Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Alimentación > Aprender a comer bien

Λ

Aguas minerales: Vehículo de salud

El componente más importante del organismo humano tiene distintas propiedades según su composición en minerales

  El agua es fuente de vida en nuestro planeta y en nuestro organismo. De hecho, el agua es el componente más abundante en un ser humano: supone el 50-60% de nuestro peso corporal total. Las células más activas, como las de los músculos y las vísceras, tienen la concentración más alta de agua. Pese a lo esencial que resulta, el cuerpo humano no tiene provisión para almacenar agua y cada día se pierden en torno a dos litros y medio por la orina (1500 ml), las heces (150 ml), el sudor (350 ml) y la respiración (400 ml). Por tanto, la cantidad de agua que se elimina cada 24 horas debe ser restituida para mantener el organismo bien hidratado.

La toma de agua (y otros líquidos que la contengan, como caldos, infusiones, zumos...) es el la mejor modo de compensar las pérdidas que se producen en nuestro cuerpo cada día. También conseguimos hidratarnos a través del agua que contienen los alimentos que comemos. En la mayoría de verduras, hortalizas y frutas, más del 90% de su peso es agua. Si incluimos estos alimentos en la dieta en la cantidad aconsejada (5 frutas, verduras y hortalizas al día) ingerimos cerca de un litro de agua. Además, el organismo, cuando metaboliza (utiliza) los nutrientes de los alimentos (hidratos de carbono, proteínas y grasas) genera de 200 a 300 mililitros de agua. Necesitamos, por tanto, tomar cerca de 1,5 litros de agua u otros líquidos (tan solo 6-8 vasos al día) para equilibrar las pérdidas de agua y mantener el nivel adecuado de hidratación. La cantidad de agua que se debe beber aumenta cuando hace calor y cuando hay mayores pérdidas de líquidos, como en el ejercicio intenso, diarrea, vómitos y fiebre.

No todas son iguales

  El agua es una especie de 'vehículo' que transporta sales minerales y se clasifica según la composición de minerales que contenga y la concentración de éstos. Ello depende del recorrido subterráneo que realiza antes de brotar al exterior, en el que arrastra y disuelve diversos minerales en cantidades variables. Se han catalogado distintos tipos de agua con diferentes propiedades, dependiendo de su composición mineral, que, además de hidratarnos, contribuyen a depurar nuestro organismo, a mineralizar nuestros huesos y dientes, a prevenir la caries y las infecciones de orina, a mejorar el estado de nuestra piel...

En función de su composición mineral y grado de mineralización (su contenido total en minerales), las aguas pueden ser de mineralización fuerte (más de 1.500 mg de residuo seco, es decir, de minerales por litro), débil (hasta 500 mg/l) o muy débil (hasta 50 mg/l), y poseen distintas propiedades beneficiosas para la salud. En algunos casos el agua puede ser una fuente excelente de minerales y nos ayuda a cubrir las ingestas recomendadas de estos nutrientes y evitar así deficiencias.

Tipos de agua
Aguas minerales Composición mineral (por litro) Beneficioso
Bicarbonatadas o alcalinas Más de 600 mg de bicarbonatos Estimula la digestión y neutraliza la acidez de estómago
Cálcicas Más de 150 mg de calcio El calcio es el mineral más abundante del cuerpo humano. El del agua se aprovecha muy bien por parte del organismo y contribuye a la mineralización de huesos y dientes.
Magnésicas Más de 50 mg de magnesio Contribuyen a la mineralización de huesos y dientes, y pueden resultar ligeramente laxantes
Hiposódicas o sódicas Hiposódicas: menos de 20 mg de sodio Hiposódicas: benefician a quienes sufren alteraciones renales, hipertensión o retención de líquidos y a los bebés y personas mayores. Depuran y eliminan el exceso de líquidos.
Sódicas: más de 200 mg de sodio Sódicas: no aconsejadas para niños, personas mayores, personas con problemas de riñón, de corazón o de retención de líquidos.
Fluoradas Más de 1 mg de fluoruros Previenen la caries dental, pero están desaconsejadas en los más pequeños porque un consumo excesivo de este mineral mientras los dientes se están desarrollando puede causar fluorosis dental, que produce baja mineralización del esmalte y cambios en la apariencia de los dientes (estrías o manchas marrones en su superficie)
Ferruginosas Más de 1 mg de hierro Contribuyen al aporte de hierro y, junto con una dieta adecuada, ayudan a prevenir la anemia
Carbónicas o con gas Más de 250 mg de anhídrido carbónico (CO2) o gas libre El contenido de gas puede ser natural o añadido. Estimulan el apetito, neutralizan la acidez y facilitan la digestión.
Aguas de mineralización débil (hasta 500 mg/l) o muy débil (hasta 50 mg/l) Estimulan la diuresis, es decir, la producción de orina. Son las aguas más indicadas para la preparación de alimentos infantiles y para las dietas de control de sodio; hipertensión, problemas de corazón, cálculos e insuficiencia renales o retención de líquidos

El agua a lo largo de la vida

Las necesidades de agua de cada persona varían en función de las pérdidas de líquido que sufra, la dieta, la actividad física, el clima, la edad, algunas situaciones concretas (embarazo, lactancia) y el estado de salud.

  • Infancia: Se recomiendan las aguas de débil o muy débil mineralización para evitar sobrecargar la función de los riñones (aún inmaduros). Comparado con los adultos, los niños necesitan consumir más líquidos porque la proporción de superficie de piel por peso corporal es más grande (sudan más), su cuerpo tiene mayor temperatura cuando hacen ejercicio y no siempre piden agua cuando tienen sed.
  • Juventud y edad adulta: Si la persona está sana puede consumir cualquier tipo de agua sin gas o con gas. .
  • Embarazo: Se necesita beber más agua; dos tercios del peso de una mujer al final del embarazo son agua. .
  • Lactancia: La mujer que da pecho debe beber suficientes líquidos (2 litros/día) para compensar el agua que utiliza al producir la leche. .
  • Menopausia: Si existe tendencia a retener líquidos se recomiendan las aguas de mineralización débil e hiposódicas. .
  • Tercera edad: La capacidad de los riñones de filtrar y eliminar sustancias de desecho de las personas mayores es aproximadamente la mitad que la de una persona joven. Con la edad, el cuerpo tiene menos masa muscular y agua corporal, y se altera el mecanismo de la sed (las personas mayores no sienten sed aún cuando su cuerpo está deshidratado). Por ello, es fundamental que tomen 6 ú 8 vasos de agua u otros líquidos al día (infusiones, caldos, etc.)
  • Deporte: Si el organismo está bien hidratado, el rendimiento físico (velocidad, resistencia) no se verá afectado y hay menos riesgo de hipertermia (temperatura corporal elevada). Se aconseja beber líquidos (bebidas isotónicas o agua de mineralización débil) media hora antes de la prueba; durante la misma y al acabar el ejercicio.

10 razones para hidratarnos

Cuando se bebe suficiente líquido, el organismo está bien hidratado, lo que beneficia la salud.

  • Una buena hidratación hace posible el buen funcionamiento de todas las células (nerviosas, del corazón, del riñón, hígado, músculo, piel...).
  • El agua es el medio necesario para todas las reacciones del organismo y donde se diluyen todos los líquidos corporales (sangre, secreciones digestivas, orina, etc.)
  • Es esencial para la digestión y la absorción de los nutrientes de los alimentos y la eliminación de los productos de desecho.
  • Desempeña un papel fundamental en el sistema circulatorio. Ayuda al transporte de los nutrientes y todas las sustancias orgánicas.
  • Colabora en el mantenimiento de la temperatura corporal, mediante la evaporación por la piel.
  • Los riñones funcionan mejor, producen más cantidad de orina y más clara, limpian la sangre de sustancias de desecho (toxinas) y las eliminan con mayor facilidad.
  • Existe menor riesgo de que se produzcan cálculos renales e infecciones de orina y respiratorias.
  • Previene o mejora el estreñimiento.
  • Ayuda a depurarnos y limpiar el organismo de toxinas.
  • El agua es vehículo de sales minerales (calcio, magnesio, flúor, hierro...) que el organismo precisa para su buen funcionamiento.

Otros servicios


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto