Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud > Atención sanitaria

^

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

Centros de día para personas mayores: De día en el centro, de noche en casa

Seis millones y medio de españoles tienen más de 65 años, según los datos más recientes del IMSERSO.

¿Qué son los centros de atención diurna?

Se trata de centros no residenciales que atienden a personas mayores con autonomía reducida. Los ancianos no duermen en ellos, sino que pasan en los centros determinado número de horas y vuelven a casa a dormir. Algunas residencias de ancianos cuentan también con plazas de atención diurna. Los centros de día permiten que las personas mayores que no pueden valerse por si mismas estén atendidas de día y que de noche continúen viviendo en su domicilio habitual, con lo que mantienen su relación familiar. En las zonas en que las plazas de residencias de ancianos no cubren la demanda existente, los centros de día se constituyen en una herramienta gerontológica complementaria a las residencias, paliando relativamente esa carencia de plazas. Así, se convierten en ciertos casos en paso previo al ingreso en un centro residencial: son la "sala de espera" de las residencias en donde el usuario es atendido hasta que se libra una plaza en una residencia.

¿De quién dependen?

Pueden ser de titularidad pública, concertada y privada. Los primeros dependen de las administraciones autonómicas o provinciales, y los últimos se gestionan de forma privada, mientras que los concertados combinan la titularidad privada con ciertas plazas concertadas (en ocasiones, la totalidad de las mismas) rigiendo en éstas las mismas condiciones y requisitos que en las plazas públicas.

Tipos de centros de día

Los hay para válidos, para asistidos, centros mixtos, y los psicogeriátricos, éstos últimos para personas con problemas psíquicos. Los primeros, los menos comunes, son de titularidad privada. Los centros para asistidos o dependientes son los más comunes y atienden a personas que necesitan ayuda para sus actividades cotidianas. En ocasiones, son admitidas personas válidas que por circunstancias personales o sociales puedan equipararse a las dependientes o las que viviendo solas o con familiares y pudiendo mantener un grado de autonomía aceptable, se encuentren en riesgo de perderla por razón de edad avanzada, desamparo social o enfermedad.

¿Cuál es la finalidad de los centros de atención diurna?

En teoría: mitigar las pérdidas funcionales de los mayores o aminorar sus dificultades, favoreciendo el mantenimiento en su medio habitual de convivencia. Deben ofrecer a los mayores tanto cuidados y servicios terapéuticos como programas que promuevan su desarrollo socio-cultural. Han de intentar que el mayor se sienta casi como en casa, para lo que se antoja indispensable que éste tenga capacidad de elección. Deben permitir la mayor autonomía de decisión en cuanto a las actividades a realizar, el grupo de personas con el que comunicarse cotidianamente e incluso respecto de lo que se come. En definitiva, han de hacer posible que los mayores, además de ser atendidos, puedan disfrutar de su tiempo libre.

¿Qué servicios ofrecen?

Manutención, atención a la salud, ayuda en las actividades de la vida cotidiana, rehabilitación y estimulación física, cognitiva y relacional, asistencia social, dinamización socio-cultural y soporte familiar. Y también, atención geriátrica y rehabilitadora, cuidados personales, asistencia médica de carácter preventivo, terapia ocupacional, atención psicosocial, actividades físicas y de tiempo libre y transporte al centro, en régimen de media pensión, cuyo fin último es el desarrollo de sus capacidades funcionales y su integración en la comunidad.

Horarios y precios

Los centros de día generalmente permanecen abiertos de lunes a viernes (aunque los hay que dan cobertura también los fines de semana) durante ocho horas al día. Las fórmulas varían en función del centro si bien predomina el horario de nueve de la mañana hasta las cinco de la tarde. En cuanto a los precios, que varían en función del nivel de dependencia del anciano (asistido, semi-asistido o válido), en los centros privados la tarifa por día oscila entre los 13,8 euros y los 52 euros, y la media es unos 25 euros. En los públicos y en las plazas concertadas, la cantidad a pagar varía según la comunidad autónoma. En general, se trata de un porcentaje de la renta anual del usuario. La fórmula más utilizada parte de unos máximos diarios o mensuales y recurre a unos baremos en función de la situación económica del anciano. Algunas comunidades autónomas se hacen cargo de la diferencia a aportar en el caso de que el porcentaje de la renta aplicado no llegue a cubrir ese máximo estipulado, mientras que en otras esta diferencia va generando una deuda que habrá que liquidar cuando llegue el final de la estancia en el centro. Estos porcentajes, los baremos aplicables y los máximos establecidos, pueden variar incluso dentro de la misma provincia en función de la titularidad de las plazas públicas, ya que pueden ser plazas públicas municipales o de las comunidades autónomas.

Paginación


Otros servicios


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto