Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal:


Estás en la siguiente localización: Portada > Tecnología > Imagen y sonido

Λ

Home Cinema: Calidad de imagen y sonido sin salir de casa

Limitar la cantidad destinada a este gasto es fundamental y será la primera criba entre unos modelos y otros

  El Home Cinema o cine en casa está de moda y ha revolucionado el ocio y la electrónica de consumo de los hogares. Se trata de un sistema de imagen y sonido compuesto de un DVD, un amplificador A/V (audio/vídeo) y altavoces, que intenta recrear el cine en casa permitiendo obtener en nuestro salón una elevada calidad de audio y de video. Los fabricantes ofrecen modelos para todos los gustos y bolsillos. A continuación se proponen algunas claves para sacar el mejor partido al sistema de cine en casa.

El precio influye mucho

  • Antes de comprarlo, decida cuánto está dispuesto a desembolsar. Los precios de los Home Cinema varían tanto que limitar la cantidad destinada a este gasto es fundamental y será la primera criba entre unos modelos y otros. Una vez decidido, busque un establecimiento que merezca su confianza y donde le expliquen claramente los conceptos básicos que debe saber para instalar y utilizar el Home Cinema correctamente y sacarle el máximo rendimiento.
  • Para poder conectar el Home Cinema al un televisor éste debe contar con al menos un euroconector (los aparatos de menos de 10 años lo incluyen), a ser posible con salida conmutable RGB (sistema de conexión de vídeo de alta calidad que separa los tres colores básicos). En cuando al tamaño, es aconsejable que sea de 25 pulgadas o más. Lo más adecuado, no obstante, es una televisión de 32 pulgadas o más, en formato panorámico.
  • Hace varios años los Home Cinemas se compraban por componentes: se elegía un DVD y el resto de elementos (amplificador y altavoces) hasta lograr el sistema completo. El conjunto final es mejor cuando el Home Cinema se adquiere así: algunas marcas son mejores fabricando DVDs mientras que otras destacan por sus excelentes altavoces, y comprar los componentes por separado permite decantarse por lo mejor de cada casa, pero el gasto también aumenta notablemente.

Combos o todo en uno

  • El mercado ofrece también la posibilidad de hacerse con un conjunto completo, también conocido como combos, que incorporan todos los elementos (amplificador, dvd y altavoces). Estos sistemas todo en uno son la mejor opción para quienes se inician en el mundo del Home Cinema sin exigir la mejor calidad y sin pretender ampliarlo.
    Además de resultar mucho más económicos que si compráramos los componentes por separado, los combos combinan estética y prestaciones, y han disminuido notablemente el tamaño de los componentes. Como aspectos negativos destacan sus limitaciones tanto en conexiones como en potencia o calidad sonora, aunque para un recién iniciado esto no deba suponer un impedimento. Para hacerse con un buen combo deviene fundamental no dejarse deslumbrar por las gangas, pues los equipos que ofrecen muchas prestaciones a muy bajo precio suelen esconder componentes de baja calidad.

Colocación de las cajas

  • Canal central. Debe situarse encima o debajo de la pantalla de televisión. Ha de tener blindaje magnético, para que el imán del altavoz no altere la imagen, sobre todo en TV de tubo. Si aparecen manchas de colores en el lado del televisor donde se ha colocado la caja central, apártela de éste al menos 30 ó 40 centímetros.
  • Cajas frontales. El tweeter (altavoz de agudos) debe situarse a la altura de los oídos, orientados hacia el oyente, a unos 60 cm a cada lado de la pantalla, y a la misma profundidad que el central.
  • Cajas traseras. Para poder apreciar el sonido envolvente que aportan, se colocarán retrasadas respecto a la posición de escucha como mínimo en torno a un metro. Si esto no es posible, se situarán a ambos lados del oyente. En ambos casos, se deben situar a una altura de aproximadamente 30 centímetros por encima de la cabeza del oyente sentado, y orientados hacia el mismo.
  • Subwoofer. Al no ser el sonido grave direccional, su colocación no es primordial. Pruebe distintas ubicaciones, y colóquelo donde mejor realce las frecuencias bajas sin distorsionar, que suele ser esquinado en la pared frontal.

Acústica de la sala

  • Mejore la acústica de la sala en la que va a instalar su sistema de cine en casa. Sepa que los cristales y el pladur son el peor enemigo para un sonido claro y natural. El suelo de madera natural también crea reflexiones del sonido. Evite que el sonido que sale de los altavoces distorsione o tenga eco colocando alfombras y cortinas, que absorben el sonido en vez de reflejarlo.
  • Los muebles con tapicería, como sofás y sillones, y los cuadros pequeños, telas o tapices de las paredes, también contribuyen a mejorar la acústica.
  • No instale las cajas acústicas en un mueble que tenga puertas o baldas de cristal. Evite los muebles que contengan cristalería.
  • Evite que el sonido retumbe, separando las cajas de la pared al menos 50 centímetros.

Por componentes

  • Lector DVD
  • Es imprescindible que la salida de audio digital sea del mismo tipo que la del amplificador.
  • Debe ofrecer una lectura multiformato: DVD-Vídeo, CD-Vídeo, CD-audio e, incluso, CD-R y CD-RW. Los últimos modelos incorporan lectura de DVD-Audio y SACD (Super Audio CD).
  • Ha de contar, al menos, con decodificadores Dolby Digital y DTS (sistemas de compresión del sonido).
  • Conviene que incluya dos euroconectores y salida RGB.
  • Amplificador o receptor A/V. Es la unidad central del DVD, permite seleccionar las fuentes y controlar el volumen
  • Considere el espacio en el que lo va a instalar. Para estancias de hasta unos 20 metros cuadrados cualquier amplificador de gama media-baja será suficiente. Una buena elección sería utilizar receptores entre 50-100W por canal. Para habitaciones grandes será mejor contar con un amplificador de mayor potencia.
  • Debe incluir decodificadores Dolby Digital y DTS.
  • Elija un modelo que incorpore al menos dos euroconectores, una RGB y una entrada óptica y coaxial digitales.
  • Tenga claro qué es lo que puede montar en su salón. Salvo que posea dinero y espacio de sobra, olvídese de colocar 6 altavoces, y, mucho menos, 7. Por ello resultará inútil que el amplificador incorpore Dolby Digital EX, DTS ES 6.1 y demás formatos multicanal que superan el 5.1 (formato de sonido envolvente que utiliza seis canales: izquierdo, central, derecho, posterior izquierdo y posterior derecho, y un canal de banda limitada para sonidos de baja frecuencia).
  • Cajas o altavoces. Un sistema básico está compuesto por cinco cajas: central, dos frontales y dos traseras. La central reproduce los diálogos, las frontales la banda sonora y parte de los diálogos, y las traseras, o de efectos, reproducen los sonidos ambientales (ruidos, música de fondo, etc.). Dentro de este concepto también se incluye el subwoofer o caja de graves.
  • Exija que sean firmes y que no vibren con el sonido que se produce en su interior para que no aporten distorsión.
  • Es imprescindible que cubran todo el rango de frecuencias existente, y que el sistema esté bien dimensionado.
  • El canal central debe incorporar blindaje antimagnético.

Otros servicios


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto