Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal:


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía > Servicios y hogar

Λ

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

Planchas eléctricas con vapor: Una de las mejores es barata

El vapor y la comodidad de uso, claves para una buena elección

 Se han analizado ocho planchas eléctricas con vapor, de precios muy distintos: desde los 41,79 euros de Fagor hasta los 92 euros de Siemens. La mejor relación calidad-precio es Braun ProStyle SI8520, por ser la mejor en la prueba de uso, la tercera más barata, cumplir todas las normas de seguridad, ser la más liviana y ofrecer el consumo más reducido.

Las ocho planchas utilizan el vapor para alisar los tejidos, lo que deviene fundamental para un resultado óptimo. El laboratorio midió el tiempo que tarda cada equipo en calentarse. Siemens y Solac son los únicos que alcanzan el 'muy bien' (algo más de un minuto), seguidos por Fagor, Ufesa y Bosch ('bien') que tardan el doble. Braun, Philips y Rowenta se quedan en un 'normal', ya que necesitan tres minutos. En esta prueba Solac se ha tenido que medir de una forma distinta al resto, ya que no genera vapor de agua vertiendo agua sobre la suela caliente sino que dispone de un termostato y resistencia distintos al de la suela, lo que le permite expulsar vapor incluso cuando la plancha está al mínimo de temperatura.

Solac es la plancha que más tarda en alcanzar los 180º centígrados en su suela (2 minutos y 39 segundos), mientras que las otras siete tardaron prácticamente lo mismo en alcanzar esa temperatura (algo más de un minuto). No se ha podido analizar el material de las suelas, porque algunos fabricantes utilizan fórmulas propias.

En cuanto a la uniformidad del calor a lo largo de la suela, las mejores son Siemens, Solac y Fagor, seguidos de Philips, Ufesa y Rowenta. Braun y Bosch se quedaron en un 'normal'. Para saber el tiempo que puede estar la plancha expulsando vapor se calientan a la máxima temperatura en la posición que más vapor expelen, sin usar el 'vapor extra': Rowenta obtuvo la mejor valoración ('muy bien') y Braun y Bosch se quedaron en un 'normal'.

En cuanto al caudal de fuga (las pérdidas de agua) es inexistente en las ocho, al contar todas con un sistema antigoteo. Como se comprobó en la prueba de uso, los usuarios prefieren las planchas que emiten el vapor justo, ni excesivo ni escaso. En este apartado las mejores fueron Siemens y Philips, y las peores Braun y Fagor.

Ligeras y manejables

  Una plancha debe ser ligera para que trabajar con ella sea lo menos fatigoso posible. Las más livianas fueron Braun (1,3 kg.), y Bosch (1,4 kg.) y las más pesadas Rowenta (1,7 kg), y Solac, (1,6 kg). El consumo real de electricidad fue inferior a lo indicado en su documentación. El cable más largo (un metro más que el segundo) es el de Siemens (3,5 metros), y Fagor y Rowenta sólo ofrecen 1,9 metros. Solac incorpora el único cable que no pivota 360 grados (sólo oscila 180º). Éste giro de 360º sí está presente en el resto y dota a la plancha de mayor manejabilidad.

Todas las muestras incluyen una luz que se enciende mientras la plancha se calienta y se apaga cuando ha alcanzado la temperatura idónea. Solac incorpora una segunda luz que indica si está enchufada.

El tamaño del depósito de agua influye en el tiempo de planchado, ya que si se acaba el agua hay que recargarlo y esperar a que se caliente. Braun tiene el depósito más pequeño (220 mililitros). Los siguientes son Siemens, Fagor y Bosch, con casi un 50% más, (300 ml.). En los más grandes (Solac y Rowenta) caben 400 ml. de agua.

Las ocho planchas ofrecen un spray que pulveriza finas gotas de agua para humedecer los tejidos arrugados. Según los fabricantes, para rellenar el depósito se puede utilizar agua del grifo, aunque si es muy dura (demasiada cal) conviene diluirla con agua destilada al 50%. No se debe mezclar con aditivos como almidón, perfumes, suavizantes o sustancias antical, que podrían dañar el equipo. Todas las planchas incorporan filtros antical. Braun es la única con filtro extraíble; Philips y Siemens incluyen un sistema de autolimpieza para los restos de cal.

Prueba de uso

Tres usuarios habituales probaron las ocho planchas sobre varias prendas de diferentes tejidos (algodón, fibra, lana...) siguiendo las indicaciones del fabricante. Cada usuario valoró diversos parámetros entre el 'mal' (un punto) hasta el 'muy bien (cuatro puntos). Todas las planchas superaron los 2 puntos sobre 4 posibles en cada ítem evaluado. Además, los resultados fueron similares, con poca diferencia entre el mejor y el peor. De forma global, Braun, Siemens, Philips y Bosch han sido las que más han gustado a los usuarios, ya que se puede regular el vapor y son las más ligeras. Las peores (aunque aceptables) son Fagor y Rowenta (ambas muy pesadas).

La prueba de uso se dividió en dos apartados: por un lado se midió la ergonomía, evaluándose la claridad y utilidad del manual y de los menús, controles e iconos, su aspecto exterior, estabilidad, el peso y dimensiones de la plancha y la longitud del cable. Bosch, con 3,4 puntos de 4 posibles, y Braun y Siemens, con 3,3 puntos, fueron las mejores. Fagor y Rowenta, aprobaron, pero con sólo 2,8 puntos. Por otro lado, se midió la facilidad de uso, se valoró la eficacia y velocidad de planchado, la emisión de vapor, el pulverizador, la facilidad de deslizamiento, la limpieza y la facilidad de almacenamiento. En este segundo caso, la valoración más alta correspondió a Braun, (3,6 puntos de 4, en especial, por su velocidad de planchado y su función vapor, aunque falló en dispersión de agua), seguida de Siemens, Philips y Bosch (con 3,4 puntos). Fagor (2,8 puntos), Ufesa y Rowenta (ambas 3 puntos) fueron las peor valoradas.

Cuestión de interferencias

  Todas las planchas aprobaron el test de compatibilidad electromagnética, que comprueba si causan interferencias en otros aparatos eléctricos. En cuanto a su seguridad, una de las pruebas efectuadas es el ensayo de funcionamiento anormal, que analiza el comportamiento del equipo ante un cortocircuito. Para superarlo, las planchas no deben generar humo, llama o temperaturas peligrosas cuando se calientan de forma excesiva. Fagor fue la única que suspendió este apartado, ya que el fusible térmico saltó, pero no pudo impedir que del interior saliera una gran cantidad de humo.

Siemens, Solac, Ufesa y Bosch no incluyeron todas las indicaciones obligatorias que marca la norma, aunque ésta es una falta leve. En el resto de pruebas (estabilidad sobre superficies inclinadas, acceso a partes activas, corriente de fugas, rigidez dieléctrica, aislamiento adecuado, impedancia entre las partes conductoras...) todas las muestras las superaron de forma satisfactoria. Siemens es la única que incluye un útil mecanismo de seguridad: si no detecta movimiento durante treinta segundos cuando está apoyado sobre su suela (u ocho minutos si está erguido sobre el talón) se desconecta de forma automática.

Las ocho planchas incluyen manuales de uso e información sobre aspectos de seguridad. También las ocho tienen garantía, pero no fue correcta en todos los casos: únicamente Braun, Philips y Ufesa ofrecen los dos años de garantía que marca como mínimo la ley (que entró en vigor en septiembre de 2003, y que cubre a todos estos productos, lo indiquen o no). Fagor ofrece sólo seis meses, Bosch y Rowenta un año y Solac un año de garantía "normal" y otro que cubre el recambio de piezas, pero no la mano de obra. La garantía que adjuntaba Siemens no especificaba su duración, por lo que también suspendió este apartado.

La temperatura

Uno de los parámetros más decisivos para un planchado eficaz es la temperatura que alcanza la suela de la plancha. El laboratorio midió el calor generado en cuatro puntos distintos de la suela en las tres posiciones que ofrece cada termostato. La primera (entre 70º y 120º centígrados) se utiliza principalmente para tejidos sintéticos y muy delicados. La posición de temperatura intermedia (entre 100º y 160ºC) se emplea para seda o lana mientras que la de temperatura más viva (entre 140º y 210º) se destina a prendas de algodón o lino. La cuarta se reserva para la temperatura mínima del equipo.

Con esta prueba se descubre si la plancha es estable térmicamente, esto es, si no tiene diferencias de temperatura entre unas partes y otras de la suela. También se comprueba si se supera la temperatura máxima fijada por la norma para cada posición, y que podría dañar las prendas.

Todas las planchas aprobaron, pero Braun, Solac, Philips y Rowenta obtuvieron los resultados más estables y cercanos a los que indicaban sus termostatos. Para realizar este test, se manipuló el mecanismo electrónico de Siemens que apaga la plancha tras treinta segundos de inactividad.

Paginación


Otros servicios


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto