Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal:


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía > Servicios y hogar

Λ

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

Suavizantes para ropa: Todos útiles, aunque con grandes diferencias

No sólo los más caros obtienen buenos resultados: los hay que cuestan la mitad y ofrecen una calidad idéntica

  Se han analizado siete suavizantes para ropa, cinco de ellos diluidos (esto es, no concentrados) y otros dos que además afirman facilitar el planchado. Las diferencias de precios entre ellos son notables: desde los cuatro céntimos de euro por lavado de Vernel convencional hasta los diez céntimos por lavado de Mimosín 'planchado fácil' y Vernel 'planchado fácil'. La mejor relación calidad-precio es uno de los más baratos, Lenor (5 céntimos por lavado), que cuesta la mitad que los de 'planchado fácil' y, al igual que estos, demuestra una muy buena calidad. El precio por lavado se ha obtenido tomando en cuenta las recomendaciones de los etiquetados, salvo en el caso de Mimosín que no indica el número de lavados por envase, por lo que se ha tomado como referencia la media del resto de envases con cantidad similar de producto.

Los suavizantes menos viscosos se dosifican y diluyen mejor, y obstruyen menos los conductos de la lavadora

  Los suavizantes textiles aportan suavidad y frescura a la ropa. El paso por la lavadora hace que, con el tiempo, la fricción mecánica y la dureza del agua incidan en los tejidos y las prendas acaben volviéndose ásperas. Un buen suavizante debe mantener una agradable sensación de los tejidos y aportar un aroma atractivo. Es habitual que los fabricantes de suavizantes ofrezcan en el mercado varias referencias con diferentes propiedades (sobre todo, en función de su aroma). Para hacer este análisis se ha optado por cinco suavizantes diluidos sin ninguna característica especial y otros dos que afirmaban ser especialmente óptimos para facilitar el planchado.

Materia activa

La mayor parte de un suavizante es agua. Lo que queda cuando todo este agua y las sustancias volátiles se evaporan es el extracto seco, e indica cuánto de diluido está el producto. Vernel y Mimosín 'planchado fácil' son los que tienen un mayor porcentaje de extracto seco, con más de un 7%, frente a las versiones convencionales de estas dos marcas, que en ningún caso superan el 5,9% de extracto seco. El peor en este apartado es Quanto, que se queda en un 3,9%.

Pero no todo el extracto seco son sustancias suavizantes (tensioactivos catiónicos). En la composición de esta clase de productos entran también elementos como las sales minerales o los colorantes, que nada inciden en el poder real de suavizado. Vernel 'planchado fácil' es la muestra con mayor concentración de sustancias suavizantes (90 miliequivalentes por kilo), seguida de Lenor (88 meq/kg). Sorprende que Mimosín convencional (73 meq/kg) tenga más elementos de este tipo que Mimosín 'planchado fácil' (63 meq/kg), que cuesta el doble. El peor volvió a ser Quanto, que se quedó en un discreto 53 meq/kg.

Espeso no significa eficaz

En contra de lo que pudiera parecer, un suavizante más viscoso no tiene por qué contener una mayor proporción de materia activa y, por tanto, ser más efectivo. Un producto menos viscoso se dosifica con mayor facilidad, se diluye mejor en el agua, obstruye menos los conductos de la lavadora y se pierde menos producto en el envase. Teniendo todo esto en cuenta, se han valorado como mejores las muestras menos espesas, como Lenor que es la mejor en este apartado con mucha diferencia (78 centipoises, frente a los 593 de la segunda mejor, Mimosín). Flor (3.803 cp) y Vernel clásico (3.187 cp) son las muestras más espesas.

En cuanto a su pH, se considera que es mejor que un suavizante sea ligeramente ácido para neutralizar la alcalinidad de los detergentes durante el aclarado final. Los siete suavizantes demostraron un resultado similar y óptimo (ligeramente ácido: entre 4 y 4,6).

El olor

El aroma es un aspecto fundamental en un suavizante. Se comprobó tres veces la intensidad de olor que dejaban en la ropa los siete suavizantes: una después del lavado cuando la ropa está aún húmeda, otra en seco y una última siete horas después. Para ello se utilizó una escala del 1 al 5 (desde el 'no detectable' a 'abrumador').

Recién salidos de la lavadora, Mimosín y Vernel (tanto en la versión clásica como en la de 'planchado fácil) son las que ofrecen un aroma más intenso, mientras que las otras cuatro sólo demostraron 'algún olor presente'. En seco el vigor del aroma fue menor en todos los casos, aunque destacaron positivamente Lenor, Mimosín 'planchado fácil' y ambas muestras de Vernel. En las otras tres (Flor, Mimosín clásico y Quanto) el aroma sólo era detectable con esfuerzo. Siete horas después, en Lenor, Mimosín 'planchado fácil' y Flor todavía se percibía el olor. Sin embargo, los dos suavizantes de Vernel apenas tenían olor en esta última medición, y en Mimosín clásico y en Quanto el olor había desaparecido completamente.

Facilidad de planchado

También se comprobó en el laboratorio si los siete suavizantes facilitan el planchado y si los dos que presumen de 'planchado fácil' (y que son notablemente más caros) tienen mejores resultados que el resto en este apartado. Para ello se estudió el coeficiente de fricción entre la superficie de la plancha y el tejido lavado con cada uno de los suavizantes. Después, se repitió la prueba, esta vez con un tejido lavado sin suavizante.

La primera conclusión de este test es que los suavizantes sí resultan útiles a la hora de planchar: los siete facilitan en mayor o menor medida esta engorrosa labor. Los dos que indican estar expresamente formulados para facilitar el planchado (Vernel y Mimosín 'planchado fácil') sí obtienen los mejores resultados ('muy bien') pero no son los únicos: la muestra de Flor (un suavizante diluido que no hace mención expresa en su etiquetado a sus características con respecto al planchado) es tan bueno como los dos que sí presumen de ello. Lenor, Vernel clásico y Quanto consiguen un 'bien', mientras que la muestra convencional de Mimosín no pasa del 'aceptable'.

La resistencia al arrugado es la capacidad de los suavizantes de evitar (o dificultar) la formación de arrugas en la ropa. Para medirlo se arruga un tejido dentro de una probeta rectangular durante cinco minutos y a continuación se mide el ángulo de desarrugado. La tendencia a arrugarse se constató mayor en la muestra sin suavizante que en cualquiera de las otras siete que sí estaban tratadas. El mejor resultado lo consiguió Lenor, la única que alcanzó el 'muy bien'. Flor y Mimosín clásico sólo consiguieron un discreto aceptable en esta prueba, mientras que el resto se quedó en resultados intermedios. Las dos muestras 'planchado fácil', por tanto, no demuestran ser mejores en la resistencia al arrugado que el resto.

A la hora de definir la calidad global de cada suavizante se ponderó cada parámetro de manera diferente: así, la cantidad de materia activa y de extracto seco (la cantidad real de producto) se consideró lo más importante, seguido de intensidad del olor, la viscosidad, si facilitaban el planchado y, en último lugar, la resistencia al arrugado.

Vernel 'planchado fácil' es la muestra de mayor calidad con un 'muy bien', al igual que Mimosión 'planchado fácil' y Lenor (el único convencional que consigue la mejor nota). Mimosín y Vernel convencional, así como Flor no pasaron del 'bien' y Quanto fue el peor, con un discreto 'aceptable'.

¿Persiste el efecto?

Una de las pruebas que hizo el laboratorio fue comprobar si la acción de los suavizantes se mantenía (aunque fuera en un nivel mucho más discreto) incluso si la prenda era lavada de nuevo sin suavizante. Para ello se utilizó uno de los parámetros más significativos según los consumidores en un producto de estas características, el olor.

Una vez lavadas las prendas con cada uno de los suavizantes se volvieron a introducir en la lavadora pero, esta vez sin utilizar ningún producto más allá del detergente. Tras este segundo lavado, en las siete prendas el olor seguía teniendo la misma intensidad que tras el primer lavado, tanto recién sacadas de la lavadora (en húmedo) como una vez seco. Por ello, se puede inferir que en los siete casos los aromas utilizados son duraderos, y que, aunque una vez en seco la intensidad se atenúa, cuando se vuelven a humedecer vuelven a aflorar.

Paginación


Otros servicios


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto