Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Solidaridad > Derechos Humanos

^

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

Ciudades y excluidos sociales: Faltan recursos para las personas sin hogar

Hay más ayudas para el alojamiento, manutención e higiene que para la reinserción laboral o social de los más pobres

Talleres de inserción

El objetivo de la mayoría de estos proyectos y programas es favorecer la inclusión social y laboral de las personas marginadas o excluidas. Suelen consistir en cursos, talleres, programas, etc. que tratan de facilitar la reinserción en la sociedad y el mercado de trabajo de las personas socialmente excluidas. Muchas de estas iniciativas se organizan con instituciones y ONG. Entre las materias que se imparten en los cursos y talleres destacan las técnicas de búsqueda de empleo, de orientación laboral, ocupacionales, de formación profesional específica (cocina, habilidades manuales, soldadura, etc.), los talleres educativos (idiomas para inmigrantes, alfabetización), los talleres de mejora de la autoestima o los de orientación para el autoempleo. Son muy pocos los Ayuntamientos que disponen de cifras que revelen el número de personas excluidas que se reinsertan laboral o socialmente tras acudir a estos talleres y programas de inserción.

También en ayudas económicas directas la variedad de iniciativas y programas dificulta la comparación. Algunos municipios reparten ayudas como las rentas mínimas de inserción social y las ayudas económicas de urgencia. Cada una de las normativas autonómicas que las regula las denomina de una forma (renta mínima de inserción, salario social, ingreso mínimo de solidaridad, ingreso mínimo de inserción, renta básica...), aunque todas coinciden en señalar que su finalidad es garantizar unos ingresos mínimos de subsistencia a las unidades familiares ante situaciones de necesidad o carencia de recursos y patrimonio, siempre que no puedan ser cubiertas por otras prestaciones como la Seguridad Social o las de desempleo. Para concederlas, se exige el empadronamiento y residencia previa en la comunidad autónoma, de como mínimo un año, además de una edad mínima (normalmente, a partir de 25 años y hasta 65 años). Además, se fijan baremos y criterios para acceder a estas ayudas.

También se dan subvenciones a asociaciones y ONG, que realizan tareas de acción social en cada municipio. Casi todos los municipios destacan que colaboran con asociaciones privadas que reciben ayudas (sobre todo económicas, aunque también materiales como la cesión de espacios) para las tareas de acción social que realizan. Cada ayuntamiento colabora con distintas asociaciones, aunque la mayoría cita a Cáritas, Cruz Roja, diversas asociaciones de ayuda al colectivo gitano, fundaciones y congregaciones religiosas.

Otros equipamientos y servicios

  • Duchas y servicios de higiene. En la mayoría de las ciudades este servicio se encuentra disponible en albergues o alojamientos sociales, aunque son de acceso público y las puede utilizar cualquier persona que lo solicite, esté alojado o no. A menudo, también ofrecen servicio de lavandería y cambio diario de ropa.
  • Centros de estancia diurna. En Barcelona, Pamplona, Burgos, Granada, Córdoba, A Coruña, Vitoria y Valencia disponen de centros de estancia diurna para personas sin hogar. Su función es la de favorecer la inclusión y las relaciones sociales de las personas marginadas. En muchos centros se realizan actividades abiertas, talleres o salidas y disponen de estancias para facilitar la permanencia de las personas en el centro (salas de televisión, de lectura, de juegos o de ocio).
  • Pisos tutelados o de emergencia social. Su objetivo es facilitar la inserción social de familias. A menudo cuentan con apoyo socioeducativo, y sirven para que las personas sin recursos dispongan de una vivienda digna.
  • Centros de baja exigencia. Son alojamientos para transeúntes o con graves problemas de marginación. En estos centros es posible pernoctar sin necesidad de requerimientos especiales (trámites burocráticos, requerimientos de identificación...), aunque deben cumplir la normativa del centro. Están especialmente destinados a personas que viven en la calle de manera más o menos permanente. Además del alojamiento, suelen contar con atención médica, ropa, servicio de higiene y alimentación.
  • Albergues de Invierno. Ofrecen alojamiento nocturno y atención los días más fríos del año. También disponen de otros servicios y prestaciones, como la cena y desayuno, bebidas calientes, aseo personal...
  • Centros de información y orientación. Se trata de la primera puerta a la que acuden las personas que necesitan asistencia de los servicios sociales en la mayoría de las ciudades. En ellos informan y asesoran sobre los recursos sociales disponibles. También se encargan de la gestión y tramitación de ayudas y del diseño de proyectos para la inserción social.

Paginación


Otros servicios


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto