Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Solidaridad > Derechos Humanos

^

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

Ciudades y excluidos sociales: Faltan recursos para las personas sin hogar

Hay más ayudas para el alojamiento, manutención e higiene que para la reinserción laboral o social de los más pobres

Pura subsistencia

Las prestaciones que reciben estos colectivos están encaminadas a garantizar su subsistencia: los servicios de información, manutención, primera acogida, alojamiento e higiene están mucho más extendidos que los de reinserción laboral o social, los educativos o formativos, o los de atención psicológica y sanitaria. Según los expertos, este carácter tan asistencialista lo determina la escasez de recursos económicos dedicados a esta labor. Gran parte de estos servicios sociales están convenidos o son proporcionados por ONG como Cáritas y Cruz Roja, que reciben subvenciones de las administraciones públicas para desarrollar esta tarea; sin embargo, la escasez de estos recursos económicos hace que muchas de ellas tengan que valerse de su voluntariado.

Albergues municipales

De los más de 600 centros que según el INE hay en España para atender a personas sin hogar y tres de cada cuatro son privados, están gestionados en su mayoría por entidades religiosas; el gasto anual de todos ellos representa 118 millones de euros. En casi todos los municipios, estos albergues son privados, pero están concertados entre el ayuntamiento y asociaciones sin ánimo de lucro. Madrid dispone de un albergue municipal con 254 plazas y de un centro de baja exigencia -se puede pernoctar sin requerimientos especiales- y otros equipamientos para las noches de invierno, mientras que el de Barcelona tiene 237 plazas, el de Zaragoza 176 camas, el de Murcia 147, el de Vitoria 115 y el de Málaga cien plazas.

El resto de ciudades ofrecen menos de un centenar de plazas pero casi todas disponen de otros centros o instalaciones (por ejemplo, de acogida invernal en San Sebastián, Madrid, Barcelona y Bilbao). Otras cuentan con plazas o camas concertadas en alojamientos de privados gestionados por ONG, y las hay también que gestionan (y pagan) plazas en pensiones u hoteles.

Casi todos los albergues permanecen abiertos todos los días del año durante 24 horas al día y facilitan algunos servicios y prestaciones comunes: aparte del alojamiento, disponen de servicios de comedor, aseos y duchas, ropero y lavandería, consigna y recibo de correspondencia. Son menos comunes servicios y prestaciones sanitarias, atención psicológica, salas multiuso o de ocio, guarderías, peluquería, bibliotecas o asistencia jurídica.

Las pernoctaciones pueden estar limitadas temporalmente, normalmente entre tres días y una semana para cada usuario. En Barcelona, Granada, Málaga, Oviedo y Pamplona no hay límite en el número de días de uso de estos albergues, pero en Burgos no se pueden superar los dos días cada tres meses (salvo personas en situación de larga estancia, a las que se permite el uso indefinido), en Zaragoza seis días cada tres meses, en Córdoba siete días, en San Sebastián tres días y en Vitoria tres días, aunque la estancia puede ser indefinida en algunos casos. Aunque se fijen límites para las estancias, se pueden prorrogar por motivos de salud, trabajo, etc., en función los informes remitidos por los servicios sociales de cada ayuntamiento.

Algunos albergues exigen que los usuarios cumplan requisitos: ser mayor de 18 años (los menores, acompañados por padres o tutor), que tenga documentos de identificación (en Pamplona se aconseja el empadronamiento), que carezca de recursos económicos y que, además de respetar la normas de funcionamiento del centro, no sea consumidora de alcohol o drogas ni muestre carácter violento. En otros casos se exige que la persona se pueda valer por sí misma (San Sebastián, Granada y Valencia) o que se comprometa a un plan de trabajo (Barcelona). En Valencia los albergues se utilizan sólo en emergencias (inundaciones, derrumbes), aunque el Ayuntamiento tiene plazas concertadas en alojamientos de asociaciones privadas.

Paginación


Otros servicios


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto