Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud > Investigación médica

Λ

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

Residencias de ancianos: Sigue habiendo muy pocas y cada vez son más caras

Tres de cada cuatro tienen listas de espera, una de cada siete suspende en calidad y, en general, las públicas siguen siendo mejores y más baratas

  A pesar de que la longevidad de la población española no para de aumentar (los mayores de 65 años representan ya el 17% de la población y se estima que dentro de 25 años alcanzarán el 24% formando un colectivo de más de 10 millones de personas) el número de residencias de ancianos sigue siendo insuficiente: nuestro país sólo cuenta con 3,5 plazas en residencias por cada cien mayores de 65 años, o, en una ratio más significativa, únicamente 14 plazas por cada cien mayores de 80 años. Pero no sólo es difícil encontrar una residencia, sino que además sus tarifas son cada vez menos asequibles. Esta revista informaba en una investigación publicada en febrero de 2000 que la cuota mensual media de una residencia pública para un residente válido -o no dependiente- en habitación compartida era, entonces en pesetas, de 720 euros. Hoy, la tarifa para el mismo supuesto es de 956 euros, un 33% más, cuando el IPC en estos últimos cinco años ha subido un 16,5%, justo la mitad. La pensión media de jubilación, subió un poco más en este lustro: un 21,5%.

Además, algunas residencias de ancianos tienen mucho que mejorar: una de cada siete suspende el examen de CONSUMER EROSKI, que cinco años después de su primer informe al respecto, ha vuelto a estudiarlas con una metodología similar a la empleada en 2000. En concreto, se visitaron 104 residencias con un mínimo de 15 huéspedes cada una y que alojaban a un total de 8.448 usuarios, ubicadas en Madrid, Barcelona, Álava, Vizcaya, Guipúzcoa, Murcia, A Coruña, Valencia, Cádiz, Sevilla, Zaragoza, Málaga y Navarra. El objetivo era comprobar (con el grado de precisión que un estudio de esta naturaleza puede aportar) la atención que dispensan a sus usuarios, las infraestructuras con que cuentan, el número de ancianos que corresponde a cada cuidador, el grado de intimidad que puede tener cada residente, la atención médica de que disponen, los servicios que ofrecen (podología, fisioterapia, rehabilitación, peluquería...), además de la seguridad y limpieza de las instalaciones.

La primera conclusión es que las residencias obtienen buena calificación media, aunque hay enormes diferencias entre unas y otras, muestra de lo cual es que el 14% de las residencias suspenda el examen de CONSUMER EROSKI (en el estudio de 2000 suspendieron el 16%). Al igual que ocurría en el informe publicado hace cinco años, las residencias públicas, se revelan más económicas y obtienen una mejor calificación (7,3 puntos de media) que las privadas (6,9 puntos) y que las concertadas (7 puntos). Y los suspensos son más frecuentes entre las privadas (lo merecen el 19% de las estudiadas) y concertadas (suspende el 16%) que entre las públicas (sólo el 7%).

De todos modos, el principal problema es el déficit de plazas: en el 77% de las residencias tenían listas de espera, y en las públicas llegaban al 93%. Tras un repaso a todos los datos del informe, se constata que el punto más débil de las residencias son sus infraestructuras -aunque de media consiguen un aceptable 6,5-, y son las privadas las que más trabajo tienen por delante: sólo en el 46% de éstas hay baño completo en las habitaciones, no llegan a la mitad las que disponen de camas articuladas y el 44% carece de una sala de rehabilitación bien equipada. La atención asistencial a los residentes -que merece un 6,8 de nota media-, también puede mejorar, especialmente en la dotación de personal: en las residencias privadas hay una media 3,7 ancianos por cuidador, cifra que se dispara hasta 6,3 mayores para cada cuidador cuando se trata de ancianos válidos. No es extraño que algunos residentes y sus familiares se quejen de la falta de médico permanente en los centros: en el 58% de las residencias no lo hay. Además, la especialidad del médico tampoco es la más adecuada: sólo en el 47% de las residencias hay un geriatra o un internista. También deberían mejorar en el servicio de comidas: sólo en el 45% de las residencias se puede elegir entre varios menús; y menos aún (el 35%) en las privadas. Por último, las residencias con centro de día siguen minoría: sólo el 31% ofrecen este servicio.

Lo más positivo es el esfuerzo que realizan estos centros para convertirse en un segundo hogar para los ancianos residentes, para que se sientan como en casa: se les permite recibir visitas en la habitación (lo hacen el 86% de las residencias) y ofrecerles un refrigerio (76%), guardar sus pertenencias personales bajo llave (84%) y realizar con sus prácticas religiosas (96%). Además, la mayoría de las residencias se vieron limpias y se mantienen en buen estado de conservación. Y, salvo excepciones, las instalaciones son amplias y luminosas.

Paginación


Otros servicios


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto