Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Alimentación > Aprender a comer bien

^

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

Menús del día: Uno de cada tres menús del día suspende en calidad dietética

El servicio prestado fue satisfactorio, pero se anotaron numerosos incumplimientos de la normativa

Calidad dietética muy mejorable

A quien come fuera de casa con frecuencia le resulta difícil conseguir que su dieta sea equilibrada y saludable. Tal y como se ha adelantado, a pesar de que la oferta de platos en los menús del día fue variada, el 30% de los menús del día estudiados no aprobaron el examen de calidad dietética e incluso la mitad de los suspendidos fueron considerados malos o muy malos desde una perspectiva nutricional y dietética. Y también fueron muchos (uno de cada cuatro) los que obtuvieron un mediocre "aceptable". Así, más de la mitad de los menús del día podrían ser mucho mejores dietéticamente. La principal razón de que tantos menús fueran mal valorados fue la imposibilidad de elegir verdura o ensalada y legumbres como primer plato, pescado como segundo plato y fruta del tiempo como postre.

Las ensaladas, cuando figuran en estos menús, se ofrecen normalmente como primer plato, lo que propicia que algunos habituales descarten esta saludable opción por temor a quedarse con hambre. Lo más conveniente sería que se ofrecieran como entrante o como guarnición del segundo plato. De todos modos, un 12% de los restaurantes no ofrecen ensaladas en sus menús del día (en Almería la proporción llegó hasta el 43% de los establecimientos, mientras que todos los estudiados en Madrid, Vitoria, San Sebastián y Pamplona ofrecen ensalada). Y lo que es peor, casi la mitad de los hosteleros (el 46%) no incluía legumbres en su menú del día (en Almería, Alicante, Murcia, Barcelona y Valencia fueron más del 60%, mientras que en Vitoria y Pamplona se quedaron en el 14%). Y uno de cada cuatro restaurantes (en los de Granada, Sevilla y Almería la proporción se doblaba) ofrece menús con demasiada proteína: sirven primeros platos como entremeses, croquetas, calamares, revueltos o potajes con abundante carne o pescado, lo que hace que si se elige de segundo un plato proteico (carne, pescado o huevos), el conjunto del menú resulte excesivamente proteico, además de demasiado graso y calórico.

Se constató que la oferta de carnes es muy superior a la de pescados cuando, al menos, deberían equipararse. El 10% de los restaurantes (en Murcia, 38%, en Valencia el 25% y en Oviedo y Córdoba, el 20%) carecían de pescado en sus menús.

 Respecto a los postres, la situación no fue mejor: el 35% de los establecimientos no ofrecían fruta fresca o del tiempo, la opción más recomendable. Al menos, uno de cada tres de estos menús sin fruta ofrecían lácteos sencillos (yogur, cuajada, queso o arroz con leche), una alternativa también saludable, ya que no resultan demasiado energéticos y son fáciles de digerir. El 75% de los menús estudiados contenía uno de estos lácteos sencillos.

Tampoco sorprendió comprobar que la inmensa mayoría de los alimentos procesados son refinados (pasta, arroz, galletas, pan?), cuando es conveniente incluir alimentos ricos en fibra en la dieta diaria. El 98% de los menús comparados no ofrecen la posibilidad de elegir pan integral, que tiene mayor contenido en fibra que el pan blanco. En realidad, de los 318 estudiados, sólo dos restaurantes de Málaga, otros tantos de Valencia y uno de Córdoba, de Granada y de Valladolid incluían pan integral en sus menús del día.

Cambiando de apartado del menú, seis de cada diez restaurantes ofrecían poca variedad en sus guarniciones y salsas, de forma que utilizan la misma para los diferentes platos, mayoritariamente lechuga y patatas fritas. En este caso, los mejores restaurantes fueron los de Granada: siete de cada diez de los estudiados podían presumir de una variada oferta de guarniciones y salsas en sus platos.

De todos modos, no hay que olvidar que si bien quienes comen fuera de casa deben poder elegir en los menús del día entre platos que se ajusten a sus necesidades nutritivas y dietéticas (y aquí la responsabilidad es de los hosteleros, confeccionando menús variados, equilibrados y saludables), también los y las clientes, los consumidores, han de elegir los platos teniendo en cuenta criterios dietéticos.

Precios y menús del día

Los 318 restaurantes visitados cobran una media de 8,9 euros por sus menús del día, si bien se registraron importantes diferencias en la media de los precios de unas ciudades y otras. La más barata para comer de menú fue Málaga: la media en los 18 restaurantes visitados fue de 6,9 euros, mientras que en la más cara, Valladolid, la media ascendió a 11,4 euros, un 65% más que en Málaga. También por debajo del precio medio se sitúan los menús de Alicante (7,7 euros), Valencia, Sevilla, A Coruña y Barcelona (alrededor de 8,2 euros). Cerca de la media estuvieron los de Córdoba y Madrid (8,8 euros) y Bilbao (8,9 euros). Tras Valladolid, las ciudades más caras para comer de menú del día, siempre atendiendo a la muestra estudiada, son Granada, Pamplona, San Sebastián y Zaragoza (alrededor de 10 euros) y Vitoria, Oviedo, Almería y Murcia, con un precio medio de entre 9 y 9,5 euros.

Incluso dentro de una misma ciudad se anotaron diferencias significativas de precio: en Sevilla, el restaurante más caro cobraba 15 euros por este menú y el más barato sólo 5 euros (el más económico de los 318 estudiados); en San Sebastián se apuntó una diferencia de 9,3 euros entre el más caro y el más barato, en Valladolid fueron 8,5 euros y en Granada, Madrid y Bilbao, en torno a 7 euros. Y los precios más homogéneos se encontraron en la capital alicantina (1,5 euros de diferencia entre los 16 restaurantes visitados) y en A Coruña, donde la diferencia máxima fueron de sólo 2 euros.

Cabe preguntarse si el coste de un menú del día tiene relación directa con la calidad dietética y nutricional de los platos que lo componen. Pues alguna sí que tiene: los mejores menús del día en calidad dietética (más de 9 puntos sobre 10 posibles) costaban una media de 9,4 euros, mientras que los peores, los que suspendieron el examen dietético, cobraban 8,6 euros.

Calidad de servicio y atención al cliente: buenos resultados

Los restaurantes obtienen una calificación media positiva en calidad del servicio y atención al cliente, pero se anotaron aspectos con evidente margen de mejora. Así, casi uno de cada diez no tenía hojas de reclamaciones a disposición de los clientes (en Madrid, tres de cada diez); la exhibición bien visible del precio del menú es obligatoria, pero en el 14% de los restaurantes (la mitad de los visitados en A Coruña, Granada y Sevilla) no se cumplía este requisito; y en el 17% de los establecimientos los platos que conforman el menú no estaban expuestos al público, a pesar de que lo exige expresamente la legislación. Además, tan sólo la mitad de los restaurantes ofrecen al cliente la carta por escrito con los platos que componen el menú del día. Y el grado de limpieza en el comedor fue mediocre o deficiente en el 15% de los establecimientos. Ya en lo más positivo, tanto el estado de conservación y la limpieza de cubiertos, vasos y platos como la agilidad y rapidez del servicio fueron satisfactorios. La media de espera para conseguir mesa fue de sólo dos minutos, y la necesaria entre plato y plato fue de cinco minutos.

Una prestación mejorable fue la del modo de pago, ya que en uno de cada cuatro restaurantes no fue posible pagar con tarjeta; y en el 16% de ellos el nivel de ruido era excesivo debido a la gran afluencia de público, a que la barra del bar estaba cerca del comedor o al inadecuado volumen del televisor o de la música. Además, en casi tres de cada diez establecimientos visitados las mesas del comedor estaban demasiado cercanas unas de otras.

Para terminar, procede indicar que tan sólo en uno de cada cuatro restaurantes visitados se hacía distinción entre zona de fumadores y de no fumadores dentro del comedor (en Valladolid, Barcelona y A Coruña lo hacen la mitad de los establecimientos visitados, pero en Valencia y en Vitoria fueron menos del 10%).

Paginación


Otros servicios


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto