Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal:


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía > Familia

Λ

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

Escucha-bebés: A mayor precio más funciones

En todos la calidad de transmisión es buena a 35 metros, pero los más caros ofrecen útiles funciones añadidas no disponibles en los más baratos

Es habitual que padres y madres, sobre todo si son primerizos, eviten dejar solo a su bebé: temen no escuchar su llanto ante cualquier contingencia. Ello hace que no se alejen de su lado y que, cuando lo hacen, necesiten comprobar constantemente si todo sigue en orden. La solución tecnológica que resuelve esta angustia son los escucha-bebés. Estos equipos están compuestos por un emisor que capta y envía por radio cualquier sonido que se produzca en una habitación y por un receptor que reproduce estos sonidos a varias decenas de metros de distancia.

Evidentemente, además de para controlar el descanso de los bebés, también son de utilidad para personas mayores o enfermas que tienen así un medio directo y sencillo de comunicarse con sus cuidadores.

Hay interfonos para bebés muy sofisticados que incorporan sensores de movimiento y cámaras de videovigilancia,   pero este análisis ha estudiado nueve interfonos para bebés cuya única función es la de transmitir sonido, por ser los más utilizados. Sus precios son muy distintos: desde los 50 euros de Saro Visual Phone 4865, hasta los 114 euros de Supernova FD-D3.

La mejor relación calidad-precio es Bebé Due, el más barato (cuesta 67 euros) de los que ofrecen una aceptable calidad de sonido a 50 metros. Otra buena opción es Miniland Radio Baby, el segundo más caro (100 euros), por ser el más completo y el mejor valorado por los usuarios.

La prueba de compatibilidad electromagnética indica si estos equipos están convenientemente aislados frente a interferencias de otros aparatos. Para ello, se les somete a una fuerte interferencia eléctrica, frente a la que Philips demostró un muy buen comportamiento (sólo pierde un 1,4% de calidad de señal, lejos del 25% que permite la norma), y de manera más pobre Chicco, Bebé Due y Supernova (los tres el 8%). Tras esta prueba ningún interfono sufrió daños permanentes y todos ellos siguieron funcionando con normalidad.

Muy diferentes en volumen

Uno de los aspectos en los que más difieren es en el tamaño. Los de menos volumen y peso son Saro (el emisor y el receptor tienen 140x58x30 mm) y Supernova (ambos 140x58x32 mm), seguidos de Jané y Miniland (casi el doble de grandes que los dos anteriores). Philips (siete veces más grande que el más pequeño) y Chicco (cinco veces más grande) son los más voluminosos.

Estos aparatos no tienen un gran consumo eléctrico: su demanda de electricidad está por debajo de los 10W, aunque hay diferencias entre ellos: el que más gasta es Philips, con 6W y el más austero en el consumo eléctrico es Prenatal, con 2,4W. A pesar de que todos funcionan también con baterías o pilas, lo más habitual es que cuando están quietos se enchufen a la red eléctrica, de ahí la conveniencia de que sus cables de red sean lo más largos posibles para que resulten más cómodos de utilizar. Supernova, con un cable de más de tres metros es el único que se distingue del resto, que orbitan entre los 182 cm y 193 cm.

Sólo en uno de los equipos ambos aparatos hacen de emisor y transmisor indistintamente

Los nueve se pueden apagar aunque estén conectados a la red eléctrica. Supernova y Miniland son los únicos con pantalla (la del primero es significativamente más grande que la del segundo), lo que no significa que emitan vídeo, sino que cuentan con un 'display' en el que aparece el estado del escucha-bebés. En los nueve se puede alternar entre varios canales de emisión (normalmente dos, salvo Miniland que ofrece ocho y Supernova treinta): así, si alguna de las frecuencias sufre interferencias (producidas por aparatos similares de los vecinos u otros equipos eléctricos) es posible cambiar a un canal libre.

Supernova, Pinpon y Miniland ofrecen el mayor número de funciones: se pueden llevar colgados del cinturón, permiten ajustar el umbral de ruido a partir del cual el emisor transmite, lo que evita que el equipo transmita un ruido constante y molesto. Los tres cuentan también con un indicador visual de sonido en el receptor, esto es, cuanto mayor sea el nivel de ruido más luces se encienden. También disponen de aviso visual de fin de batería (en Supernova y Miniland este aviso es además sonoro), y alertan cuando el receptor sale del área de recepción. Saro y Jané son casi tan completos como Supernova, Pinpon y Miniland, pero no cuentan con la posibilidad de ajustar el umbral de sensibilidad del sonido, pero sí con una luz nocturna en el receptor. El más austero es Philips, que carece de todas estas funciones.

Miniland es el único en el que la pareja de dispositivos son a la vez emisor y receptor (bidireccional), algo que no parece que tenga demasiada utilidad con bebés, pero que sí resulta muy práctico en el cuidado de las personas adultas. En el resto de equipos uno de los aparatos se limita a emitir, y el otro a recibir el sonido.

Supernova y Miniland incluyen un juego de pilas recargables con su correspondiente cargador (Pinpon sólo incluye pilas para el receptor). Miniland trae auriculares que se conectan al receptor: útil para controlar al bebé sin molestar a los que estén alrededor. El resto no sólo no incluye auriculares, sino que tampoco dispone del conector que permitiría al usuario enchufar unos comprados por él.

Como es muy probable que estos equipos se caigan al suelo, se comprobó su resistencia tirándolos tres veces desde un metro de altura sobre una tabla de roble (que simula el suelo convencional de un hogar). Aunque todos siguieron funcionando tras la prueba, en Prenatal y Saro las tapas del emisor y del receptor se abrieron (se cayeron las baterías). En Pinpon ocurrió lo mismo, pero sólo con el emisor.

Transmisión de calidad

La distancia de separación entre el emisor y el receptor a la que supuestamente pueden funcionar estos transmisores y que viene indicada en los manuales se refiere a condiciones ideales de transmisión: esto es, espacios abiertos y sin obstáculos en los que rara vez van a ser utilizados. Por ello, seis usuarios han evaluado la calidad de transmisión del sonido a diferentes distancias: 16, 35 y 50 metros, en un entorno real con tabiques entre el emisor y el receptor (la configuración habitual de una casa). La calidad de transmisión fue aceptable a 16 metros y 35 metros, sin diferencias significativas entre los equipos.

A 50 metros el comportamiento de unos equipos y otros sí varió notablemente: la transmisión fue pésima en Supernova y Pinpon y mala en Prenatal, Saro y Jané. Bebé Due y Chicco se quedan en aceptable y Philips alcanza el "Bien". La mejor con diferencia es Miniland, la única con una transmisión clara y libre de interferencias a esta distancia.

Prueba de uso

Con el fin de obtener una impresión real de los interfonos, se ha realizado una evaluación subjetiva por seis usuarios habituales de este tipo de equipos. Cada consumidor ha valorado distintos aspectos y funciones del 1 al 10.

Los equipos mejor valorados por los seis usuarios fueron Supernova y Miniland, los dos con 7,3 puntos sobre 10. Destacan por la calidad de sonido, su pequeño tamaño y peso y sus funcionales prestaciones. Miniland gusta por su diseño, es muy fácil de llevar, tiene un gran alcance y permite su uso en ambos sentidos (es bidireccional). Pinpon es el que consigue una menor puntuación (6 puntos): no gustó su diseño y acabado (su carcasa es transparente). Además, los usuarios criticaron que su manual estuviera únicamente en inglés. Philips, el segundo peor con 6,1 puntos, falló por su gran peso y volumen, al contrario que Supernova, Jané y Miniland que destacaron positivamente en este punto.

Los nueve son fáciles de usar y transportar y su calidad de sonido en distancias cortas (35 metros reales, esto es, entre tabiques) es satisfactoria. Pinpon, Saro y Miniland no incluyen documento de garantía, a pesar de lo cual los consumidores que los adquieran están cubiertos por los dos años de protección que fija la ley. Las instrucciones de Pinpon, al igual que sus indicaciones de seguridad, vienen en inglés, y no en castellano como es preceptivo.

Cuestión de seguridad

Al ser un producto que va a estar cerca de los bebés (muchas veces, incluso dentro de la cuna) deviene esencial que cumplan escrupulosamente todas las normas de seguridad. Las pruebas realizadas por el laboratorio son rigurosas e incluyen la comprobación de que un funcionamiento anormal no cause fuego, que soportan los picos de electricidad, que su recubrimiento es aislante, y que los mandos y tapa son resistentes. Los nueve son seguros, aunque Pinpon suspende porque sus advertencias de seguridad están redactadas únicamente en inglés.

Paginación


Otros servicios


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto