Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa > Lo más práctico > Consultorio legal

Λ

Si deseas que resolvamos tu caso en la revista EROSKI CONSUMER ponte en contacto con nosotros. Sólo serán respondidas y publicadas las consultas que desde la revista EROSKI CONSUMER consideremos más interesantes.

Sigue viviendo de alquiler sin renovar el contrato

Llevo viviendo de alquiler en el mismo piso cinco años. Realicé un primer contrato de dos años. Cuando éste caducó el propietario me dijo que se fiaba de mí y que no hacía falta la renovación. Han pasado ya tres años y sigo viviendo en el mismo sitio sin contrato, puedo demostrar con justificantes bancarios que sigo pagando el alquiler y que los recibos de luz vienen a mi nombre. La pregunta es, ¿qué derechos tengo? ¿Qué consecuencias pueden acarrear al propietario o al inquilino, que soy yo?

 La Ley 29/1994 de arrendamientos urbanos regula los derechos y obligaciones de las partes en el contrato de arrendamiento de vivienda. De acuerdo con esta ley, la duración del arrendamiento será libremente pactada por las partes, pero si el pacto fuera por periodo inferior a cinco años, el contrato se prorrogará obligadamente hasta alcanzar el periodo mínimo de esos cinco años.

Esta sería la situación que se plantea, en la que por contrato escrito se ha acordado un periodo inferior a cinco años, en concreto por dos años, y el arrendamiento se ha venido prorrogando anualmente hasta alcanzar en la actualidad los cinco años. Cumplidos los cinco años de duración mínima de un contrato de arrendamiento de vivienda, el propietario arrendador puede notificar al inquilino su voluntad de no renovar el contrato, pero debe hacerlo con una antelación de al menos un mes a la fecha de vencimiento. Si en este caso ya han transcurrido los cinco años sin haber recibido notificación, el contrato se considera prorrogado obligatoriamente por otro año y así hasta un máximo de tres años. Por tanto, se puede considerar que el contrato continuará vigente otros tres años más, salvo que el inquilino manifieste al arrendador su voluntad de no renovarlo con un mes de antelación a la fecha de cada vencimiento anual.

Respecto a los derechos y obligaciones, éstos son los mismos que los acordados en el primer contrato escrito, más aquellos que establezca la ley y no se recojan expresamente en el documento contractual. Hay que conservar ese documento y tener en cuenta la fecha del vencimiento. La renta seguirá siendo la acordada en el contrato inicial, actualizándose o incrementándose anualmente conforme a los pactos que en él consten. El arrendador solo puede actualizar la renta conforme al IPC. Pero si el contrato contiene alguna estipulación en otro sentido para las prorrogas, se podrá incrementar la renta, aunque sólo a partir del sexto año.


Otros servicios


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto