vez seleccionados y empaquetados por naturalezas, los diferentes productos son preparados para transportarlos a empresas que los aprovechan como materia prima para crear nuevos artículos. El 48% del papel que entró en la planta servirá para elaborar de nuevo papel. El 56% de los envases de cartón serán de nuevo envases. El 40% de vidrio volverá a ser botellas. El 100% del metal tomará de nuevo su curso. El 7% del plástico lo será de nuevo, y el 3% de brik será útil.

  
Ruben García Blázquez

En el vertedero

Descarga de materia orgánica

Los desechos orgánicos llegan a la zona de vertido, que está divida en celdas. Se trata de espacios de en torno a 2.000 metros cuadrados que una vez llenos de basura se tapan con tierra con el fin de facilitar la fermentación anaerobia de la materia orgánica.

  
Ruben García Blázquez

Conversión en gas

Cada celda dispone de drenaje para la canalización de lixiviados (líquidos resultantes del proceso de disolución de metales) hasta la red de colectores. Este sistema centralizado de extracción y conducción hace que estos gases sean energéticamente aprovechables. Genera energía suficiente, en función de las características de la planta, para convertirla en autosuficiente. Además, logra eliminar las posibles afecciones por olores o incendios.

  
Ruben García Blázquez

Otros 'En imagenes' que pueden interesarte

Otros servicios


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto