Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa > Lo más práctico > Consejos

Λ

Cuidados capilares: Protección por los pelos

La higiene y la limpieza adecuadas, junto con un cepillado correcto, aumentan las posibilidades de contar con un cabello sano

 El cabello es, para una proporción considerable de la población, un bien preciado y, en ocasiones, escaso. El estrés, una alimentación inadecuada, el alcohol, el tabaco, el sol, el cloro de las piscinas, así como el exceso de tintes, decolorantes, lociones para permanente o para el alisado químico o una higiene capilar deficiente son factores que tienden a debilitar el cabello, que puede presentar síntomas de sequedad, de grasa, dificultad para desenredarse, caída excesiva, falta de brillo, puntas abiertas... Para que la fibra capilar no pierda su vitalidad es necesario tomar medidas.

Ante todo, limpieza

  • Mantenga una higiene periódica (2-3 veces a la semana) del pelo y cuero cabelludo.
  • Evite la acumulación de grasa en el cabello porque activa la proliferación microbiana y disminuye la oxigenación capilar.
  • Utilice  productos especialmente diseñados para el cabello.
  • Para un correcto lavado del cabello, en primer lugar enjuáguelo para eliminar la suciedad, grasa y polvo. A continuación aplique una pequeña cantidad de champú. Aclare cuidadosamente el cabello con agua templada o fría dejándolo libre de cualquier resto de jabón. Repita el proceso sólo si el cabello estuviese muy sucio o graso.
  • Favorezca la renovación capilar con lociones o bálsamos para después del lavado que mejoren la circulación en el cuero cabelludo y aumenten la oxigenación.
  • No frote el pelo en el secado.
  • Evite el uso del secador. Si lo utiliza, manténgalo a 15 centímetros y emplee el modo frío.

Cepillado

  • Cepille el cabello para eliminar el polvo, los pelos y las células muertas. El cepillado tiene, además, una acción estimulante sobre el riego sanguíneo en el nivel de la raíz capilar.
  • Use cepillos de cerdas naturales, porcinas o de jabalí, o en su defecto de nylon redondeado.
  • No realice peinados o cepillados excesivamente fuertes ni frecuentes. El roce daña la cutícula, que es una barrera de protección para el pelo.
  • Evite gomas, clips, pinzas y otros adornos que ejerzan una presión excesiva sobre la raíz del cabello. Tampoco es conveniente llevar cada día el cabello sujeto con trenzas

    La higiene y la limpieza adecuada, junto con un cepillado correcto, aunmentan las posibilidades de contar con un cabello sano

    o recogedores que provocan un estiramiento del mismo.
  • No abuse de tintes, permanentes, etc.
  • Preserve su pelo de las agresiones externas. El sol, el frío extremo, la lluvia y el calor lesionan el cabello.
  • Consulte a su dermatólogo ante cualquier observación de anomalías en el cabello: caída importante difusa o por zonas, caspa, seborrea.

Cabello seco

  • Por su fragilidad, tolera bastante mal el cepillado, el uso del secador y de tintes y permanentes.
  • Para su lavado utilice un champú  humectante, que le devuelve la humedad perdida al cabello, o con base de tensoactivos proteínicos, que le confieren una película reparadora al cabello, un aumento de la suavidad y una eliminación de la electricidad estática. También puede aplicarse lociones capilares ricas en vitamina B y en queratina.
  • El cepillado debe ser suave, con cepillos de cedras naturales. Evitará la ruptura del cabello y la electricidad estática.

Cabello graso

  • Lávelo a menudo, pero sin abusar para no saturar las glándulas y propiciar un aumento de la secreción de grasa.
  • Utilice champús astringentes y agua fría con el objeto de cerrar los poros del cuero cabelludo y disminuir su secreción.
  • Si lava su cabello a diario, alterne el champú para pelo graso con un champú para cabello normal.
  • El exceso de grasa se puede acentuar con el uso de productos suavizantes.
  • Cepille el pelo suavemente para no estimular la actividad de las glándulas sebáceas.

Nutrición desde dentro...

La alimentación del cabello proviene de la sangre, por lo que una dieta equilibrada en nutrientes es la base de una buena salud capilar.

  • La alimentación desempeña un papel fundamental en el cuidado de cualquier tipo de cabello.
  • Beba mucha agua. Entre 2 y 3 litros diarios.
  • Los oligoelementos desempeñan un papel fundamental en la formación del pelo. Se ingieren con los vegetales, las verduras, las legumbres y los complejos vitamínicos.
  • Consuma frutas y verduras, y alimentos ricos en cinc y magnesio, y en vitamina B5 y B6, indispensables para fortalecer el cabello.
  • Evite el consumo de café, tabaco y alcohol. Contraen los vasos sanguíneos del cuero cabelludo y disminuyen su aporte sanguíneo y, por tanto, su nutrición.

Otros servicios


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto