Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal:


Estás en la siguiente localización: Portada > Tecnología > Internet y telecomunicaciones

Λ

Nuevas tecnologías para grabar televisión: La hora de jubilar el VHS

La revolución digital de los grabadores de televisión no termina de llegar al salón, pese a sus ventajas respecto al VHS y sus precios, cada vez más asequibles

El DVD se ha convertido en una realidad cotidiana en el ámbito del ocio doméstico. Son muchos los hogares con un reproductor de DVD para ver películas, documentales y series compradas o alquiladas. Sin embargo, no son tantos los que utilizan este formato para grabar la programación. Resulta habitual que el aparato de televisión tenga conectados a la vez el reproductor de DVD y el grabador de cintas VHS. La situación parece un tanto extraña si se considera que hay en el mercado una amplia gama de grabadores digitales de televisión, que presentan una serie de ventajas impensables en la era de la cinta de vídeo y que además mejoran con diferencia la calidad del VHS. Estos nuevos aparatos, que permiten grabar tanto en formato DVD como en un disco duro de gran memoria conocido como HDD, también sirven para leer discos DVD.

Un paso de gigante

El vídeo digital es más fácil de programar y acaba con el rebobinado

No sólo se trata de que tanto la imagen como el sonido son mejores, sino de que los nuevos grabadores son más cómodos de manejar y programar. Su tecnología permite avanzar y retroceder en la grabación a gran velocidad, eliminando los ruidosos rebobinados de la cinta VHS. Tampoco hay que esperar a que termine la grabación de un programa para ver lo ya grabado. Los nuevos grabadores también están preparados para grabar varios programas en distintos canales y en diferentes idiomas, para luego escoger el deseado. Permiten incluso editar las grabaciones eliminando los molestos anuncios. Todo ello sin considerar lo manejable y fácil de guardar en la estantería que resulta un disco DVD respecto a la aparatosa casete de vídeo; o la capacidad de almacenar grabaciones que tiene un HDD en su disco duro, que puede llegar a acumular en algunos casos más de 700 horas de vídeo.  

Los grabadores HDD poseen unas ventajas superiores a las del grabador DVD. Mientras que lo grabado en un disco DVD no se puede manipular una vez que la grabación ha finalizado, el HDD permite editar los programas a placer, eliminando las partes sobrantes. También se puede actualizar vía Internet la programación, aunque las cadenas que emiten en formato digital (como algunas empresas de cable, satélite o la incipiente televisión terrestre digital) ya incluyen, junto a la emisión, la parrilla para facilitar la programación de estos equipos.
Otra característica interesante de los HDD es que, gracias a la información digital que las cadenas ofrecen en Internet, pueden ajustar la grabación del programa deseado, previendo retrasos o cambios en la hora de su emisión. Incluso se les puede programar para que cada semana graben el mismo programa o capítulo de la serie favorita.

Precios asequibles

Sin embargo, los grabadores DVD y HDD están lejos de consolidarse como objeto de consumo masivo. A la hora de buscar culpables, quizá podría pensarse que su precio es uno de los mayores. En realidad, se ha producido en los dos últimos años un abaratamiento importante de estas tecnologías y ya pueden encontrarse grabadores DVD de sala (no confundir con los grabadores instalados dentro del ordenador) por debajo de los 200 euros. En los grabadores HDD los precios oscilan entre los 300 euros y los 500 euros. En algunos aparatos, que poseen un disco duro con una memoria superior a la de la mayoría de ordenadores, el precio alcanza los 700 euros.
Por lo tanto, la primera decisión que el consumidor debe tomar es qué tecnología le convence más y cuánto está dispuesto a pagar por ella. En principio parece claro que un grabador HDD es más apetecible que uno que sólo grabe DVD, pero la diferencia de precios entre ambos sistemas es notoria. Conviene no olvidar que la mayoría de los grabadores HDD tienen también la posibilidad de grabar y leer discos DVD para conservar los registros en formato físico.

La calidad no siempre casa con el espacio

La cantidad de horas que entra en un disco DVD varía según la calidad de imagen que queramos lograr: cuantas más horas grabemos en un DVD, más mermará su calidad. Un DVD programado para grabar una hora de televisión muestra una calidad óptima; si se dobla el tiempo de grabación, todavía se mantienen altos los niveles de imagen y sonido. Pero si se almacenan en un solo disco cuatro horas o más de televisión, la calidad de lo grabado puede ser incluso peor que la del VHS.
En el caso de optar por adquirir un grabador exclusivamente DVD, habrá que decidirse por formar una amplia colección de discos de corta duración con grabaciones de buena calidad, o bien concentrar las grabaciones en unos pocos discos de mayor duración y bajos niveles de audio y vídeo. Hay que tener en cuenta que el coste de un disco DVD oscila entre los 50 céntimos y los siete euros, y que su fiabilidad varía enormemente en función de su precio. Recientemente han aparecido en el mercado los grabadores DVD de doble capa. Se trata de una tecnología que dobla el tiempo de grabación respetando la calidad. El inconveniente que presenta esta tecnología es el coste, pues suele ir combinada con HDD, y sus precios oscilan entre los 500 euros y los 900 euros.

Cómo elegir un grabador

  • Es importante informarse con detenimiento sobre las características de un aparato antes de adquirirlo porque hay una gran variedad de modelos y precios. Internet puede ser un buen medio para comparar.
  • La función time-shifting es importante porque permite tanto programar grabaciones como prever cambios en la programación y hacer pausa en la emisión. Algunos aparatos no poseen esta función.
  • Asegurarse de que el grabador acepta MP3 y otros formatos de audio (Ogg, WMA...) no está de más. Así amplía su funcionalidad a la de un reproductor de audio. La mayoría de los aparatos leen este formato.
  • Si se tiene una cámara de vídeo o de fotografía digital, es importante escoger un aparato que posea una conexión Fire Wire. Con ello se podrán volcar las películas y las fotografías para poder editarlas.
  • Algunos grabadores tienen incorporado un lector de cintas de vídeo (VCR). Pueden ser muy útiles y cómodos para reciclar sin problemas la videoteca.
  • En el caso de que se desee descargar o enviar vídeos por Internet, hay que asegurarse de que el grabador HDD acepta los formatos VidX y XviD, puesto que son los más utilizados en este medio.

Otros servicios


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto