Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Medio ambiente > Medio ambiente urbano

^

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

Gestión de residuos urbanos: Basuras: poca información y gestión diferente según la ciudad

Unos ayuntamientos ignoran o prefieren no comunicar la proporción de residuos que reciclan, otros no cobran por el servicio y los equipamientos entre unos y otros difieren mucho

Infraestructuras

Aunque de media corresponde en las 17 ciudades un contenedor de vidrio para cada 500 personas (el mínimo exigido por la normativa de finales de 2006), en Pamplona tienen casi dos (1,93), mientras que en Barcelona (0,73), Madrid (0,77) y Zaragoza (0,85) es donde más se alejan de lo que fija la norma. Esta desigualdad se mantiene con el papel-cartón. La media del estudio es de un contenedor específico para este material por cada 500 habitantes, pero en Pamplona hay más de 3, mientras que en Barcelona (con 0,72), Zaragoza (0,79) y Madrid (0,80) se quedan lejos del mínimo exigido. Algo similar ocurre con los contenedores para envases: de media hay casi un contendor y medio por cada 500 habitantes, la mejor dotación dentro de los distintos tipos de residuos, pero en A Coruña disponen de 9 (se trata de contenedores que recogen residuos inorgánicos, incluidos envases que después se separan para ser reciclados), y en Barcelona, Alicante, Valencia, Vitoria y Málaga tienen menos de uno. En cuanto a los puntos limpios, ecoparques, deixalleries o garbigunes (instalaciones de recogida selectiva a las que los ciudadanos pueden acudir para depositar residuos para las que no existe contenedor urbano específico), en Valencia no hay ninguno, mientras que en Barcelona hay 16 fijos y 4 móviles, lo que podría explicar el menor número de contenedores en las calles de la ciudad.

En algunas ciudades se recoge hasta un 25% más de residuos por habitaante

Pero, ¿qué proporción de la basura recogida en nuestras ciudades se recicla? Lo que más llama la atención es que la mayoría de los ayuntamientos no disponen de ese dato o prefieren no facilitarlo. Así, desde los consistorios de Alicante, Barcelona, Córdoba, Granada, Logroño, Madrid, Málaga, Sevilla y Valladolid se indicó a CONSUMER EROSKI que carecían de cualquier dato sobre la cantidad de residuos recogidos que se acaban reciclando. Otro aspecto destacable es la diferencia ostensible en la proporción de vidrio, papel-cartón, envases y pilas que dicen reciclar las diversas ciudades. En San Sebastián se recupera el 58% del vidrio, muy por encima del 33% de Valencia. Diferencias similares se dan con el papel-cartón (en Pamplona se recicla el 48% del recogido, en Valencia sólo el 20%) y con los envases (el 38% de lo recogido en Pamplona frente al 10% de Valencia). Respecto a las pilas, sólo Bilbao y Pamplona conocen la proporción de las recogidas en cada urbe que acaban siendo recicladas: el 12% en Bilbao y el 79% en Pamplona. El resto de ciudades no disponen de ese dato o no lo facilitan.  

Las tarifas

Se dan diferencias importantes, tanto en los criterios para calcular las tarifas como en las cantidades que finalmente se cobran. En la mayoría de municipios se cobra anualmente y en general el importe es variable (excepto en San Sebastián y Oviedo, donde cuesta la cantidad fija de 57 y 60 euros, respectivamente). En el resto, las oscilaciones son casi siempre notables: en Logroño cuesta entre 17 y 109 euros, en Bilbao entre 36 y 148 euros y en Córdoba entre 36 y 126 euros, mientras en A Coruña cobran entre 52 y 59 euros y en Alicante entre 19 y 47 euros. Granada y Sevilla, son la excepción: cobran al mes, y no al año. Sevilla entre 1,79 y 21,73 euros, y Granada una cantidad fija (entre 6,1 y 9,2 euros), más otra variable (según el consumo de agua en ambas ciudades).

La categoría fiscal de la calle es un criterio muy utilizado para calcular el recibo de la basura (se hace así en A Coruña, Bilbao, Córdoba, Logroño, Zaragoza), aunque en otras ciudades se combinan varios. En Alicante también se tiene en cuenta el tamaño de la vivienda, y en Granada, además de la ya categoría fiscal de la calle, se considera también el consumo de agua. Sorprende que en Madrid y Málaga no haya tasa específica para este concepto, que en Sevilla dependa sólo de la cantidad de agua consumida y en Barcelona del número de puntos de suministro de agua de cada vivienda. En Valencia y en Valladolid se incluye en el IBI y en Pamplona depende del valor catastral de la vivienda (la media en esta ciudad es de 56 euros al año).

¿Cómo es la bolsa de basura?

  Está compuesta mayoritariamente por materia orgánica (entre el 40% y el 50% son restos de comida y de jardinería), papel y cartón (entre el 20% y el 25% del contenido), envases (entre el 15% y el 20% son envases de metal, plástico, tetra-bricks, etc.) y vidrio (alrededor del 10% de los residuos). Estos son datos proporcionados por expertos en el sector. De los aportados por los Ayuntamientos es imposible sacar algo en limpio: sólo Valladolid, A Coruña, Sevilla, Valencia, Córdoba y Pamplona disponen de datos concretos sobre la cantidad de materia orgánica que se recoge en su ciudad, precisamente la porción más importante de la bolsa de la basura, mientras que el resto de consistorios se limitan a incluirlos dentro de la fracción llamada "resto o indeferenciada", con lo que no hay una recogida diferenciada de la materia orgánica o se desconoce la cantidad que se recoge de esa fracción. Y, además, entre las seis ciudades citadas hay diferencias significativas: mientras que en Valladolid la materia orgánica no llega al 12% del total depositado y en A Coruña al 18%, en Sevilla, Valencia, Córdoba y Pamplona se supera el 35%.

Los residuos de cartón y papel constituyen de media en las 17 ciudades el 10,5% de la bolsa, aunque también hay diferencias: en Oviedo, Valencia, Pamplona y Sevilla la proporción es superior o cercana al 20%, mientras en Alicante, Madrid, Valladolid, Zaragoza, Córdoba, Málaga y A Coruña no llega al 5,5%.

El vidrio y los envases suponen menos de un 4% del total de residuos, y entre las diversas ciudades las proporciones son más similares que en los de otros tipos de residuos. En vidrio, las mayores proporciones de recogida se dan en Pamplona y Valencia (cerca del 8%), mientras que en Málaga representan menos del 1%. Por lo que respecta a los envases y residuos de envases, en Oviedo y en Valencia representan cerca del 12% del total de residuos recogidos, y en Alicante y Málaga menos del 1%. Unas diferencias, de todos modos y al igual que con los otros materiales, difícilmente comprensibles.

Paginación


Otros servicios


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto