Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud > Investigación médica

^

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

Donación de órganos: Aumentar las donaciones, necesidad apremiante

El año pasado murieron 271 personas en lista de espera y el 20% de los escasos cadáveres aptos para la donación no se utilizan porque los familiares se niegan

Preguntas con respuesta

¿Quién gestiona los trasplantes?

  La Organización Nacional de Trasplantes (ONT), que coordina las actividades las actividades de Donación, Extracción, Preservación, Distribución, Intercambio y Trasplante de órganos y tejidos dentro del sistema sanitario español.
Su estructura se divide en tres niveles: Coordinación Nacional, Coordinación Autonómica y Coordinación Hospitalaria.
Todo el proceso se realiza respetando los derechos establecidos en el artículo 10 de la Ley 14/1986 , de 25 de Abril, General de Sanidad, junto a las normas y principios expuestos en la Ley 30/1979, de 27 de Octubre en relación a los principios que deben regir en la donación: Voluntariedad, Información, Gratuidad, Consentimiento de los donantes, Finalidad Terapéutica, Ausencia de ánimo de lucro y Anonimato. La O.N.T. garantiza la distribución y adjudicación de órganos y tejidos para trasplante, utilizando sus conocimientos técnicos y el principio ético de equidad.

¿Cómo se establece el orden de los trasplantes?

Los trasplantes renales se adjudican localmente, hay 40 centros en todo el país. La razón por la que el centro de trasplantes decide es porque la isquemia (disminución transitoria o permanente del riego sanguíneo) que sufre el órgano es menor.

Para los trasplantes extrarenales, la lista de espera la establece la ONT, que sigue un sistema de prioridades. En primer lugar se encuentran las afectaciones clínicas que marcan la urgencia para todo el país, en segundo las urgencias según la zona (hay 6 zonas en toda España) y finalmente, el trasplante selectivo que se realiza de forma local.
Las prioridades en las donaciones se establecen en función de las compatibilidades existentes entre el trasplantado y el donante, tamaño, edades, sexo, etc., para que encajen lo mejor posible, siempre desde un punto de vista médico. Cada año se realiza una reunión para revisar los criterios que se siguen para realizar los trasplantes, con el fin de que ninguna parte de la población resulte discriminada.
Los trasplantes más problemáticos mayor son los realizados a niños, a pacientes del grupo sanguíneo 0, y a los intestinales y pulmonares.

¿Cómo se localiza a los potenciales donantes?

Es necesaria una comunicación rápida y directa. Se realiza un seguimiento de la mortalidad en la UCI (Unidad de Cuidados Intensivos) y de la muerte encefálica. Para que el donante sea apto debe superar pruebas que garanticen que no se transmiten enfermedades tumorales o infecciosas que perjudiquen al receptor. Tan sólo el 1% de los cadáveres es apto para ser donante, por eso es tan importante contar con un sistema de localización adecuado con el fin de minimizar la pérdida de donantes potenciales. Y para la extracción de los órganos se ha de respetar trámites legales, que varían en función de la causa de la muerte. Una muerte violenta necesita el consentimiento judicial para la extracción de los órganos, ya que puede afectar a la obtención de pruebas. Como paso final, es necesario la puesta en marcha del programa de extracción y de implante.
No se consulta a la familia la posibilidad de la donación si previamente no se ha constatado que el fallecido es apto para la donación.

¿Dónde informarnos?

Hay organizaciones de donantes y trasplantados en todas las comunidades autónomas. Pueden obtenerse obtener información sobre direcciones y teléfonos en la página web de la O.N.T. o en cualquier centro sanitario. El carné de donantes puede solicitarse en estas asociaciones, en los centros sanitarios y en la página web de la O.N.T.

¿Qué hacen y qué opinan las asociaciones de donantes?

  • Aseguran que las campañas de captación son efectivas, ya que acercan la necesidad de las donaciones a la población y sensibilizan al respecto.
  • La ayuda a los enfermos en espera de trasplante es un fin común a todas las asociaciones, mientras que algunas también incluyen la ayuda a los trasplantados y a sus familiares.
  • El principal apoyo que proporcionan es psicológico, ya que el contacto con otros trasplantados ayuda a enfrentarse tanto al futuro trasplante como al postoperatorio de éste. Algunas asociaciones colaboran económicamente con las familias desplazadas con motivo de la intervención quirúrgica e incluso cuentan con pisos de acogida durante el tiempo que dura la operación.
  • Algunas asociaciones reclaman un mayor número de hospitales trasplantadores, aunque la mayoría de las consultadas lo considera suficiente, si bien otras aluden a la lejanía de estos hospitales del lugar de residencia y a los gastos que generan como un importante problema para la familia de la persona a que se efectúa el transplante.
  • Dicen que el carné de donante es sólo una declaración de intenciones que en caso de fallecimiento del donante servirá para poner en conocimiento de la familia sus intenciones al respecto. La mayoría de las asociaciones creen conveniente que este documento fuera vinculante, ya que es un fiel reflejo de la voluntad del donante. Pero otras defienden el derecho de los familiares a transmitir la voluntad del difunto, que podría haber cambiado de opinión antes de fallecer. Las hay que consideran que este problema podrá solucionarse con el testamento vital, que es una declaración de intenciones en vida y que declararía la intencionalidad, sin posibilidad de refutación por parte de sus allegados.
  • La opinión sobre la cobertura de los medios de comunicación a las campañas de divulgación de la donación de órganos es dispar. Algunas asociaciones indican el interés que despierta el tema, mientras que otras se quejan por la poca atención que se les presta.
  • Casi todas las asociaciones creen que la información para hacerse donante no es la adecuada, subrayan la necesidad de realizar campañas con más medios y solicitan un mayor interés por parte de las administraciones públicas.
  • Algunas señalan que el principal problema no está en el número de donaciones, sino en las que no se pueden realizar (el 20% de las posibles) por la negativa de los familiares.
  • Todas coinciden en que la familia del donante no debe conocer al destinatario de los órganos de su pariente.
  • Ninguna considera que el tráfico de órganos exista en los países desarrollados.
  • Afirman que la donación debe ser un tema del que se habla en la familia, para que cuando sea preciso tomar la decisión de la donación ésta tenga mayores posibilidades de ser positiva.
  • Según las asociaciones, las principales razones que motivan la negación de las familias a la donación son la falta de información y la situación emocional en la que se encuentran los familiares, reconociendo también otros factores como el miedo o las creencias religiosas. Mientras que los motivos que contribuyen a una respuesta afirmativa son la solidaridad y las experiencias cercanas, así como el contar en la familia con donantes.

¿Cómo entrar en contacto las asociaciones más cercanas?

La ONT atiende en el teléfono 91 314 24 06. Se les puede remitir también un mensaje electrónico a ont@msc.es, solicitando información al respecto. La ONT posee un registro de asociaciones subdividido en regiones.

Problemas que surgen en los trasplantes

Incompatibilidades, rechazos y postoperatorio

El trasplante conlleva riesgos, unos relacionados con la intervención quirúrgica y otros con la respuesta inmunológica del paciente. El rechazo se da cuando el organismo del receptor identifica al órgano trasplantado como un elemento ajeno. El rechazo se debe a la diferencia entre el código genético del donante y del receptor del órgano. Los antígenos de las células trasplantadas alertan al sistema inmunológico del trasplantado al no reconocer el órgano como propio. La consecuencia del rechazo es una intensa reacción inflamatoria, que destruirá el órgano. Hay varios tipos de rechazo: el hiperagudo tiene como consecuencia inmediata la pérdida del órgano y es producido por la presencia en el receptor de defensas contra el órgano trasplantado que ya existen antes de ponerse en contacto; se detectan mediante una prueba cruzada antes de realizar la intervención. El rechazo agudo se produce durante los primeros meses del trasplante, aunque debido a los avances en los medicamentos inmunosupresores suele ser más leve y de mejor tratamiento; afecta a entre un 20% y un 45% de los pacientes y depende del órgano trasplantado. El rechazo crónico sobreviene después del trasplante y muestra una evolución lenta, pero puede provocar el fracaso del trasplante. La mayoría de los factores de riesgo (factores inmunológicos, trastornos circulatorios, hipertensión arterial) pueden evitarse o tratarse. Para reducir la posibilidad de rechazo, se reduce la acción de los mecanismos de defensa con el fin de que el cuerpo vaya asumiendo el órgano como propio. Este proceso requiere varios años y el uso de medicamentos inmunosupresores. No se puede suprimir la inmunidad por completo, ya que los pacientes sufrirían infecciones frecuentes que dificultarían la viabilidad del proyecto. Hoy se dispone de inmunosupresores que reducen la inmunidad sólo en la medida necesaria para evitar el rechazo sin exponer al paciente a esas infecciones. Este sistema no es perfecto, y el paciente puede sufrir leves rechazos, sobre los que se mantiene una vigilancia constante. El fin de los inmunosupresores es evitar el rechazo sin favorecer el riesgo de infección. No hay un tratamiento estándar, por lo que hay que realizar pruebas y medir las consecuencias. Las mediciones de la actividad de los inmunosupresores se realiza mediante análisis que estudian los linfocitos.

Los inmunosupresores se toman desde el primer día de la intervención, generalmente antes de la cirugía, y después del transplante. Pasadas las primeras semanas del trasplante, llegan los momentos más delicados para el trasplantado: pueden aparecer infecciones oportunistas, similares a las de los individuos sanos, aunque los trasplantados deben acudir a su médico ante cualquier síntoma de alerta. Los medicamentos más empleados son los corticoides que además de tener un efecto inmunosupresor, también ejercen un efecto antiinflamatorio.

Postoperatorio

Tras la intervención quirúrgica, el paciente es trasladado a la unidad de cuidados intensivos postoperatorios, donde se recupera de la anestesia y se le evita el dolor que genera la operación. Permanecerá en esta unidad hasta su traslado a planta. La duración estándar del ingreso en el hospital varía según el tipo de trasplante. Durante el tiempo en que permanece hospitalizado, el paciente se recupera de la intervención y recibe instrucciones para un correcto funcionamiento del trasplante, ya que durante el resto de su vida deberá seguir unos estrictos hábitos y medicación.

Paginación


Otros servicios


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto