Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Alimentación > Aprender a comer bien

^

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

Menús escolares: Sólo cuatro de cada diez centros ofrecen menús escolares nutritivos y equilibrados

Uno de cada cuatro suspende el examen de CONSUMER al cometer varios de los seis errores dietéticos que los especialistas consideran importantes

Cómo debe ser un menú escolar

  •  Los menús escolares deben ajustarse a las recomendaciones dietéticas en cuanto a "raciones", composición energética y nutricional de la edad preescolar y escolar. Deben ser variados y gastronómicamente aceptables y apetecibles. Niños y niñas han de habituarse a masticar y a degustar todo tipo de alimentos.
  • Conviene que incluyan alimentos de temporada, sobre todo frutas frescas, hortalizas y verduras.
  • Deben ser distintos en función de la época del año. En épocas de calor son más recomendables las preparaciones más frescas y ligeras (ensaladas de arroz, pasta, patata, de legumbres, cremas frías) mientras que en las de frío son deseables preparaciones más consistentes que se sirven a mayor temperatura: potajes, cocidos, guisos.
  • Debe ofrecerse la posibilidad de adaptar menús a alteraciones o enfermedades: diabetes, intolerancia al gluten, alergias alimentarias.
  • Comprobar la frecuencia semanal de alimentos básicos: verduras, pescado y legumbres, una vez por semana; fruta preferentemente en los postres; precocinados, no más de 2 veces por semana.
  • Las verduras no deben presentarse siempre trituradas como purés o cremas y han de ser variadas. Lo mismo puede decirse del pescado fresco (no siempre merluza rebozada), carnes (pollo asado o frito o delicias de pollo...), etc.
  • No se incluirán precocinados y derivados cárnicos grasos más de dos veces por semana. No es adecuado que en una misma semana se ofrezcan albóndigas, hamburguesas o salchichas y pizza, nuggets de pollo, varitas de pescado y salchichas Frankfurt, etc.
  • Comprobar que se emplean diversas técnicas culinarias (plancha, horno, estofado, guiso, frito...) y que no se abusan de preparaciones grasas como fritos, rebozados o empanados.
  • Los segundos platos irán acompañados de guarniciones o salsas, verdura o ensalada, puré de patata, sofritos de verdura, y no siempre de patatas fritas o salsa de tomate.
  • De postre, fruta fresca y lácteos sencillos; y no dulces como bizcocho, helados, etc.
  • Padres y madres complementarán el menú escolar con el resto de comidas en casa: un buen desayuno a base de un lácteo y farináceos (cereales, pan, galletas...), fruta o zumo; colaciones a media mañana o por la tarde a base de lácteos sencillos, fruta y su zumo, o bocadillos; y una cena ligera.

Menús tipo para un comedor escolar

Menú A:
Primer plato: arroz o pasta o legumbre con verduras / Arroz combinado con legumbre / Legumbre con patata. Estos alimentos aportan hidratos de carbono complejos (energía), fibra (regulación intestinal) y proteínas vegetales (crecimiento y formación del cuerpo).

Segundo plato: Carne o pescado o huevo. Aportan fundamentalmente proteínas completas, hierro y cinc (crecimiento y formación del cuerpo) y grasas (energía y ciertas vitaminas).

Guarnición siempre: Verduras (salteadas, cocidas, a la plancha...) o ensaladas. Aportan vitaminas, minerales, antioxidantes y fibra (con función reguladora).

Menú B:
Primer plato: Verdura con o sin patata / Ensalada variada. Estos alimentos son ricos en vitaminas y minerales (regulan las funciones orgánicas), antioxidantes, fibra (regulación intestinal) y, si llevan patata, hidratos de carbono complejos (energía).

Segundo plato: Carne o pescado o huevo. Aportan fundamentalmente proteínas completas, hierro y cinc (crecimiento y formación del cuerpo) y grasas (energía y ciertas vitaminas).

Guarnición siempre: arroz o patata o legumbre. Aportan hidratos de carbono complejos (energía), proteína vegetal (crecimiento y formación del cuerpo) y la legumbre además suministra fibra (regulación intestinal).

Postres A y B:
Fruta fresca o lácteos sencillos. Las frutas frescas contienen vitaminas, minerales, antioxidantes y fibra. Los lácteos suministran calcio, proteínas completas y vitaminas como la A, D y B2

Paginación


Otros servicios


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto