Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud > Prevención y hábitos de vida

^

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

Piercing y tatuajes: 105 establecimientos de 13 ciudades, analizados: Se hacen sin dar la información imprescindible y en condiciones muy mejorables

Lo que opinan los usuarios

  Se realizaron 200 encuestas a ciudadanos de todo el país que se habían colocado un piercing o realizado un tatuaje. Los resultados de la encuesta muestran una situación similar a la plasmada por la investigación sobre el terreno, aunque los usuarios afirman haber sido informados más y mejor de lo que lo indicaron los técnicos de esta revista.

Entrando en las conclusiones de la encuesta, los materiales de trabajo fueron desprecintados en presencia del cliente en el 95% de los casos, cuando en la prueba práctica los que no permitieron comprobarlo superaba el 20%. En lo relativo a la equipación de tatuadores y perforadores, los datos de la encuesta son peores que los de la prueba: si en ésta el 43% de los profesionales vestían con bata blanca, los encuestados dicen que fue así en el 17% de los casos. La mascarilla se vio en el 63% de los casos en la prueba mientras que los usuarios la recuerdan en sólo el 28% de los profesionales.

En cuanto al asesoramiento, todos los usuarios de piercing afirman se les explicaron los cuidados posteriores a la colocación, mientras que en la visita el 60% de los profesionales no lo hizo convenientemente. Lo propio ocurre con la consulta sobre posibles alergias: el 62% de los encuestados recuerdan que les preguntaron, pero en la visita la proporción se queda en un 16%.

Ya en los tatuajes, el 30% de los usuarios aseguran que no se les advirtió sobre la necesidad de no ingerir alcohol en las horas previas (frente al 63% de la prueba) y al 59% no se les advirtió de la conveniencia de no acudir en ayunas, frente al 82% de la prueba. Y el 40% de los encuestados afirma que no se le preguntó si padecía alguna enfermedad o alergia, frente al 86% que no lo hizo en nuestra visita.

Respecto a los cuidados y advertencias posteriores, sólo el 1% de los consultados declaran no haber sido informados mientras que en la prueba práctica el 35% de los centros no hicieron estas advertencias.

Por último, sólo el 4% de los encuestados dicen que no se les recomendó abstenerse de tomar el sol ni rayos UVA, frente al 57% de centros que no dieron esta información a los técnicos de CONSUMER.

Esta diferencias a la hora de reflejar la misma realidad (en el resto de los aspectos estudiados los datos son similares) pueden deberse a que los usuarios tengan la percepción de haber sido bien informados porque las advertencias y consejos se les han trasmitido después de efectuarse el trabajo. Los técnicos de CONSUMER no se hicieron piercings ni tatuajes porque esta revista las considera prácticas de riesgo que, siendo además prescindibles, no resultan aconsejables. Acudieron a los centros haciéndose pasar por clientes interesados y recabaron toda la información posible, pero en ningún caso la que los profesionales ofrecen una vez terminada la intervención.

Otra posible causa de esta disparidad es que los técnicos de CONSUMER - convenientemente asesorados por dermatólogos y por buenos profesionales del sector -se mostraran más exigentes que los usuarios a la hora de valorar la cantidad y calidad de la información facilitada.

Los precios, muy distintos: conviene comparar

  Para comparar los precios de los 107 establecimientos visitados, se solicitó en todos ellos un servicio idéntico: el mismo sencillo piercing y el mismo sencillo tatuaje. La ciudad más cara para el piercing (incluida la colocación) fue Barcelona, con una media de casi 49 euros, cuando la de las 13 ciudades es de 35 euros. Le sigue Pamplona, con casi 45 euros. Las más baratas fueron Málaga (22 euros de media) y Madrid, con 17 euros. Es precisamente en Madrid donde mayor diferencia de precios (hasta 34 euros) se registró entre los establecimientos comparados. Otras ciudades con diferencias importantes de precio son Almería, Oviedo, Alicante y Bilbao.

En tatuajes, donde la media del estudio fue de 52 euros, la ciudad más cara fue Murcia (67,5 euros de media), seguida de Barcelona y Vitoria, ambas por encima de los 58 euros, y Bilbao, con casi 57 euros. La más barata fue Oviedo (42,3 euros), seguida de Alicante (44,3 euros). Las mayores diferencias en una ciudad se anotaron en Vitoria, Almería y Oviedo, en torno a los 40 euros. Conclusión: aunque el usuario debe priorizar en su elección del establecimiento la higiene, la información y la calidad técnica del trabajo, conviene comparar los precios entre varios de estos locales, porque las diferencias ente unos y otros permiten evitar innecesarios sobregastos.

Criterios de calidad en un centro de piercing o tatuaje

Los numerosos riesgos que entraña la colocación de piercings o tatuajes hacen conveniente que el usuario se fije, a la hora de elegir el establecimiento, en una serie de condicionantes:

  • El local tendrá tres zonas diferenciadas: de recepción, de trabajo y de esterilización de los materiales. Estas zonas deben ser espaciosas, para que profesional y cliente se encuentren cómodos.
  • La limpieza, higiene y estado óptimo de conservación es fundamental en todas las zonas, especialmente en la zona de trabajo.
  • En la zona de trabajo, el mobiliario estará absolutamente limpio, no habrá animales ni materiales u objetos fuera de lugar; los suelos y paredes serán de materiales de fácil limpieza, y no se verán manchas de ningún tipo. Esta zona debe preservar la intimidad del usuario: no estará expuesta a ojos ajenos.
  • Los utensilios, desprecintados en presencia del cliente, se guardarán en armarios cerrados. Los destinados a penetrar en la piel deben ser desechados delante del cliente y los que contactan con la piel deben ser previamente esterilizados.
  • El profesional utilizará una indumentaria adecuada: ropa (bata blanca) y calzado específicos, mascarilla y guantes de un solo uso. Debe lavarse las manos al iniciar y finalizar su actividad, y cada vez que ésta se interrumpa.
  • La camilla (el centro ha de contar con ella) en que se tumba el cliente dispondrá de un papel o sábana que proteja el contacto con el cuerpo del usuario, y deberá cambiarse tras cada uso.
  • Antes de realizar el tatuaje o piercing, el profesional informará acerca de los riesgos que conlleva (alergias, problemas de cicatrización y otros), sobre cómo debe acudir al cliente al centro (sin haber ingerido recientemente alcohol o drogas, sin haber tomado aspirinas, y no acudirá en ayunas), sobre los factores que influyen en la colocación de un piercing o tatuaje en una zona u otra del cuerpo y, por último, explicará los cuidados necesarios para el mantenimiento del piercing o tatuaje: pomadas, gasas, no tomar el sol ni bañarse en piscinas o el mar hasta transcurrido un tiempo, uso de cremas hidratantes, etc.

Paginación


Otros servicios


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto