Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal:


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía > Sociedad y consumo

^

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

Seguridad en los parques infantiles: El déficit en seguridad sigue siendo preocupante pero la situación ha mejorado

Dos de cada diez aparatos de juego presentan defectos graves que comprometen la seguridad de los niños

Algunos ni siquiera funcionaban

  Uno de cada cincuenta aparatos estudiados no funcionaba o no se podía utilizar. Los peores fueron los columpios y las estructuras multiuso, debido a la ausencia de asientos para sentarse, a las cadenas de sujeción rotas, a las estructuras endebles y al desgaste de las escaleras y rampas, entre otras causas. De los aparatos con defectos de mantenimiento (que representan casi la tercera parte de los que fueron analizados), a uno de cada cinco les faltaba una mano de pintura, el 7% lucían partes oxidadas, en el 6% se vieron partes rotas o sueltas, en el 4% había partes astilladas y en uno de cada cuatro, el graffiti o las pintadas ornamentaban el aparato. El vandalismo, sin duda, es causa de buena parte de este deterioro, pero no debe ocultar que algunos aparatos han quedado obsoletos y que el mal estado de otros muchos se debe a déficit de mantenimiento y a la ausencia de revisiones periódicas.

Anclajes y tornillos

Por lo que respecta a los anclajes que fijan los aparatos al suelo, se comprobó que todos los aparatos estudiados estaban bien fijados al pavimento: su estructura era estable y no se movía produciendo oscilaciones peligrosas. Sin embargo, en el 17% de ellos sobresalía parte de la base, que debe ir soterrada. Esta situación entraña riesgo en caso de caídas. Los peores aparatos en este aspecto eran oscilantes y toboganes: en el 25% y el 23%, respectivamente, la base del aparato sobresalía.
Sin embargo, más de ocho de cada diez equipos mantenían bien cubierta la base que los sustenta, incrustada en el pavimento o tapada con el mismo (en los casos de ser éste de arena o gravilla).
Por otro lado, en dos de cada tres aparatos, los tornillos que unen las diversas partes no se ven porque están tapados con tapones de plástico inyectado, mientras que sólo en el 3% de los casos estos tornillos suponen peligro por su exceso de medida (superior a los 8 milímetros que marca la norma, y sin proteger ni redondear). Este riesgo se anotó fundamentalmente en toboganes y columpios (el 6% de estos elementos de juego tenían tornillos demasiado salientes). Uno de cada tres aparatos dispone de tornillos cortos o redondeados que evita el riesgo de roce para los niños.

Alturas y conservación de los aparatos

No hay una legislación en nuestro país que regule cómo han de ser los parques infantiles en materia de seguridad y calidad de aparatos y zonas. Por esta razón, CONSUMER EROSKI, a la hora de establecer criterios de evaluación del estado y características de los aparatos, se ha basado en la normativa comunitaria vigente (UNE-EN 1176 y 1177) y en el asesoramiento solicitado a expertos en la materia. Buena parte de las deficiencias detectadas en los aparatos de juego tienen su referencia en estas normativas.
A la vista de los datos, con demasiada frecuencia el estado de conservación de los aparatos no es adecuado: el 6% de los balancines no dispone de asas donde agarrarse (situación que se repite en el 3% de los oscilantes) y el 30% carece de reposapiés o se encuentra en mal estado (un 14% en los juegos oscilantes). Por lo que respecta a los columpios, sólo el 16% tiene las cadenas recubiertas con forros de plástico (medida para que al columpiarse los niños no toquen las arandelas metálicas). Además, dos de cada diez tienen las cadenas rotas o con puntos de óxido y un 13% presentaban los asientos en mal estado, con roturas que los hacen inservibles (en algunos casos con mordeduras de perro) o simplemente sin asientos. Además, sólo uno de cada cuatro columpios dispone de asientos tipo jaula, es decir, adaptados a las necesidades de los más pequeños.
La situación de los toboganes tampoco es mejor: un 32% de los de más de un metro de altura no dispone de barandillas para ayudar a subir, en el 3% los peldaños están sumamente desgastados o tienen escalones rotos, un 14% posee la rampa de bajada en deficiente estado (con partes agrietadas, excesivamente desgastadas o sin pintura, o con agujeros), y en el 6% se encontraron elementos potencialmente peligrosos en su estructura (aristas vivas, bordes en la rampa de bajada no redondeados, etc.).
También en las estructuras multijuegos o multiusos se encontraron deficiencias: en un 18% se echó en falta una barandilla en las escaleras o en las zonas de paso de la estructura. Además, en el 27% de los casos la barandilla de la zona de paso era una barra sin protección inferior que evitara caídas. En un 5% de las estructuras había salientes peligrosos que pueden dar lugar a tropiezos inesperados, aristas vivas, maderas en mal estado y astilladas, entre otros defectos.

Cuando los columpios alcanzan en su movimiento una inclinación de 60 grados, la altura hasta el suelo no debe sobrepasar los 2 metros: pues bien, uno de cada ocho incumplía esta condición. Y, en los toboganes, si la altura de caída libre es de un metro o más, habrá barandilla en la escalera y en la parte superior: no la había en el 32% de los casos. Si es mayor a 2 metros, contará además con una protección en la parte superior (un 5% de los toboganes de dos o más metros carece de esta protección). Y en la rampa de descenso del tobogán, la altura hasta el suelo debe estar entre 25 y 35 centímetros, pero en uno de cada doce columpios no se cumple esta condición y la altura entre la rampa y el suelo es mayor.
Por otra parte, los materiales más comunes en los aparatos de juego son el metal (el 88% de los aparatos tenían partes metálicas) y la madera tratada (en el 86%). Oscilantes y estructuras multijuegos son los que más recurren a la madera tratada para resistir las inclemencias climáticas. El PVC es menos frecuente: sólo aparece en el 58% de los aparatos y es más común en las estructuras multijuegos. Los expertos consideran que convendría sustituir, en la medida de lo posible, los aparatos de metal (sufre envejecimiento prematuro que ocasiona oxidación) por otros de madera tratada o plástico.

Zonas de juegos: seguridad también mejorable

Además de la seguridad de los aparatos de juego, también se ha estudiado la seguridad de las zonas en las que esos aparatos están instalados.

Lo mejor de las áreas de juego:

  • La separación de los parques infantiles de las zonas por las que circula tráfico rodado: 9 de cada 10 se encontraban a una distancia superior a 30 metros del tráfico o se encontraban convenientemente vallados por medios naturales (arbustos, setos) o artificiales (muros, vallas o verjas).

Lo peor:

  •  El suelo: se estima que el 70% de los accidentes que se producen en las áreas de juego se debe al mal estado de las superficies. ¿Cómo deben ser los suelos? Los materiales más adecuados son el caucho reciclado y los materiales sintéticos blandos, aplicados en el grosor adecuado, porque amortiguan golpes y caídas, son antideslizantes y se secan rápidamente sin dejar charcos. Pues bien, todavía el 15% de los parques visitados disponen de superficies duras como hormigón, cemento, asfalto o adoquines de piedra, muy poco recomendables en caso de accidente.
  • Aparatos anticuados y desgastados: el 25% de los parques infantiles tienen aparatos viejos, en su mayoría desgastados o inservibles, y sus materiales son inadecuados como el clásico hierro, que debería ser sustituido por PVC de colores vivos y llamativas formas, o por plásticos, o por madera tratada. No basta con crear parques nuevos, sino que también hay que renovar (o retirar) los que se hallan en mal estado debido al paso del tiempo.

Paginación


Otros servicios


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto