Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Medio ambiente > Naturaleza

Λ

Bosques silvestres: La deforestación avanza sin tregua

  Actualmente hay 8.000 especies de árboles en peligro de extinción en su forma silvestre, con 976 en una situación crítica. Organizaciones ambientales como FFI (Flora y Fauna Internacional) y PNUMA (la Agencia Medioambiental de la ONU) han iniciado una campaña cuya finalidad es establecer un plan para crear bosques sostenibles. Una herramienta muy útil para materializar ese plan será la elaboración de un Atlas Mundial de Árboles Amenazados. Según los investigadores, ya están funcionalmente extintas numerosas especies raras de árboles en los trópicos. Estiman, además, que casi la mitad de la madera tropical del mercado internacional ha sido talada ilegalmente. Por otro lado, se calcula que entre 1960 y 1990 desaparecieron más del 20% de los bosques tropicales (un 33% en Asia y el 18% en África y América Latina). Hoy, la deforestación de la Amazonia se produce a un ritmo todavía más acelerado que en la década de 1980, cuando el problema comenzó a suscitar interés a nivel mundial. Y a pesar de todos estos datos, seguimos sin prestar la atención debida a las consecuencias de la pérdida de los bosques.

El impacto de la deforestación

  • Impactos negativos locales: para los pueblos que habitan los bosques o que dependen de ellos, la deforestación supone la pérdida de sus posibilidades de supervivencia como culturas autónomas. Aparecen problemas de desnutrición (faltan alimentos esenciales que están en los bosques), aumentan las enfermedades y la emigración y desaparece la propia comunidad.
  • Impactos negativos regionales: dado que los bosques aseguran la conservación del agua, de los suelos, la flora y la fauna, su eliminación acarrea grandes inundaciones. Se agravan las sequías, la erosión de suelos y la contaminación de los cursos de agua, a la vez que aparecen plagas por la ruptura del equilibrio ecológico. Todo ello influye en actividades productivas como la agricultura, la cría de ganado, la pesca, etc.
  • Impactos negativos globales: los bosques cumplen importantes funciones en materia climática y su desaparición afecta a la humanidad en su conjunto. Por un lado, porque la enorme masa vegetal de los bosques ayuda a regular el clima global, tanto en materia de precipitaciones como de temperatura y régimen de vientos. Por otra parte, porque constituyen una enorme reserva de carbono y su eliminación contribuye al agravamiento del efecto invernadero. Finalmente, porque albergan gran parte de la biodiversidad del planeta, de modo que tanto las especies animales como vegetales desaparecen junto con los bosques.

Causas de la deforestación

  • La sustitución de los bosques por otras actividades (agricultura, ganadería, plantaciones forestales, etc.)
  • La actividad de las empresas madereras con talas indiscriminadas
  • La urbanización y la construcción de infraestructuras
  • La explotación minera y petrolera
  • La lluvia ácida
  • Los incendios forestales
  • La construcción de grandes presas hidroeléctricas (que inundan extensas áreas de bosques).
  • Las grandes plantaciones forestales que son promocionadas como "bosques plantados", que en realidad no son bosques, sino cultivos cuya implantación está generalmente precedida por la tala del ecosistema forestal nativo y su sustitución por monocultivos a gran escala de especies exóticas.
  • La política en materia de distribución de tierras
  • La emigración a zonas donde la actividad maderera es una salida económica.
  • Los mercados de consumo de maderas tropicales en países ricos.

¿Qué podemos hacer para defender los bosques?

En primer lugar, hay que identificar las causas directas y subyacentes que determinan la deforestación en cada caso, así como los actores involucrados, y adoptar medidas estratégicas para su solución. La implantación de la Certificación Forestal (FSC) es un elemento que ayuda a esta defensa de los bosques. Se trata de un gran instrumento de mercado que garantiza y demuestra al consumidor que la madera o cualquier otro producto forestal (corcho, resinas...) procede de un bosque gestionado de manera responsable y sostenible.

Para la ONG Adena/WWF son muchos los agentes que pueden frenar la deforestación:

  • Consumidores: podemos buscar el sello FSC en los productos de madera que adquiramos e informar a los amigos sobre la problemática de los bosques y la importancia del consumo de productos FSC. Si se trata de madera sin certificar, podemos preguntar al comerciante si dispone de otro tipo de garantías que avalen que la madera procede de una gestión responsable.
  • Propietarios y gestores forestales: pueden implantar la certificación forestal FSC en su monte.
  • Empresas transformadoras: deben exigir a los proveedores productos procedentes de bosques certificados por el FSC.
  • Comercios: han de demandar a los proveedores productos etiquetados con el sello FSC. Si no se encuentra, deben al menos exigir pruebas de que la madera procede de un bosque explotado legalmente.
  • Arquitectos: deben requerir productos etiquetados con el sello FSC.
  • Ayuntamientos y organismos oficiales: han de promover la utilización de madera y productos FSC en la ejecución de las obras públicas. Además, pueden incentivar el consumo de productos ambiental y socialmente responsables entre la opinión pública, la industria y los comercios. También pueden lanzar campañas informativas sobre la destrucción de los bosques en el mundo y la importancia del consumo responsable de productos forestales.

Bosques primarios

Los bosques primarios son grandes extensiones de ecosistemas forestales que no han sido alterados por la actividad humana, por lo que se consideran reductos de lo que fueron los bosques originales del planeta. A pesar de su vital importancia para la Tierra y sus habitantes, están desapareciendo rápidamente y de manera irreversible, según Greenpeace. Más del 75% de los bosques primarios se localizan en tres grandes áreas: los bosques boreales de Canadá y Alaska, los de Rusia y los bosques tropicales de la Amazonía y el escudo de las Guayanas. En España no quedan ya bosques primarios, aunque todavía existen pequeñas superficies de bosque a las que no ha llegado la actividad humana, como en zonas del Pirineo o de la cordillera Cantábrica. No obstante, son espacios demasiado reducidos para ser considerados bosques primarios. Aún así, deviene fundamental conservar estos bosques viejos y maduros, pues albergan gran parte de la biodiversidad forestal amenazada de los bosques ibéricos.

La araucaria, en peligro de extinción

Es el árbol emblemático de la Patagonia chilena y argentina. Sobrevive en pocos lugares del mundo, y una de las zonas a las que se ha adaptado es precisamente ese territorio inhóspito de Sudamérica. Allí, donde sólo los arbustos más duros pueden resistir los crudos inviernos de vientos y temperaturas casi insoportables, la araucaria sigue creciendo como tratando de alcanzar el cielo con sus puntiagudas ramas. Los bosques de araucaria viven a más de 1.000 metros sobre el nivel del mar y su desarrollo es lentísimo, pero pueden alcanzar alturas de hasta 40 metros y vivir entre 500 y 1.000 años. Incluso algunos de los ejemplares más antiguos de Sudamérica tienen hasta 3.000 años. Su madera, de excelente calidad, es una de las causas de su paulatina desaparición, así como los incendios que se registran en estas latitudes.


Otros servicios


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto