Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal:


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía > Finanzas

Λ

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

Qué hacen con sus beneficios las cajas y los bancos: Las cajas de ahorros destinan a iniciativas de interés social diez veces más dinero que los bancos

  Cuando el usuario elige una entidad bancaria para abrir una cuenta corriente, pedir un crédito o cualquier otra operación financiera, sopesa una larga serie de aspectos entre los que no estaría de más incluir el de qué hacen con los beneficios económicos que consigue cada año: las diferencias son espectaculares. CONSUMER ha analizado el destino que dan a sus beneficios 20 de las entidades financieras más importantes de nuestro país. De ellas, quince son cajas de ahorros (Caja Madrid, La Caixa, BBK, Kutxa, Unicaja, Caixa Galicia, Ibercaja, Caja Vital, Caja Navarra, Cajastur, Caja Cantabria, Caja Murcia, CAM, Caja Duero y Caja Rioja) y cinco, bancos: BCSH, BBVA, Banco Popular, Banco Sabadell y Bankinter.

Aunque operen en el mismo sector y ofrezcan servicios similares, cajas de ahorro y bancos son empresas bien distintas: las cajas no tienen ánimo de lucro, carecen de accionistas y su objetivo es la intermediación financiera y prestación de servicios con el fin de servir a la sociedad y devolverle los beneficios generados por esa actividad, sin que fundadores, administradores o gestores tengan derecho a participar de ellos. Al contrario, los bancos son negocios privados con ánimo de lucro cuyos beneficios van a parar a sus propietarios y accionistas. Ello no obsta para que, en una imparable tendencia que afecta al conjunto de las empresas, la asunción de la Responsabilidad Social Corporativa, la banca privada haya comenzado tímidamente a invertir una parte de sus beneficios en obras de carácter social, cultural o medioambiental.

Todavía hay clases

A pesar de ello, las diferencias entre cajas y bancos continúan siendo muy importantes en lo que al destino de sus beneficios económicos se refiere: las 15 cajas de ahorros analizadas dedicaron en 2003 una media del 28% de sus ganancias (desde el 40% de Caja Rioja hasta el exiguo 19% de Unicaja) a lo que se conoce como Obra Social, que representa un monto total de 677 millones de euros. Esta cantidad equivale al 65% del dinero destinado a Obra Social por las 46 cajas de ahorro existentes en España, lo que revela la representatividad de este estudio a nivel nacional. En el otro extremo, los cinco bancos privados estudiados destinaron de media a iniciativas sociales sólo el 2,4% de sus beneficios anuales, desde el 4,3% del Banco Popular hasta el 1% del Banco Sabadell. Sólo Bankinter no llegó a facilitar esta información debido a que no disponen todavía de los datos, ya que es el primer año en el que están llevando a cabo este tipo de acciones sociales externas a la entidad.

En 2003, las cajas de ahorro superaron ampliamente su obligación (ley vigente desde 1992) de destinar un mínimo del 50% de sus beneficios anuales a reservas que garanticen su solvencia y futuro económico, ya que dedicaron de media casi el 72% a esta estratégica función. El dinero que no se destina a reserva (toda vez que no hay accionistas ni propietarios a los que compensar por su inversión) deben dirigirlo las cajas de ahorros a Obra Social; en otras palabras, del 50% de sus beneficios que podrían destinar a Obra Social, las cajas de ahorro españolas destinan a estas iniciativas filantrópicas sólo el 28%. La Administración pública, con esa obligación de destinar el 50% a reservas, impone desde hace ya muchos años una cierta austeridad en el gasto de los beneficios con la clara finalidad de asegurar el futuro de las cajas de ahorro y, en última instancia, del dinero de sus clientes (mayoritariamente personas físicas y no empresas) pero a tenor de lo visto, las cajas hacen un aporte extra a esta ya de por sí importante proporción y apuestan más por la consolidación económica y la solvencia de la entidad que por revertir cada año a la sociedad la mayor parte legalmente admisible de los beneficios económicos que genera su actividad. De las 15 cajas de ahorro estudiadas, sólo cuatro destinan más del 30% de sus beneficios a Obra Social.

Mucho puede hablarse, de todos modos, sobre el objetivo último de algunas de estas iniciativas sociales de las entidades financieras -y, por extensión, del resto de empresas-, ya que podrían estar "contaminadas" por la búsqueda de resultados en términos de publicidad e imagen para esas empresas, pero aparquemos esta cuestión, más teórica que práctica, para centrarnos en los aspectos más diáfanos de lo que hacen cajas y bancos con los beneficios que destinan a iniciativas sociales.

También entre las cajas hay diferencias

No todas las Cajas fueron igual de dadivosas con su Obra Social: las que más dinero aportaron a este cometido altruista fueron las dos mayores en volumen de negocio: La Caixa destinó a su Obra Social 177 millones de euros y Cajamadrid algo más de 136 millones de euros. A continuación figuran BBK (57 millones), y Caixa Galicia (51,5 millones). En el otro extremo, las aportaciones menos cuantiosas correspondieron a Caja Rioja, con poco menos de 5 millones de euros, Caja Cantabria (algo más de 7 millones) y Caja Vital, con algo más de 12 millones de euros. Pero, naturalmente, tampoco todas las cajas ganaron lo mismo. Si se comparan los porcentajes de los beneficios que cada una de ellas destinaron a Obra Social, se comprueba que la más generosa fue Caja Rioja (casi el 40%), seguida de La Caixa (37,6%) y de Caja Navarra, Caja Cantabria, Caixa Galicia y BBK (las cuatro, entre el 33% y el 30%). En los puestos de cola se encuentran Unicaja (apenas destinó un exiguo 19% de sus beneficios a Obra Social) y la Kutxa guipuzcoana, con un mediocre 21%. De todos modos, si estos últimos modestos porcentajes se comparan con los de cualquier banco, adquieren una lectura bien distinta: los bancos estudiados apenas destinan, de media, un 2,4% de sus beneficios anuales a acciones de interés social.

La mayoría de las cajas de ahorros estudiadas han invertido en 2003 más dinero que en el año anterior en sus respectivas Obras Sociales. La excepción la constituyen Caja Cantabria, que la ha reducido ostensiblemente (600.000 euros), y Cajarioja y BBK, que la han mantenido y disminuido un poco (sólo 19.000 euros), respectivamente. La evolución 2002-2003 en términos porcentuales revela cifras muy positivas sólo en La Caixa (del 26% de los beneficios para Obra Social en 2002 al 37% de 2003) y ligeramente favorables en Cajastur (del 21% a casi el 24%) y Caja Murcia (de casi el 26% a más del 28%). En el otro lado de la balanza se sitúan Caja Cantabria (del 42% al 32%), Caixa Galicia (del 33% al 31%), Ibercaja (del 25% a poco más del 23%) y Unicaja (de poco más del 20% al 19%). Otro modo de medir el compromiso de las cajas de ahorro con su Obra Social es hacerlo en función de los recursos de clientes que gestiona. Siguiendo este criterio, el liderazgo es cosa de la vizcaína BBK, ya que devuelve directamente a la sociedad casi 4.000 euros por cada millón de euros de clientes que maneja. A continuación, también por encima de los 3.000 euros por cada millón de euros de sus clientes, se sitúan Caja Astur y Kutxa.

Paginación


Otros servicios


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto