Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Medio ambiente > Medio ambiente urbano

Λ

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

Zonas peatonales: estudiadas 57 de las principales calles peatonales de 13 ciudades: Más de la mitad suspenden

Las infracciones a las restricciones para vehículos son frecuentes, en señalización y la accesibilidad fallan la mayoría y el equipamiento es escaso en muchas calles

  Casi siete de cada diez españoles viven en ciudades de más de 20.000 habitantes con un denominador común: sufrir las consecuencias del excesivo tráfico de vehículos de motor. Las zonas peatonales, por lo que significan de mejora de la calidad de vida de sus residentes, suelen ser bien acogidas por la población, pero sin que ello signifique unanimidad social, ya que hay personas y sectores económicos que entienden que esta iniciativa les perjudica.

Ahora bien, el ciudadano puede preguntarse si las zonas peatonales tienen la calidad urbanística necesaria para cumplir su cometido, si merecen la pena las molestias que causa no poder circular en coche y aparcarlo en calles en las que anteriormente podía hacerse, o si en la práctica se respetan las restricciones a la circulación y estacionamiento de vehículos.

La revista CONSUMER ha intentado responder a estas cuestiones, y lo ha hecho mediante el estudio -durante los primeros días de abril- de 57 calles peatonales de 13 ciudades de todo el país. El informe se dividió en tres apartados: mobiliario y equipamiento urbano, señalización y accesibilidad, y, por último, el grado de cumplimiento de la restricción de la circulación y aparcamiento de vehículos. Según los resultados de esta investigación, la situación es bien distinta según la ciudad de que se trate, que el equipamiento es en general sólo aceptable, que otro tanto ocurre con la señalización y la accesibilidad (especialmente, para usuarios discapacitados) y que, por último, el grado de infracciones a las normas que restringen la circulación rodada es superior al deseable.

El informe concluye, por tanto, que muchas calles peatonales de nuestras ciudades no lo son del todo, al no cumplir las características que las definen y al no respetarse suficientemente las restricciones (en algunas ciudades, normas específicas) que las preservan del tráfico indiscriminado de coches. En concreto, el 54% de las calles peatonales analizadas suspenden el examen de CONSUMER. Y sólo A Coruña, Oviedo y San Sebastián han aprobado con holgura el examen a que se sometió a sus principales zonas peatonales. Pamplona, Bilbao, Alicante y Vitoria consiguieron un escueto "aceptable", mientras que el resto suspendieron. Madrid se acercó al aprobado, sin conseguirlo, y las cinco ciudades cuyas calles peatonales merecieron un nítido suspenso fueron, de mejor a peor, Valencia, Murcia, Málaga, Almería y Barcelona.

Las conclusiones, pormenorizadas

 La señalización específica que distingue a estas zonas como peatonales e informa de la restricción para la circulación y estacionamiento de vehículos, y la accesibilidad para los ciudadanos en general y, en especial, para los discapacitados, es claramente mejorable. En este apartado, suspende nada menos que el 60% de las calles estudiadas, y sólo han aprobado y con un mediocre "aceptable", A Coruña, Oviedo, San Sebastián, Bilbao y Valencia. Tres ciudades (Alicante, Pamplona y Vitoria) se quedaron en un "regular", y el resto (Madrid, Murcia, Málaga, Almería y Barcelona) han suspendido rotundamente este examen. Todo ello revela que este es el apartado más manifiestamente mejorable de las zonas peatonales estudiadas.

Asimismo, se ha comprobado que las infracciones a las restricciones que garantizan que las zonas peatonales se ven libres del tráfico rodado son demasiado frecuentes. Casi la mitad de las calles peatonales suspende en este apartado, si bien sólo las de Valencia, Barcelona y Vitoria no lo aprueban si son tomadas conjuntamente con las otras calles estudiadas en su ciudad, lo que da una idea de lo comunes que son las infracciones y de la laxitud existente en el control del cumplimiento de la normativa. Destacaron positivamente las zonas peatonales visitadas en Madrid y Murcia, y quedaron bien las de Pamplona, A Coruña y Málaga, mientras que las de las cinco ciudades restantes hubieron de conformarse con un mediocre "aceptable". Se tomó nota, en esta prueba, de la existencia de vehículos indebidamente estacionados en las calles peatonales, de la circulación de vehículos en horario distinto del autorizado para carga y descarga y, por otra parte, se intentó acceder en coche (cometiendo una irregularidad, claro está) a cada una de estas 57 calles, e incluso estacionarlo durante 15 minutos, comprobando, en primer lugar, la existencia o no de bolardos, vallas, pivotes o jardineras que impidieran el paso, y después, la presencia o no de policía que velara por el cumplimiento de la normativa. Se comprobó que en muchas de estas zonas peatonales hay vehículos estacionados (no autorizados) fuera del horario permitido, y que los horarios de carga y descarga -demasiado amplios en muchas ciudades- no se cumplen.

Muchas zonas peatonales no están señalizadas como tales

En lo referente al mobiliario y equipamiento urbano (bancos para sentarse, papeleras, iluminación nocturna, aseos públicos, fuentes de agua potable, árboles, jardineras y flores, esculturas y otras obras de valor estético-artístico, estado del pavimento, limpieza y conservación de todos los elementos), los resultados tampoco fueron satisfactorios: suspendieron el 37% de las calles peatonales. Destacaron muy positivamente las visitadas en A Coruña, Oviedo y San Sebastián, seguidas de cerca por las de Pamplona. También merecieron buena nota las de Bilbao, Alicante, Vitoria y Madrid. Las calles peatonales analizadas en Valencia obtuvieron un "aceptable", mientras que el "regular" de las visitadas en Barcelona inicia una franja de suspensos que representan con gran nitidez (un "muy mal") las estudiadas en Murcia, Málaga y Almería. Al respecto, en muchas calles peatonales falta mobiliario urbano casi imprescindible, como papeleras o bancos, mientras que otras tienen el pavimento sucio o con irregularidades (baldosas rotas, zanjas, grietas, charcos, etc) que dificultan el discurrir peatonal.

Por otra parte, el esfuerzo peatonalizador dista mucho de una ciudad a otra. Los viandantes lo tienen mucho mejor en Vitoria (2,49 m2 de zona peatonal por habitante), San Sebastián (1,1 m2), Bilbao (0,96 m2) y Barcelona (0,92 m2), que en Alicante (0,08 m2 por habitante), Murcia o Valencia (en ambas, 0,5 m2), siempre según las respectivas fuentes municipales. Los ayuntamientos de Almería, Pamplona, Madrid, A Coruña, Málaga y Oviedo no han facilitado este dato.

Paginación


Otros servicios


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto