Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Alimentación > Aprender a comer bien

Λ

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

Leches de continuación: Las hay baratas y de muy buena calidad

La composición nutricional es correcta en todos los casos y muy similar, aunque la mitad no cumplen la norma al pie de la letra

  En los años 50, con el fin de sustituir total o parcialmente la leche materna, surgen las conocidas como leches humanizadas o maternizadas, denominación hoy sustituida por la de preparados para lactantes (desde el nacimiento hasta los primeros 4 ó 6 meses del bebé) y preparados de continuación (a partir de los 4 meses de edad). Su gran difusión, durante los años 60 y 70, causó una crisis de la lactancia materna, ya que se consideraba la artificial la forma más moderna y eficaz de alimentar al lactante. Con los años, se ha constatado científicamente que la leche humana es el alimento ideal para los lactantes, debido a los beneficios que reporta para la salud del niño y de la madre. La leche humana incluye un centenar de elementos que no se hallan en las fórmulas adaptadas, a pesar de que éstas sean correctas en su composición y proporcionen una nutrición segura y suficiente.

Los preparados de continuación, objeto de este análisis, se destinan a la alimentación del lactante de más de 4 meses, momento en el que se inicia el paso a una alimentación diversificada. Deben aportar el 40%-50% de los requerimientos diarios de energía del lactante, y asegurar el aporte de calcio necesario para el crecimiento, que se cubre con medio litro de leche al día. El resto de la energía provendrá de alimentos complementarios (papillas de frutas, purés de verduras, cereales, etc.).

Estos preparados se pueden elaborar a partir de dos fuentes proteicas: sólo proteínas de soja, sólo proteínas de leche de vaca o una mezcla de ambas. La mayoría utilizan la leche de vaca como ingrediente base, sobre la cual se realizan modificaciones para lograr una composición parecida a la leche materna. Se han establecido unas recomendaciones para la composición de estas fórmulas basándose en la composición de la leche humana. Cuando son elaboradas exclusivamente con proteínas de leche de vaca, se denominan leche de continuación. Los principales cambios consisten en disminuir la concentración de proteínas, sustituir parte de la grasa láctea por grasa vegetal, añadir lactosa (azúcar), vitaminas, sales minerales, ciertos aminoácidos y otras sustancias nitrogenadas. Desde 1990, la OMS recomienda el consumo de preparados de continuación (o leche materna), en lugar de leche de vaca en lactantes (entre 4 y 12 meses) y niños de corta edad (de 1 a 3 años).

Etiquetado

Además de los datos que debe incluir cualquier alimento, estas leches deben incluir la composición nutricional, modo de conservación y preparación del producto y una advertencia sobre los riesgos para la salud en caso de una preparación inadecuada.
Tampoco puede dar a entender que son mejores que la leche materna, y está prohibida la utilización de los términos "humanizado", "maternizado" u otros similares. Por otro lado, deben indicar que son adecuados sólo para la alimentación de niños a partir de cuatro meses y que no debe utilizarse como sustitutivo de la leche materna durante los primeros cuatro meses del niño. Además de la información numérica, en caso de informar sobre vitaminas y minerales, éstas deben hallarse en cantidades iguales o superiores al 15% de los valores de referencia indicados en la norma.

A pesar de la similitud de su composición, los precios van desde los menos de 11 euros el kilo hasta casi 18 euros/kilo

Se comprobó que las ocho muestras indican la información obligatoria, pero cabe destacar ciertas observaciones. En todos los casos la denominación es "Leche de continuación", ya que la fuente proteica proviene únicamente de leche de vaca. El estado físico en el que se comercializan es en polvo, pero sólo Enfalac2 y Nutribén Continuación indican junto a la denominación la palabra "polvo" cuando la normativa general indica que la denominación de venta debe ir acompañada del estado físico en el que se comercializa (polvo, liofilizado, congelado, etc.) cuando la ausencia de dicha información induzca a confusión. En este caso, la denominación "Leche de continuación" es la consagrada al uso para estos productos (siempre ha sido en polvo) y, por tanto, no incumple la norma. Pero, ya que existen en el mercado leches líquidas para bebés, es recomendable la indicación del estado físico.

Almiron2 es la única que incumple la norma al no presentar en el mismo campo visual denominación de venta, cantidad neta y fecha de consumo preferente. En cuanto al modo de conservación, todas indican que se debe guardar en un lugar seco y fresco y que una vez abierto el envase debe consumirse como máximo en un mes. También recomiendan no volver a utilizar el líquido sobrante del biberón. Nutribén Continuación y Enfalac2 sugieren que permiten conservarse en el frigorífico no más de 24 horas.

Las instrucciones para la preparación del producto devienen esenciales, ya que éste se compra en polvo, teniéndose que reconstituir (añadir agua) para su consumo. En todas los casos, esta información es clara y precisa y viene acompañada de gráficos. En cuanto a los riesgos para la salud que pueden originar una preparación inadecuada, información obligatoria, no se detectaron insuficiencias.

Buenos resultados en el análisis

  Un producto envasado en Atmósfera protectora es aquel en el que se ha sustituido el aire que rodea al producto en el envasado por un gas o mezcla de gases. Este sistema mantiene la calidad del producto durante más tiempo e incrementa su vida útil con respecto a otros alimentos envasados de forma tradicional, con la ventaja de no precisar aditivos o conservantes. Los gases más utilizados son oxígeno, nitrógeno y dióxido de carbono, también presentes en la atmósfera aunque en otras proporciones.

Para su valoración nutricional, CONSUMER se fijó en los parámetros regulados por la normativa específica para este producto. Las cantidades fijadas para cada nutriente se basan en las necesidades requeridas por un lactante a partir de cuatro meses de edad, una vez reconstituido el producto (adición de agua).

Las ocho leches de continuación presentan composiciones similares en proteínas, carbohidratos y grasas, y las diferencias surgen en vitaminas y ácido laúrico, mirístico y ácidos grasos trans, que por ser saturados resultan menos saludables. Aptamil2, Nidina2, Enfalac2 y Conformil2 presentaron una composición nutricional conforme con la norma, y las irregularidades del resto (contenido en vitamina D de Nativa2, en vitamina A de Hero Baby2, en proteínas y vitamina D de Nutribén Continuación y en ácido linoleico de Almiron2) no fueron significativas.

El contenido en proteínas puede variar entre 2,25 g/100 Kcal y 4,5 g/100 Kcal. El mayor aporte correspondió a Nativa2, con 3,5 g/100 Kcal. Está prohibida la utilización de ingredientes con gluten, parte proteica de los granos de los cereales de trigo, cebada, centeno y avena, ya que puede desarrollar en los niños la enfermedad celíaca (trastorno de tipo alérgico), difícil de diagnosticar durante los primeros 4-6 meses de vida del bebé. Ninguna leche tenía gluten.

En cuanto a los hidratos de carbono, nutriente mayoritario, la mayor cantidad la presentó Aptamil2, con 13,3 g/100 Kcal, cuando la franja va desde 7 g/100 Kcal hasta los 14 g/100 Kcal. Para la lactosa, azúcar de la leche y el mayoritario de la fórmula, se fija un mínimo de 1,8 g/100 Kcal, mientras que la sacarosa y fructosa no pueden superar, en conjunto o por separado, el 20% de los hidratos de carbono. Las ocho presentaron un contenido en lactosa muy superior al mínimo. Nativa2 utiliza como único hidrato la lactosa.

El contenido en grasa total debe estar entre 3,3 y 6,5 g/100 Kcal de producto reconstituido y puede ser de origen vegetal, animal o una mezcla de ambas. También regula el mínimo en linoleico (ácido graso poliinsaturado esencial), para los productos con aceites vegetales (nuestro caso), el máximo en laúrico y mirístico, ácidos grasos saturados; y el máximo en ácidos grasos trans, con efecto similar a las grasas saturadas. Las ocho tienen valores similares de grasa, pero Hero Baby2 destacó por su bajo contenido en ácidos grasos trans (0,4% de la grasa) frente al resto (media de 2,7%). Almiron2 fue la única leche con una irregularidad: no respetó el mínimo para el ácido linoleico.

Otros nutrientes

  Minerales y vitaminas son nutrientes esenciales. La norma regula, para estas leches de continuación, la cantidad de hierro, yodo, zinc y la relación calcio/fósforo. En el resto de minerales, sus concentraciones deberán ser como mínimo equivalentes a las de la leche de vaca. El laboratorio comprobó que estos valores de minerales se encontraban dentro de norma. Añaden también cobre, sodio, potasio y magnesio, no regulados por la normativa.

En vitaminas, están fijadas las cantidades de vitamina A, la D en forma de colecalciferol, la C y la E. Las leches cumplieron con la norma, a excepción de Hero Baby2, que excede el máximo para la vitamina A, y Nutribén Continuación y Nativa2 que superan el de vitamina D. Las cantidades de vitamina C son muy superiores al mínimo, lo que no supone riesgo alguno para el bebé, por que al tratarse de una vitamina hidrosoluble las cantidades que no aprovecha el cuerpo son eliminadas. También se detectaron otras vitaminas: niacina, tiamina, riboflavina, ácido fólico, vitamina B5, B6 y B12.

El valor calórico lo fija la norma entre 60 y 80 Kcal/100 mililitros de producto reconstituido. Todas cumplían, Nidina2 era la menos calórica (67 Kcal/100 ml) y Conformil2 la más energética (76).

Por último, el análisis microbiológico demostró que las ocho muestras se encontraban en perfecto estado higiénico-sanitario.

Paginación


Otros servicios


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto