Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Alimentación > Aprender a comer bien

Λ

Infusiones: Mucho más que manzanilla

La variedad de infusiones es tan amplia como sus efectos medicinales, aunque un uso indiscriminado y sin información puede provocar reacciones no deseadas

 La identificación de las infusiones a la manzanilla, el poleo-menta, la tila y al té ya es cosa del pasado. Cada vez son más las personas que conocen y utilizan una amplia variedad de plantas que se sumergen en agua caliente para aprovechar sus propiedades medicinales. Relajantes, excitantes, digestivas, para el bienestar de la mujer, adelgazantes, diuréticas, laxantes, para el hígado, para respirar mejor... El listado de beneficios de las infusiones es inacabable. Pero no todo son virtudes.

Algunas están contraindicadas en determinados grupos de población -niños, lactantes, embarazadas, personas mayores...-, no se pueden tomar si se padecen algunas enfermedades o no se consiguen los efectos deseados si no se ingieren en el momento adecuado. Además, determinadas plantas potencian o anulan el poder curativo de algunos medicamentos.

Las infusiones son una forma de fitoterapia -curación a través de las plantas-. De hecho, los principios activos de numerosos medicamentos se extraen de tallos, flores, hojas, raíces o frutos y ese efecto, aunque atenuado, se puede lograr a través de una infusión. Si bien el margen de tolerancia para las plantas medicinales suele ser amplio, según el estado de salud y las circunstancias individuales, hay infusiones que pueden provocar efectos secundarios y estar contraindicadas.

Agua con propiedades medicinales

Las plantas fabrican todo un arsenal terapéutico; vitaminas, minerales, aceites esenciales, taninos, antioxidantes, etc. Una infusión puede ser útil para tratar afecciones leves sin necesidad de recurrir a un medicamento, como es el caso de las de plantas digestivas, cuyo consumo no plantea inconvenientes. Sin embargo, los efectos de las plantas diuréticas, laxantes o relajantes, por ejemplo, son más específicos e intensos sobre algunos órganos o sistemas. Por ello, se aconseja consultar al médico sobre sus posibles efectos secundarios y contraindicaciones, en particular si estamos tomando algún fármaco.

Infusiones digestivas

La manzanilla sigue siendo la reina de las plantas digestivas, aunque la variedad dentro de este grupo es inmensa: anís, menta piperita, poleo, hinojo, comino, canela, hierba luisa, melisa, regaliz... Además, la combinación de varias plantas potencia sus efectos. También estimulan el apetito o mejoran las digestiones lentas. Para ello, se aconseja tomarlas en infusión media hora antes de las comidas.

Si estamos tomando medicamentos, antes de tomar ciertas plantas, como la valeriana, consultemos al médico

Las infusiones de plantas como el anís, el hinojo, la menta o la manzanilla se deben beber calientes porque parte de sus propiedades se vinculan a los aceites esenciales que concentran y que se evaporan al enfriarse la infusión. Del regaliz está comprobado su efecto antiulceroso, y las plantas amargas como el boldo o la alcachofa estimulan las secreciones digestivas, en particular las del hígado y la vesícula, por lo que ayudan a digerir las grasas y a depurar el organismo. Se pueden notar sus resultados si se toman después de una comida copiosa.

Infusiones laxantes y diuréticas

El efecto de las plantas diuréticas y laxantes sobre el exceso de grasa corporal es nulo, y conviene ingerirlas bajo prescripción facultativa. La reducción de peso y la disminución del volumen que se puede experimentar se debe a una diuresis forzada con pérdida de agua y electrolitos, y a una deposición más frecuente y consistente, en el caso de las infusiones laxantes, pero en absoluto se elimina grasa.

Las plantas laxantes irritantes como el sen, la frángula, la cáscara sagrada o el ruibarbo son seguras y eficaces, pero sólo si se beben de forma puntual y en la dosis aconsejada, para tratar un estreñimiento pasajero, pero no crónico. Producen desequilibrios electrolíticos con pérdida de potasio, por lo que se desaconseja su empleo habitual, y en particular si se toman fármacos antiarrítmicos u otros medicamentos cardiotónicos con los que interaccionan.

Los efectos de plantas diuréticas como diente de león, cola de caballo, ortosifón o pilosela son suaves en comparación con los fármacos diuréticos, y pueden ser efectivas si se administran cuando se tiene la sensación puntual de retención de líquidos. Sin embargo, para eliminarlos no hay un diurético más efectivo que el agua. Además, la utilización habitual de infusiones diuréticas y sin control profesional puede enmascarar un trastorno de retención de líquidos debido a una patología renal, de corazón u hormonal.

Infusiones relajantes

Dentro de las plantas con acción relajante y sedante, las hay con efectos más suaves pero suficientemente efectivas para tratar el insomnio, el nerviosismo y la irritabilidad, como la tila, la flor de azahar o la manzanilla. En estos casos, al efecto relajante propio de la planta se une la sensación de bienestar que acompaña la ingesta de líquido caliente. Plantas como la valeriana, la pasiflora o el espino blanco inciden con más intensidad sobre la relajación del sistema nervioso y la disminución de la actividad cerebral y de la frecuencia cardiaca. En estos casos, hay que consultar al médico si se están tomando medicamentos antidepresivos o ansiolíticos por que pueden potenciar su acción.

El té verde

El té, dada su particular composición, rica en taninos y sustancias antioxidantes, y con una concentración moderada de teína, se cataloga como planta digestiva, ligeramente estimulante y como reductora del apetito. Los efectos de disminución de grasas o de incremento del gasto energético que se asocian en especial al té verde se relacionan con la acción de los catecoles (antioxidantes) contenidos en mayor concentración en comprimidos o cápsulas de extracto de té verde, retirados por el Ministerio de Sanidad a causa de la aparición de algunos casos de intoxicación hepática. En una infusión, sus efectos no son ni mucho menos tan intensos, dada la menor presencia de antioxidantes. Por tanto, el beneficio físico que se puede experimentar tras un consumo moderado de té verde en infusión (3-4 tazas al día) es una mayor diuresis y una ligera pérdida del apetito. Además, hay que tener en cuenta que se trata de una bebida excitante y quienes no estén habituados pueden notar ese efecto.

¿Infusión o decocción?

Las plantas se mezclan con agua caliente para extraer sus principios activos solubles.

  • Para hacer infusión se usan las partes blandas de las plantas como las hojas y las flores; se lleva el agua a ebullición, se escalda la planta y se deja en reposo entre 5 y 10 minutos antes de tomarla.
  • Para extraer los principios activos de las partes más duras -raíces, semillas y tallos- se debe aplicar la decocción, que consiste en hervir la planta en agua a fuego lento durante 3-15 minutos. Cuando hierve el líquido, se retira del fuego, se deja reposar y se cuela.

Legislación

Aún no se dispone de legislación que regule el control sanitario y de calidad para los productos de fitoterapia de venta libre, entre los que se incluyen las infusiones.

Únicamente se atiende a la Orden de 3 de octubre de 1973, por la que se establece el registro para preparados a base de especies vegetales medicinales. Este vacío legal ha dado lugar a abusos y fraudes. Debido al auge del comercio y uso de las plantas medicinales que se está viviendo en los últimos años, desde el Ministerio de Sanidad se está trabajando con el fin de regular este campo. Un paso clave se produjo en 2004, cuando el Ministerio de Sanidad publicó la Orden SCO/190/2004, de 28 de enero, por la que se establece la lista de plantas -200 en total- cuya venta está prohibida o restringida por su toxicidad, entre las que se encuentran la cáscara sagrada, usada tradicionalmente para tratar el estreñimiento.


Otros servicios


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto