Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Motor > Mantenimiento del automóvil

Λ

Ahorrar combustible durante la conducción: Moderación en la carretera

  Desde hace diez años Alemania, Holanda, Suiza y Finlandia vienen desarrollando un programa de conducción económica denominado 'Eco Driving'. La Unión Europea pretende implantar este plan en todos los países miembros en los próximos diez años, con el objetivo de que el conductor ahorre combustible al mismo tiempo que mantiene una actitud respetuosa con el medio ambiente. Se baraja la posibilidad de introducir estos preceptos en el sistema de enseñanza para la obtención del permiso de conducir y en cursos para empresas y organizaciones que disponen de grandes flotas. La Dirección General de Tráfico calcula que con el ahorro mantenido del 1% del total consumido anualmente en la Unión Europea, se ahorrarán tres millones de litros de combustible y se evitará la emisión de 900.000 toneladas de CO2, lo que supondrá un ahorro de 300 millones de euros cada año. En España, el ahorro alcanzaría los 1.850 millones de euros, equivalente en carburante a un total de 700 millones de litros de gasóleo y 1650 millones de litros de gasolina. Según estas previsiones, cada conductor dispondría de 160 euros más cada año si se habitúa a seguir una serie de normas en la conducción.

Entre los diversos análisis que han confirmado la importancia de mantener una serie de hábitos al volante como la mejor fórmula para ahorrar energía y mejorar la seguridad, destaca el realizado por el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE) en 1999. Para desarrollar esta prueba se utilizaron dos coches de la misma marca y los mismos litros de gasolina en el recorrido seleccionado por ciudad. Los resultados obtenidos fueron los siguientes: conduciendo con cuidado se gastaron 9,8 litros a los 100 kilómetros, mientras que en el caso de conducción agresiva aumentaron hasta llegar a los 17,5 litros por cada 100 kilómetros. Y aunque los expertos aseguran que las técnicas para realizar una conducción económica están vinculadas a los modernos motores de inyección, la DGT asegura que el ahorro comienza en el mismo momento en que se pone el coche en marcha.

Cómo disminuir el gasto de combustible

  • No usar el coche en trayectos muy cortos. El 45% de los viajes que se realizan son inferiores a tres kilómetros y en ellos se pueden llegar a consumir 20 litros por cada 100 kilómetros, más del doble que en carretera. Hay alternativas a los desplazamientos cortos, como el transporte público, la bicicleta o el caminar. Podemos turnarnos y compartir el vehículo con varias personas, de modo que los coches vayan completos.
  • Revoluciones por minuto. Circular a 2.000-2.500 revoluciones por minuto en coches de gasolina, y a 1.500-2.500 revoluciones por minuto en los diesel. Los nuevos modelos de coches circulan con comodidad a estos regímenes bajos y la mecánica no sufre.
  • Acelerones y frenazos. Hay que evitar acelerones y frenazos bruscos, se consume mucho más combustible. Y si se circula a una velocidad alta, el conductor debe tratar de anticiparse a los posibles cambios: puede, por ejemplo, levantar el pie del acelerador cuando aprecia que un semáforo va a cambiar a rojo, dejando que el coche llegue con su propia inercia y jugando con el freno y el cambio de marchas para detenerlo adecuadamente.
  • Distancia de seguridad. Una adecuada distancia de seguridad permite circular a una velocidad regular y no consumir energía en exceso, pues se evita frenar y acelerar bruscamente. De esta forma ahorraremos entre el 10 y el 15% de carburante.
  • En pendientes. Cuando se trata de bajar pendientes conviene levantar el pie del acelerador y aprovechar la inercia del coche, utilizando el cambio y el pedal del freno para efectuar pequeñas correcciones y ajustar la velocidad. No dejar nunca el cambio de marchas en punto muerto, pues no sólo es peligroso, sino que el coche consume más. Por el contrario, cuando se desea subir una pendiente, la mejor forma de hacerlo es utilizando la marcha más larga posible, pisando el pedal del acelerador lo justo para mantener la velocidad. Los cambios de marcha deben realizarse a un régimen de revoluciones más alto que en llano.
  • Tráfico intenso. En caso de caravana, el coche consume menos si no se para, excepto en caso de paradas largas.
  • Arranque del vehículo. Se arranca girando únicamente la llave de contacto, no es necesario pisar el pedal del acelerador; en motores de gasolina se debe iniciar la marcha en cuanto se gira el contacto. En los diesel, esperar los cinco segundos de rigor incide en un consumo más moderado.
  • Marchas. En cuanto se arranca el vehículo es importante cambiar de primera a segunda velocidad lo antes posible, cuanto más larga sea la marcha a la que se circule, menor será el gasto. Nunca se debe pisar a fondo el acelerador para cambiar una marcha, salvo casos de emergencia, pues el consumo de combustible en estos casos es muy alto.
  • Ruedas. Si los neumáticos se llenan de aire en exceso, el coche puede perder estabilidad en las curva. Los neumáticos bajos en presión hacen que se consuma una cantidad significativa de combustible. Los mecánicos aconsejan que se revisen periódicamente y se cumplan las medidas señaladas por cada fabricante. Además, si la presión de las llantas es incorrecta, se desgastarán antes debido al exceso de flexibilidad que adquieren y al sobrecalentamiento, aumentando así su consumo.
  • Motor. Mantener en buen estado el motor permitirá que no necesite más gasolina de la necesaria. Concretamente, es importante tener limpio el aceite y el filtro del aire para que la combustión sea más eficiente. Las bujías deben mantenerse sin residuos de la combustión, con el electrodo en buen estado y los inyectores libres de obstrucciones. Está comprobado que un motor nuevo en mal estado consume más combustible que otro más viejo pero bien cuidado.
  • Apagar el motor. Si la parada que se desea realizar puede durar más de un minuto, conviene apagar el motor del coche. Durante la conducción en carretera, la mejor manera de no consumir más gasolina de la necesaria ante la necesidad de frenar el vehículo es aprovechando la inercia del coche y utilizando una marcha ajustada. Se deberá pisar el embrague sólo en el momento en el que el coche comience a calarse.
  • Aire acondicionado. Hacer un uso irracional del aire acondicionado puede llegar a incrementar el consumo en un 20%. Por otro lado, circular con las ventanillas bajadas a 100 kilómetros por hora supone un aumento del 5% del gasto de combustible.
  • Evitar la sobrecarga del vehículo. Sólo el uso de la baca, vacía o no, aumenta el consumo del carburante entre un 2% y un 35%. Es aconsejable retirarla si no se está utilizando.

Otros servicios


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto