Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud > Prevención y hábitos de vida

Λ

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

Sauna y baño turco: Un placentero y beneficioso ritual

Para sacar el máximo provecho y evitar posibles riesgos hay que conocer muy bien su funcionamiento

Precauciones con la sauna y el baño turco

  • La alta temperatura a la que se somete al cuerpo hace que el ritmo cardiaco se llegue a duplicar, pasando de 70 a 140 pulsaciones por minuto.
    Esto hace que la sauna y el baño turco estén contraindicados para ancianos, embarazadas y personas con problemas de salud (hipertensión, cardiopatías).
  • Se desaconsejan a quienes padecen trastornos de presión o a quien presenta problemas de venas varicosas.
  • Contraindicados para quienes sufren de dermatitis o problemas de vasodilatación.
  • También deben evitarlos las personas que padecen una enfermedad bronquial severa, epilepsia, anorexia o cólicos renales.

Pasos a seguir

Antes de la sauna o del baño turco...

  • Si es la primera vez que toma una sauna o un baño turco, no está de más que lo haga en compañía de alguien con experiencia
  • Si la toma después de practicar algún deporte, es recomendable descansar antes entre 15 y 30 minutos para que la temperatura corporal descienda y evitar así someter al cuerpo a un golpe de calor.
  • No entre en la cabina con hambre, con el estómago lleno (deje que transcurra como mínimo una hora desde la comida) o en estado de agotamiento.
  • Antes de entrar, dúchese a fondo con agua templada.
  • No olvide beber, ya que va a someter a su cuerpo a una moderada deshidratación.

Durante...

  • Si va tomar una sauna, comience la sesión en los asientos más bajos, para que su organismo se vaya adaptando al calor.
  • Túmbese o siéntese con los pies sobre el asiento para que todo el cuerpo permanezca a la misma temperatura.
  • Durante la sesión no beba líquidos, ya que no se produciría la desintoxicación corporal.
  • No realice ejercicios de gimnasia durante la sesión, ni se dedique a conversar porque se cargan la respiración y la circulación.
  • Si es su primera vez, no debe superar los diez minutos para evitar una bajada de tensión.
  • Lo normal es que a los 8-12 minutos el cuerpo sienta ya ganas de refrigerarse. Salga de la cabina aunque considere que no ha transpirado lo suficiente. Las personas muy acostumbradas pueden permanecer hasta 15 minutos, pero se recomienda descansar después de ese periodo.
  • Antes de abandonar la cabina, siéntese con los pies colgando en el banco para que la circulación se adapte de nuevo a la posición vertical. Levántese de forma pausada porque si lo hace de manera súbita, la sangre puede acumularse y producir una especie de vértigo o síncope.

Y después...

  • Permanezca unos minutos (pocos, para no llegar a tiritar) fuera de la sauna (si se puede, al aire libre) para enfriar las vías respiratorias. Los pulmones necesitarán aire exterior.
  • Después, dúchese con agua fría (si la presión sanguínea es alta, que sea templada). Dirija el chorro desde las extremidades hacia el centro del cuerpo, en la dirección del corazón, para devolverle el ritmo.
  • Si todavía le queda tiempo -y ganas- un baño de inmersión en agua fría hará reaccionar a los vasos sanguíneos y aumentará la presión arterial.
  • Es conveniente alternar las sesiones con duchas de agua fría para conseguir una vasoconstricción (contracción de los vasos sanguíneos) por la que se estimula la circulación sanguínea y se eliminan los productos de desecho de los músculos, a la vez que los nutre. Si acaba de iniciarse en estas cuestiones no debería repetir más que una vez el ciclo calor-frío, si tiene experiencia, puede hacer una segunda, y, como máximo, hasta una tercera entrada en la sauna. Más de tres ciclos no aportan beneficios complementarios, y sí fatiga.
  • Después de la sauna debe beber agua o una bebida isotónica para recuperar las sales minerales perdidas con la excesiva sudoración.
  • No es recomendable tomar más de dos sesiones semanales.

Paginación


Otros servicios


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto