Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal:


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía > Familia

Λ

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

Acogimiento temporal de menores: Una medida de transición

Consiste en proporcionar acogida temporal a los menores que no pueden convivir con su familia

  Entre 8.000 y 10.000 niños y adolescentes entran en acogimiento transitorio residencial o familiar cada año en nuestro país. Esta modalidad de tutela infantil es un mecanismo de protección social cuya finalidad consiste en proporcionar cobijo temporal en pisos, centros institucionales o en familias a los menores que, por diversas razones, no pueden convivir con la suya propia. El objetivo es que el niño o la niña se integren y participen plenamente en la vida de la familia de acogida, o que hagan una vida lo más normal posible cuando viven en residencias tuteladas. Esta figura de ayuda a los niños es un tránsito hacia medidas de protección definitivas, como volver a la familia de origen o acceder a otra familia en adopción, si bien como contempla la Ley de Protección Jurídica del Menor 1/1996, las medidas de acogimiento transitorio pueden plantearse con una perspectiva a medio o largo plazo. Esto significa que un menor puede permanecer en acogimiento transitorio durante meses o años. Según el Instituto de Bienestar Social de Aragón, que ha recopilado datos de diversas instituciones españolas, en el 70-75% de los casos la medida protectora de acogimiento transitorio es de tipo residencial (centros de acogida, pisos tutelados, hogares funcionales, minirresidencias) y en el 25-30% es de tipo familiar (preadoptivo o no preadoptivo). Las principales razones que llevan al acogimiento transitorio de un menor son, en el 65-70% de los casos, la existencia de malos tratos, negligencias o abandono por parte de su familia; los comportamientos disruptivos o conductas infractoras, especialmente en adolescentes, suponen el 15-20%, y la incapacidad o imposibilidad permanente o temporal para su cuidado por parte de la familia el 10-15%. Respecto a las características socio-familiares de los menores que entran en acogimiento transitorio, entre el 50 y el 60% proceden de familias denominadas "de riesgo social"; entre el 25 y el 30% de familias con problemática de drogodependencia y/o alcoholismo; cerca del 15% viene de familias con problemática de salud mental, y alrededor del 40% de familias multiproblemáticas que combinan dos o más de las problemáticas anteriormente mencionadas.

¿Qué es acogimiento de menores?

Cualquier persona o familia puede presentar una solicitud para acoger a un menor

El acogimiento es una figura por la que familias y personas se hacen cargo forma temporal de la crianza y educación de niños en situación de desamparo hasta que sus familias biológicas, con las que siguen manteniendo encuentros, puedan asumir estas tareas. El acogimiento no rompe los vínculos con la familia biológica y no supone un paso previo para la adopción. Se trata de cuidar de un menor durante el tiempo en que su familia por diversas cuestiones -económicas, legales, salud, etc.- no pueden hacerse cargo de él.

¿Cuántas formas de acogimiento hay?

En función de quién se hace cargo del cuidado del menor y de la duración del acogimiento, éste puede ser simple si no supera los dos años. Dentro de esta modalidad se distingue entre el acogimiento por familia extensa y el acogimiento en familia ajena, dependiendo de si existe vínculo familiar entre el menor y los acogedores. Tiene prioridad el primero porque evita la separación del menor de su entorno familiar. Otro tipo de acogimiento es el permanente, que puede durar años, incluso hasta que el niño alcance la mayoría de edad. Esta situación se produce cuando el regreso con sus padres biológicos se complica (problemas por adicciones, psicológicos, condenas en prisión largas, etc,...). El acogimiento residencial hace referencia a la situación de los menores cuando viven en pisos y centros institucionales. Otros tipos de acogimiento son el administrativo (cuando está supervisado por la administración -por ejemplo cuando los padres van a trabajar al extranjero durante un periodo determinado-) y el acogimiento de fines de semana y vacaciones, donde la familia recibe el nombre de familia colaboradora. Este tipo de acogimiento es el que se produce año tras año con la llegada de niños procedentes del Sahara y de ciudades como Chernobil.

El acogimiento especializado, por último, ofrece un ambiente familiar a niños con necesidades específicas de educación o con ciertas particularidades que requieren una atención más especializada (discapacidades físicas, psíquicas, sensoriales, trastornos de comportamiento, enfermos crónicos, etc,..)

Paginación


Otros servicios


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto