Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Educación > Otras formaciones

Λ

Aplicaciones de la investigación espacial: Artilugios cotidianos venidos del espacio

  El 4 de octubre de 1957, Moscú sorprende al mundo entero con la puesta en órbita del Sputnik 1. Esa fecha histórica significó el comienzo de la era espacial, un periodo en el que la investigación y el desarrollo en sus más altas cotas de perfección y aplicación práctica son el eje de acción. Resulta sorprendente descubrir que muchos elementos que utilizamos en nuestra vida cotidiana proceden de los laboratorios ultramodernos de la NASA o la Agencia Espacial Rusa. Además de su eficacia y su alto grado de tecnología hasta en lo más sencillo, como en el velcro, estos inventos cuentan con una gran ventaja: en muchas ocasiones se trata de descubrimientos paralelos al objetivo final, con lo que carecen de patentes y de su uso se beneficia toda la humanidad.

Puede parecer una lista de anécdotas, pero herramientas y tejidos que hoy nos parecen tan domésticos y cotidianos se deben al ingenio de investigadores espaciales.

La más alta tecnología... cotidiana

  •  
  • Para vivir en el espacio hubo que inventar los pañales desechables, con gelatina absorbente que lograba un balance térmico de los trajes espaciales.
  • El sistema de ahorro de flujo de energía, utilizado en refrigeradores, ordenadores y otros aparatos eléctricos domésticos, fue desarrollado para los satélites.
  •  Algunas técnicas de desinfección usadas en los principales centros hospitalarios del mundo fueron pensadas para los vuelos al espacio.
  • Las herramientas sin cable, como el taladro inalámbrico, fueron diseñadas para que los navegantes del Apolo pudieran taladrar las rocas lunares.
  •  Los trajes de los astronautas se elaboran en telas y fibras como la maylar, creadas a partir de un material aislante y flexible hecho de una combinación de metales y cerámica. Aislantes del frío y el calor, hoy las utilizan los corredores de Formula 1, los bomberos y los submarinistas... y cualquier persona que vista un forro polar, calcetines térmicos o un plumífero, o que use guantes y botas térmicas para la nieve. También se inventó el kevlar, un material plástico muy resistente con el que hoy se fabrican los neumáticos y los chalecos antibala.  Las zapatillas de deporte con sistema de aire a presión, que amortigua el impacto y dan estabilidad y flexibilidad al atleta, proceden de los zapatos inventados para permitir el movimiento del astronauta.
  • El láser fue utilizado en sus inicios en el espacio para realizar tests de distancia. Hoy es empleado en medicina y en la industria.
  •  El tubo dental, tal y como lo conocemos ahora, se desarrolló para su uso en el espacio.
  • El cierre de velcro se desarrolló para innumerables aplicaciones espaciales, desde trajes hasta cierres herméticos dentro de las naves.
  •  Los monitores cardiacos, que se utilizaron para controlar en tiempo real la salud de los astronautas, ahora son de uso cotidiano en todos los centros hospitalarios del mundo.
  • El termómetro digital sin mercurio, que detecta la energía infrarroja que emite el oído, se diseñó para medir la temperatura de los astronautas en cuestión de segundos.
  • La pintura anticorrosión se desarrolló para reducir los costos de manutención de las instalaciones espaciales.
  • El tratamiento del agua, el mismo sistema que se utiliza para purificar y reciclar agua en el espacio, es empleado en los sistemas urbanos y domésticos de purificación.
  • Las termografías multicolor, que permiten hacer una representación del cuerpo humano en colores según su temperatura, nacen a partir de la era espacial.
  • La tecnología actual del marcapasos fue utilizada para manejar las comunicaciones entre la Tierra y los satélites.
  •  Las lentes de contacto con película antirrayado fueron desarrolladas para proteger de las radiaciones, entre ellas la ultravioleta, a los espejos y cámaras de los telescopios utilizados en el espacio.
  • El policarbonato, material aislante y resistente con el que están hechos los discos compactos, fue inventado para fabricar los cascos de los astronautas.
  •  El teflón, tan presente en las sartenes y la tapicería, que repele el agua, se inventó para cubrir la nave Saturno V.
  • Los alimentos deshidratados y liofilizados, como algunas papillas o el café soluble, se idearon para alimentar al hombre del espacio, y el microondas para que calentara sus alimentos.
  • Los detectores de humo que actualmente se encuentran en cualquier lugar público se utilizaron por primera ocasión en la estación espacial Skylab para percibir cualquier vapor tóxico. Y los tejidos resistentes al fuego surgen de las investigaciones para proteger los circuitos eléctricos de los cohetes.
  •  El código de barras, presente hasta en el más pequeño objeto de consumo, fue originalmente desarrollado por la NASA para controlar los millones de piezas espaciales que fabricaban.
  • El Global Positioning System (GPS) o Sistema de Posicionamiento Global (SPG), es un conjunto de 24 satélites que se utilizan para conocer una posición exacta en el planeta. Originalmente eran utilizados sólo por los militares. En la actualidad, un peregrino que se pierde camino a Santiago y lleva consigo un dispositivo GPS puede ser localizado en cuestión de minutos si llama al 112.

También en la medicina, la farmacología y la ciencia

Los avances médicos y farmacológicos están cada vez más ligados a la carrera espacial. Algunos experimentos no pueden realizarse en la Tierra y, por ello, cuando el transbordador espacial Columbia despegó en 1981, llevó al espacio más de 80 experimentos científicos de física fundamental, biología y seguridad contra el fuego. También en la Estación Espacial Internacional podrán surgir tratamientos o programas de prevención para patologías cardiovasculares, la osteoporosis, la retinopatía asociada a la diabetes y los cálculos renales.

Pero la novedad en la carrera espacial radica en el programa denominado Desarrollo de Productos del Espacio, concebido para estimular a las compañías privadas a emplear las misiones de los transbordadores y las instalaciones de la Estación como centros de investigación de nuevos productos.

Entre los experimentos financiados por el sector privado se encuentran el diseño de una nueva generación de sistemas de control de incendios, el cultivo de plantas en el espacio y la manipulación genética de especies vegetales. También la biociencia y sus potenciales usos en medicina forman parte de las misiones, que incluyen estudios de proteínas para su aplicación en el tratamiento de diversos tipos de cáncer y el desarrollo de un sistema de microencapsulación para las terapias oncológicas. Aunque esto es todavía futuro, ya hay numerosas compañías de muy distintos sectores que han tenido la oportunidad de beneficiarse del programa, incluso una empresa cosmética... y es que en el espacio, incluso las flores no huelen igual.


Otros servicios


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto